El síndrome de la nueva Pdvsa

Por Venezuela Real - 15 de Julio, 2007, 15:56, Categoría: Política Nacional

ALBERTO QUIRÓS CORRADI
El Nacional
15 de julio de 2007

...Para que una institución funcione de manera óptima tienen que coincidir dos factores: Una cultura organizacional de excelencia y recursos humanos calificados. La presencia de una sola de esas condiciones no garantiza el éxito. Pdvsa es un buen ejemplo de lo anterior. En su apogeo coincidieron cultura y eficiencia humana y la empresa se colocó entre las mejores administradas del mundo. Basado en esto, algunos gobiernos pensaron que si colocaban gerentes de Pdvsa en otras instituciones, éstas se transformarían en exitosas. No fue así. Y no podía serlo porque un gerente petrolero colocado frente a un Seguro Social, con una cultura de corrupción e ineficiencia no tenía la menor posibilidad de transformar esa institución en eficiente. Pero, por otra parte, la cultura de la excelencia no dura mucho si se reemplaza el recurso humano por uno no comprometido con los valores tradicionales de la empresa. La "nueva Pdvsa" es un ejemplo viviente de esto último. La antigua cultura utilizaba al hoy vapuleado concepto de la meritocracia para asegurar la selección del mejor recurso humano, el compatible con su cultura y defensor de los valores de la institución. Por supuesto, es lógico suponer que una cultura de la sumisión con objetivos ajenos a la institución y la corrupción de los valores tradicionales del éxito como la honestidad y el compromiso institucional no puede resultar sino en una institución que no cumple con los objetivos para los cuales fue creada. No construye valores permanentes. Se identifica con el oportunismo y corrompe con el ejemplo sus recursos humanos porque "todos roban". En mayor o menor grado este síndrome de la "nueva Pdvsa" está presente en la mayoría de las instituciones administradas por el Estado.

No digo de su propiedad porque el Estado no tiene entidad para ser propietario de lo que es de todos. De esta confusión nace el pecado original, sobre todo de este régimen, que considera que el Estado es propietario de todo lo que pertenece a los ciudadanos y el presidente se considera el propietario del Estado. El Estado-propietario decide, sin rendir cuenta a los verdaderos dueños, la filosofía operativa de las empresas, el uso de los recursos que generan, las normas para la selección del personal, la planificación estratégica y borra la frontera que separa los mecanismos propios de la institución de los impropios que reflejan el capricho del amo.

...

Por eso, si no fuera tan patético y peligroso provocaría risa oír al régimen amenazar con intervenir al sector privado de la educación y de la salud para administrarlos directamente. Dado que la intervención se basa en la premisa de que el Estado es buen administrador, sería interesante averiguar cuántos hijos menores de los funcionarios del régimen asisten a escuelas públicas, cuántos de éstos acuden al Seguro Social cuando se enferman y cuál empresa pública no tiene un seguro colectivo de salud (HCM). Lo lamentable es que la empresa pública no tiene que ser ineficiente. Mi generación estudió en liceos públicos que no tenían nada que envidiarle a los colegios privados, y médicos como Tejera y Gabaldón, desde el Ministerio de Salud y Asistencia Social, erradicaron el paludismo y otras enfermedades.
...

El régimen tiene dinero para intervenir la salud y la educación y convertir al Estado en su administrador y nuevo propietario. Pero para una gestión exitosa, necesita mucho más... y no lo tiene.
...

Ahora, si de lo que se trata es de colectivizar la miseria como carne de cañón "revolucionaria", entonces, uno entiende la negativa estrategia.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog