El estudiante de la Boeti

Por Venezuela Real - 18 de Julio, 2007, 14:40, Categoría: Cultura e Ideas

ARMANDOL COL
TalCual
18 de julio de 2007

“Es realmente sorprendente —y, sin embargo, tan corriente que deberíamos más bien deplorarlo que sorprendernos— ver como millones y millones de hombres son miserablemente sometidos y sojuzgados, la cabeza gacha, a un deplorable yugo, no porque se vean obligados por una fuerza mayor, sino, por el contrario, porque están fascinados y, por decirlo así, embrujados por el nombre de uno, al que no deberían ni temer (puesto que está solo), ni apreciar (puesto que se muestra para con ellos inhumano y salvaje) ”.

Esto escribía Étienne de la Boeti, en algún momento de la segunda mitad del siglo XVI, cuando era un estudiante de abogacía en la Francia de Francisco I, en pleno auge del absolutismo. La edad de Étienne al momento de pergeñar su discurso sobre La servidumbre voluntaria de los hombres, estaría entre los 16 y primeros 20. Un mozalbete, pues, como los que ahora han tomado las calles del país para manifestar su rechazo, precisamente, a la obediencia, a la servidumbre voluntaria, en otras palabras.

Con el paso de los siglos, a estas alturas no faltan quienes ven en la contundencia y claridad del Discourse, no otra cosa que el candor de un joven demasiado inteligente, tal vez. Habrá quienes echen de menos algo de altiva oscuridad, dado el hondo asunto que trata. Pero, no se olvide, que según el clásico, fue un niño el único en animarse en denunciar algo tan obvio como que el rey iba desnudo.

“La primera razón de la servidumbre voluntaria es la costumbre”, continúa el estudiante, “al igual que los más bravos caballos rabones (caballos de crín y orejas cortadas) que, al principio, muerden el freno que, luego, deja de molestarlos.

“Se dice que ciertos hombres han estado siempre sometidos y que sus padres ya vivieron así. Pues bien, estos piensan que les corresponde soportar el mal, se dejan embaucar y, con el tiempo, son ellos mismos las bases de quienes les tiranizan” Así discurría este hombre de vida breve (murió a los 33 años) sobre la causa bastante obvia que sirve al tirano.

Y he aquí, en el párrafo anterior, lo que hace inaceptable, la fulana reelección indefinida o continua o como se quiera la llamen los mujicas que se emplean en conciliábulo en una reforma constitucional.

A los servidores principales, aquellos que se resignan a vivir colmados de bienes materiales, que como escribía el citado “son corrompidos por la práctica cotidiana de la servidumbre (y) pierden (por tanto) su gusto y sabor”, a estos funcionarios casi se les escapa la risa cuando plantean la reelección como una suerte de fair game. Ellos piensan que al darle cada seis años la oportunidad a un contendor se cumple con el principio de la alternabilidad.

Pero ocurre, por ejemplo, que para las próximas elecciones, un grueso del electorado no conocerá otro gobernante que éste, con todo un aparato educativo y propagandístico a su favor.

Así queda asegurada su perpetuidad en el poder, en base a un leguleyismo de los más despreciables. Creerá el tal Escarrá que aquí el único que no se chupa el dedo es él, con esos aires de sobrado con que convierte la trampa en norma, ante los ojos de toda Venezuela.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog