La separación entre Brasil y Venezuela

Por Venezuela Real - 18 de Julio, 2007, 22:46, Categoría: Política Internacional

Eduardo Ulibarri
El Nuevo Herald
18 de julio de 2007

Cuando, hace poco más de cuatro años, Luiz Inácio Lula da Silva se convirtió en el primer presidente socialista de Brasil, surgió el temor a un posible ''eje'' Caracas-Brasilia, por la supuesta coincidencia de propósitos con su colega venezolano, Hugo Chávez.

 El temor era infundado. Aunque de izquierda, Lula había dado sobradas muestras de ser un demócrata pragmático; su seriedad y sentido de realidad eran indudables, y su disposición a continuar las líneas básicas de la economía y la diplomacia brasileñas, muy claras.

 Además, su llegada al poder fue resultado de la alternabilidad democrática normal, no de la ruptura del sistema, y su versión de socialismo se acercaba más a los partidos renovados de Europa que al primitivismo caudillista y demagógico de Chávez.

 Desde entonces, el contraste ha crecido. En Venezuela, la tendencia ha sido hacia un poder cada vez más personal, el establecimiento de un petro-socialismo autoritario, dispendioso y consumista, el disloque económico e institucional y la limitación creciente de las libertades. En Brasil, la economía crece orgánicamente, sus exportaciones tienen enorme diversidad, la pobreza continúa disminuyendo, los partidos disfrutan de buena salud y nadie duda de la vocación democrática y seriedad del gobierno.

 Hoy, Lula es un gobernante de talla mundial, y Brasil avanza como una potencia mediana, aunque tiene múltiples reformas estructurales pendientes. Chávez, en cambio, se sumerge cada vez más en su fosa petrolera, y su capacidad de incidencia en los asuntos internacionales es directamente proporcional a su chequera; nada más. Por esto, Brasilia y Caracas son hoy polos distantes; la primera, por su avance; la segunda, por su retroceso.

 En semanas recientes se produjeron dos claras señales de esta dinámica. Mientras Lula se desplazaba con honores por el seno de la Unión Europea, Chávez regresaba a Rusia para comprar armas, a Bielorrusia para abrazar a un déspota, y a Irán para encontrarse con otro. En un caso, el reconocimiento de la centralidad brasileña; en el otro, de la marginalidad venezolana, no por culpa del país, sino de su gobernante.

 Para empeorar las cosas, Chávez, quien había iniciado hace dos años el proceso de incorporación venezolana al Mercosur, estuvo ausente de su ''cumbre'' en Paraguay; acusó a la organización de favorecer la ''integración de las élites'', no ''de los pueblos'', y amenazó con retirar su solicitud de adhesión si los senados brasileño y paraguayo no la aprueban antes de concluir septiembre.

 Semanas atrás, se había lanzado en una andanada de insultos contra los senadores de Brasil, a quienes llamó ''loros'' de Washington por su censura a la eliminación de la frecuencia del canal Radio Caracas Televisión. Con clara firmeza, tanto el Ejecutivo como el Legislativo brasileños han rechazado sus amenazas e insultos, y el Senado de Paraguay no se ha quedado atrás.

 Como resultado de su hepática actitud, Chávez arriesga un aislamiento mayor, ahora en Latinoamérica. A sus fanfarronadas se unen la enorme preocupación sudamericana por el creciente armamentismo venezolano, suplido por Rusia, y la falta de lógica y sentido de la llamada Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA).

 Por algo Bolivia, Ecuador y Nicaragua, los aliados privilegiados de Chávez en el hemisferio, prestan alabanza retórica al ALBA y a su ocurrente inspirador, y acarician el deseo de contar con más petrodólares venezolanos, pero, a la vez, buscan otros canales de comercio e inversiones internacionales. Porque, en el fondo, comprenden que el modelo chavista es inviable.

 En contraste, Brasil, a pesar de su lento ritmo de reforma, tiene una estrategia nacional clara y responsable, que le ha permitido consolidar logros y, sobre ellos, construir otras metas.

 Harían bien los izquierdistas de nuevo cuño en quitar su mirada de Caracas y dirigirla hacia Brasilia, donde sí se ha puesto en práctica un modelo razonable de socialismo democrático, responsable y eficaz. Porque, más que quimeras irrealizables, lo que nuestro continente necesita son seriedad, realismo y verdadero sentido de ruta.

 








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog