De la vieja apertura a la nueva apertura

Por Venezuela Real - 16 de Julio, 2007, 18:51, Categoría: Petróleo/Energía

José Suárez Núñez
TalCual
16 de julio de 2007

La sustitución de los convenios operativos por empresas mixtas es uno de los trofeos que exhibe la actual Pdvsa. Los nuevos socios tienen una participación minoritaria, pero más allá de la acción soberana que se presenta, persisten las observaciones sobre el contenido de los contratos firmados con los países a los cuales les han ofrecido operar en la Faja

La actual administración tenía una pelea cazada con la vieja Pdvsa desde que sus funcionarios estaban en la oposición.

Y uno de sus trofeos es haber enterrado la apertura petrolera, que fue respaldada por los gobiernos de Acción Democrática y Copei.Pero la nueva Pdvsa lo que ha hecho en el aspecto comercial es simplemente una nueva apertura, aunque sin transparencia, porque se desconoce el contenido firmado con los países extranjeros a los cuales les han ofrecido operar en la Faja.

Nadie conoce el monto de los impuestos y las regalías, los años de vigencia, el control de la producción, la participación accionaria de los socios y la venta de los crudos.También se desconoce cuál tecnología aplicarán para el mejoramiento de los crudos pesados, y con frecuencia se cambian las reglas de juego.

En las nuevas empresas mixtas, los nuevos socios del Estado, que en la mayoría de los casos son compañías estatales, tienen una proporción accionaria minoritaria, pero dejan en duda la relación soberana.

La apertura petrolera de la cuarta república fue un acontecimiento abierto. Fue un proceso en el cual docenas de compañías mostraron su interés en participar. Se hizo una selección de credenciales financieras y operacionales de los participantes.

Estas compraron y pagaron la base de datos y después se realizó una licitación pública. Los ganadores pagaron un bono. Los bonos de la tercera ronda significaron un ingreso para el fisco nacional de 2,2 millardos de dólares.

EL DEDO EN EL POZO

Similares licitaciones ha hecho la actual administración: en los campos del proyecto Rafael Urda-neta, en la primera apertura del gas del 2001, en la plataforma deltana de diciembre del 2002, y en otras licitaciones menores.

Sin embargo, las designaciones a dedo de los 26 bloques de la Faja del Orinoco le restan transparencia al proceso ante la opinión pública, que no conoce los términos en que han sido otorgadas.

Esto, comentan los expertos, es un retroceso. La diferencia en cuanto a licitaciones entre lo que hizo la vieja Pdvsa y lo que hace la nueva Pdvsa es notable.

Además de la selección unilateral del otorgamiento, el alto gobierno no ha tenido recato en admitir que se ha preferido la elección de compañías estatales, lo cual es una decisión controversial, a pesar de que una diferencia con una empresa estatal puede provocar un conflicto con un país, por muy buenas relaciones que tengan ambos gobiernos. Amigos de hoy pueden ser enemigos del mañana cuando están de por medio negocios tan sensibles como el petróleo, el producto más solicitado en el planeta.

En los despachos ministeriales, en las comisiones del antiguo Congreso de la República, en compañías petroleras, en escritorios de abogados y en las bibliotecas de muchos periódicos hay copias de los acuerdos, porque son documentos públicos.

En ellos se exigía que las compañías interesadas debían precisar dónde estaban realizando actividades de exploración y producción, fuesen en Venezuela o el exterior.

Además debían incluir información de la capacidad financiera, la calificación operativa y los acuerdos de confidencialidad antes de la licitación.

Debían adquirir los paquetes de información con el marco geológico y una reseña técnica, logística, de infraestru! ctura, c ondiciones ambientales y costos de la oferta que hacía Pdvsa. Esto no estaba escondido y podían surgir críticas del procedimiento, como se hicieron en varias ocasiones.

REQUISITOS CON VALIDEZ

El gobierno llevaba a los aspirantes a visitar las áreas licitadas, porque habían comprado un set de datos que lo justificaba. Se procedía también a elaborar un cronograma para las ofertas, firmas de los convenios, garantías y derechos reservados.

Un ejemplo clásico de todos estos requisitos ha tenido gran validez ahora con la decisión del gobierno de cesar los contratos de los convenios operativos y de las asociaciones de la Faja del Orinoco, además de aumentar el pago de las regalías y los impuestos sin necesidad de expropiar a las empresas que hicieron inversiones en el país.

Los acuerdos firmados tenían cláusulas protectoras que indicaban que al transcurrir siete y nueve años de las operaciones, si los beneficios fiscales del gobierno venezolano se minimizaban en relación con los beneficios que obtenían las compañías, el Estado podía intervenir para ajustar los ingresos de cada parte en sus justas proporciones.

Hay que reconocer que el actual gobierno rescató para el país una suma que los voceros oficiales calculan en 26 millardos de dólares.

Fue oportuno reclamarlo cuando los precios del crudo llegaron a la estratosfera, pero eso no fue un acto de soberanía. Lo que hizo fue acogerse a los documentos que estaban escritos, porque los precios de los crudos saltaron de 20 dólares a 60 dólares y las compañías tuvieron que aceptarlo.

En todo el trayecto, desde el 2003 en adelante, los precios del crudo venezolano subieron desde 25,76 dólares a 32! .88 d&oa cute;lares, 46,03 dólares y 56,45 dólares en los años 2004, 2005 y 2006, respectivamente.










TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog