Incomprensible

Por Venezuela Real - 12 de Julio, 2007, 17:44, Categoría: Estado de Derecho

RAMÓN PIÑANGO
El Nacional
12 de julio de 2007

El régimen avanza a rápidos pasos en la preparación de la reforma constitucional.

A puertas cerradas se prepara una modificación tan radical de la Constitución, que de reforma no tiene nada. Se está concibiendo la organización de la sociedad y la relación entre el ciudadano y el Estado, tan diferentes a las que el país ha conocido en toda su historia, que la manera como se está preparando el nuevo texto constitucional ya, de por sí, descalifica el producto.

Que las cosas de interés colectivo se armen en secreto no tiene nada de sorprendente en la Venezuela de los últimos años. Lo sorprendente es que ciudadanos supuestamente conscientes de la circunstancia política que estamos viviendo, hayan comenzado a hablar de la necesidad de prepararse para el referendo constitucional del próximo año. Hay quienes, llenos de optimismo, comentan que tal es la caída en la popularidad de quien nos gobierna, que su derrota es altamente probable cuando se haga la consulta al país. Increíble que exista tal manera de pensar. Tan increíble es tal optimismo, que quienes no lo compartimos llegamos a pensar que debemos sufrir de una grave falla de percepción o de razonamiento cuando decimos que nos parece insensato ir a una consulta electoral con un gobierno que controla el Consejo Nacional Electoral y todos los poderes públicos.

Insisto en el argumento de que lo que realmente divide a la oposición es la apreciación de cuán antidemocrático es el régimen. Muchos creemos que la pretensión hegemónica de los conductores del gobierno es tan profunda, que de ninguna manera han de permitir una derrota en consulta popular alguna. Pero hay quienes creen que tal manera de pensar es exagerada, que si la oposición se organiza, si se negocia con el oficialismo, si se convence al CNE, se pueden lograr condiciones más justas a la hora de elegir o de hacer un referendo. Es más, como en una demostración de profunda sabiduría política digna del más ilustrado Maquiavelo moderno, se nos argumenta que la política es dinámica y que uno no sabe si...

Con temor ve uno aproximarse la vieja discusión entre quienes defienden que una elección siempre constituye una oportunidad que no puede desperdiciarse, y quienes creemos que participar en elecciones en las cuales los dados están claramente cargados a favor del gobierno, sin árbitro a quien recurrir, sólo sirve para atornillarlo más, creándole una ansiada aureola de legitimidad. Y la discusión, al igual que antes, nunca desembocará en un acuerdo, al menos que exista una auténtica disposición a reconocer que estamos en una situación profundamente compleja, que requiere un honesto enfrentamiento de posiciones encontradas, no una imposición, disfrazada de participación, por parte de quienes se autoproclaman líderes de la oposición.

La actitud que necesitamos para discutir fructíferamente es la de reconocer que hoy no sabemos cuál es la salida de la alarmante situación política en que nos sentimos atrapados.

Tal actitud incluye el compromiso de no aceptar cualquier propuesta como salida, aunque la veamos muy débil o ineficaz, con el argumento de que, si nadie logra parir una opción mejor, hay que adoptar lo que sabemos de antemano que es ineficaz. Ese argumento ya lo escuchamos cuando unos cuantos afirmamos que estábamos aceptando un referendo revocatorio en condiciones precarias, o cuando señalamos que lo del ventajismo oficialista y el muy cuestionable registro electoral eran condiciones suficientes para no asistir a las elecciones pasadas. Sin esa actitud, como en una tragedia griega, el pasado regresará para llevarnos al infierno.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog