Estamos raspados

Por Venezuela Real - 13 de Julio, 2007, 10:39, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Gerardo Blyde
El Universal
13 de julio de 2007

Venezuela está entre los países con índices de gobernabilidad más deficientes

Con toda seguridad, el Presidente y sus voceros habituales le caerán en cayapa al Banco Mundial y lo calificarán como brazo del imperialismo opresor de los pueblos dignos, por haber colocado a Venezuela entre los países con índices de gobernabilidad más deficientes.

Para establecer este índice, el estudio analiza seis diferentes variables, en las que el desempeño de nuestro país sale aplazado. Esas variables son: Libertad de expresión y medios; estabilidad política y ausencia de violencia; eficacia del Gobierno; confianza en las instituciones y respeto a la ley; apoyo al sector privado; y, control de la corrupción.

Las amenazas constantes a la libertad de expresión, el amedrentamiento a los medios independientes y la persecución a los periodistas, la autocensura por temor a represalias y, sin lugar a dudas, el caso RCTV, impidiendo la transmisión de su señal libre y la confiscación de parte de sus bienes, constituyen hechos más que suficientes para que nos hayan aplazado en esta materia. En libertad de expresión y libertad de medios estamos raspados.

Las más de cuarenta muertes violentas por día, cifra que aumenta todos los fines de semana, aunado a las medidas represivas por parte de órganos de seguridad en contra de ciudadanos pacíficos manifestando, sumado al asesinato político de personas como el caso de la señora Ron, en Plaza Altamira o el tristemente famoso "pollo ronco" que disparó y mató a un ciudadano manifestando un primero de mayo en plaza O'leary, y la utilización constante del amedrentamiento mediante la exhibición de armamento luciendo a civiles armados en desfiles, o exponiendo públicamente amenazas de utilización de las armas de la República para imponer una visión política, nos dieron también una calificación negativa al evaluar los niveles de violencia interna. En ausencia de violencia y en estabilidad política también estamos raspados.

El altísimo índice de inflación, reflejado en el costo de la vida, la imposibilidad de que luego de 8 años de gobierno los problemas de los venezolanos no hayan logrado satisfacerse o al menos mejorarse, juzgan la eficacia del Gobierno como muy deficiente. No se han construido viviendas, no se satisfacen las necesidades alimentarias de la población, no se crean condiciones estables para el trabajo productivo y digno, no se mejora el sistema educativo (por el contrario, empeora cada día), no se logran superar los índices de pobreza. En fin, planes vienen y van, promesas vienen y van, y el Gobierno sólo avanza en su proceso de concentración y perpetuación en el poder, dejando de lado la gestión pública eficiente. En eficacia del gobierno también nos rasparon.

La justicia politizada mediante la cual las garantías fundamentales como el debido proceso, la justicia imparcial, el derecho a la defensa y el juicio en libertad están consagrados sólo para una parte de la población, pero se les niega a quienes no son partidarios del gobierno (Usón, Simonovis, Forero, Vivas, por sólo poner algunos ejemplos), unido a la esperanza maltrecha y casi desaparecida de cualquier ciudadano víctima de cualquier delito de obtener oportuna justicia, hace que tanto la confianza en las instituciones como el respeto a la ley estén prácticamente ausentes. La seguridad de que al tonto se le impone la ley pero al arrimado al Gobierno se le permite violarla sin ninguna consecuencia, reafirman que, en materia de confianza en las instituciones y en respeto a la ley estamos raspados.

La persecución constante, el amedrentamiento fiscal y de todo tipo, las amenazas de estatización y la confiscación de propiedades privadas evidencian por qué también en el apoyo al sector privado estamos raspados.

La impunidad en el incorrecto, abusivo y descontrolado asalto a los dineros públicos que ha enriquecido a una nueva burguesía ligada a los jerarcas del Gobierno en detrimento del pueblo, bajo la doble moral de condenar la riqueza pero llenar las alforjas propias con el dinero ajeno, el pago de comisiones constantes, la danza de los millones que a cada paso deja caer un poco para el supuesto compañero de la causa revolucionaria, ante una justicia ciega, sorda y muda que prefiere evitar el escándalo, silenciar el caso para no pagar el costo político, hacen que en materia de control de la corrupción definitivamente también estemos raspados.

Los países que nos acompañan en este deshonroso escaño de los raspados en los indicadores de calidad de gobierno son Zimbabwe, Costa de Marfil y, por supuesto, el pana dictador de Belarús. Antes de salir despotricando, maldiciendo e insultando, preocúpense de gobernar con la eficiencia con la que no lo han hecho en ocho años.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog