Aló presidente: Aló gobernador

Por Venezuela Real - 20 de Julio, 2007, 20:47, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

ALONSO MOLEIRO
TalCual
20 de julio de 2007

A finales del año pasado, el presidente Hugo Chávez le había asegurado a Mario Silva en el programa La Hojillaque a Manuel Rosales y a toda la oposición les saldría el juego de “Piragua”.

Por si algún niño o un incauto le podría quedar alguna duda, el mismo se explicó: “lo mismo que rojo, pero en el agua”.

Cuando la oposición, los comentaristas radiales o la ciudadanía indiferente ha tenido oportunidad de expresar su inconformidad ante los raptos de chabacanería y mal gusto que con frecuencia exhibe el presidente Chávez al expresarse en público, un sofisticado grupo de traductores políticos encabezados por José Vicente Rangel ha salido en su defensa.

Suelen recordarnos a continuación que en el país ha quedado roto un hipócrita pacto de élites: el presidente es una vernácula emanación que cristaliza el más incontaminado de los sentimientos populares. Se expresa como lo hace la gente sencilla. Eso fue lo que siempre quiso el pueblo. Las groserías, las metáforas procaces, las asociaciones escatológicas o sexistas, los insultos en línea directa, como ese que le fue lanzado a José María Insulza, no han abonado un ápice en la cocción del caldo de odio sobre el cual discurre la cotidianidad de los venezolanos.

Encogidos de hombros, tan irresponsables como siempre:
el problema, dicen, no es semántico. Los intelectuales acá nunca entienden nada. Peor para los demás no toman nota del momento actual.

Poco se ha dicho, sin embargo, de una poderosa cohorte de promotores de la balurdez oficial que está disuelta en la espesura del interior del país.Nos referimos a los dirigentes regionales chavistas, habitualmente gobernadores, que no sólo se sienten muy a gusto con el comportamiento presidencial, sino que dedican buena parte de su tiempo a imitarlo. Entre otras cosas porque interpretan que es una licencia para proceder como les provoque en los feudos que administran. Algo bueno debe tener esa forma de conducta, se dirán, si le rinde réditos tangibles el jefe político.Total, en Venezuela todo el mundo ha perdido la capacidad de sorpresa.

Eduardo Manuitt, en Guárico; Acosta Carlez, en Carabobo, e incluso el excelso y presumiblemente letrado Tarek William Saab en Anzoátegui, ensayan fórmulas televisivas copiadas de Caracas para hacer realidad sus delirios narcisistas. Los “Aló” regionales: Unos Chávez de segunda mano que dispendian el presupuesto regional en unos fulanos encuentros “con el pueblo” que sirven para desarrollar folletinescos y episodios plagados de insinuaciones amorales y alusiones homófobas. Cobro de facturas e insultos de la más escandalosa desfachatez que ofenderían la moral pública de cualquier sociedad civilizada, a través de los cuales estos señores ajustan cuentas personales con sus enemigos.

Sólo hablaremos de ellos, si decidimos pasar por alto el comportamiento abusador y pendenciero del alcalde Barreto, un contumaz protagonista de escándalos donde menudean las ofensas, que desdicen mucho de una formación intelectual que este servidor ha podido comprobar personalmente.

Que nadie se engañe. El comportamiento de Chávez y el de sus imitadores tiene un poderoso impacto en la matriz de los valores de toda la población, que a partir de cierto momento comienza a considerar normales estos reality shows de la política, al lado de los cuales cualquier montaje de Sábado Sensacional queda de pie.

Lo irónico es que muchos de estos funcionarios, en curioso trance mojigato, suelen invocar teatrales imperativos sobre “la televisión que queremos”.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog