Antonio París: "No podrán lavarnos el cerebro"

Por Venezuela Real - 22 de Julio, 2007, 13:34, Categoría: Derechos Humanos

ROBERTO GIUSTI
EL UNIVERSAL
22 de julio de 2007

Entrevista a Antonio París, rector de la UCV
Deberían pensar muy bien qué van a hacer poniéndoles las manos a las universidades autónomas porque se van a crear un problema, dijo
"Las propuestas del ministro Acuña son un intento de tomar a las universidades autónomas, modificando el claustro universitario"

"Arderá Troya", advierte Antonio París cuando se refiere a las intenciones, por parte del Gobierno, de intervenir la autonomía universitaria. Claro, lo dice en términos figurados para reiterar que el combustible de la lucha por salvar a las universidades del "pensamiento único" no es otro sino "la fuerza de la razón".

Estudiante de Medicina en los tiempos en que, amparada por la barrera autonómica, la subversión conspiraba desde el Claustro, el rector de la UCV se bate ahora, en defensa del principio, por causas muy distintas a las esgrimidas en aquella época por quienes hoy pretenden cercenarla.

-¿Cuáles son las razones que los hacen temer a ustedes por la autonomía universitaria?
-Las publicadas por El Universal y presentadas por el ministro de Educación Superior en un documento cuyo primer punto se refiere a la ética socialista, la suprema felicidad total, la democracia protagónica y revolucionaria, el modelo productivo socialista y la nueva geopolítica nacional. Las esgrimidas en el segundo donde se plantea la revisión de la figura rectora de la educación, del Consejo Nacional de Universidades, de los consejos de Escuela, consejos de Facultad y consejos universitarios. La tercera, que expresa la necesidad de revisar la discrecionalidad que otorga la Ley de Universidades a las instituciones para que, se explica, estén acordes con el Sistema Nacional de Ingreso a la Educación Superior. También se nos dice que debemos salir del claustro, lo que es un embuste porque la universidad no está enclaustrada.

Sobre la libertad de cátedra y de investigación se nos advierte que existe y debe seguir existiendo, pero plantea la necesidad de seguir las líneas dictadas por el Ejecutivo de acuerdo con las necesidades del país. En este punto estamos más o menos de acuerdo porque podemos desarrollar, por ejemplo, proyectos de fuentes energéticas alternativas. Pero hay que recordarle al ministro que en la UCV, al año 2007, hay 4.700 trabajos de investigación, dirigidos en un 75% a solucionar problemas del país. Luego viene la parte interesante, el punto 5: materializar el poder popular, en las instituciones de educación superior, para que toda su comunidad, profesores, estudiantes y trabajadores, participen en las decisiones trascendentes. Para eso es necesario abrir espacios al poder popular. Sobre esta materia hay que citarle al ministro el artículo 109 de la Constitución según el cual la Universidad está conformada por el conglomerado de profesores, estudiantes y egresados. De manera que, en este caso, deberían modificar ese artículo de la Constitución para darles paso a esas propuestas. En el punto 6 se establece que la Constitución debe vigilar a la educación privada, pero cuando dice vigilar se refiere a una estricta vigilancia. Por último se plantea adaptar la organización estudiantil al nuevo concepto del poder popular, vinculándola con la comunidad para juntos (los profesores no aparecemos por ninguna parte) se sienten a discutir cómo planificar el desarrollo económico y social de la nación.


-Cuando se habla de poder popular, a qué entidad se refiere el documento ¿Al Gobierno o a una abstracción denominada "pueblo"?
-En este caso el poder popular es el poder del Gobierno. Todas estas propuestas forman parte de un intento por tomar a las universidades autónomas. Y como tratan de evitar el error cometido por Caldera, no las van a tomar a la fuerza, sino modificando la composición del claustro universitario para que voten todos los estudiantes, todos los profesores de escalafón y de no escalafón (actualmente los instructores no votan), los empleados y obreros, además de las comunidades situadas en el entorno universitario. Si esto último se aprobara, en el caso de la UCV comunidades de 15 estados, donde tenemos presencia, participarían en esas elecciones que, por su magnitud, sólo podría organizar el CNE.

-¿Se opone usted a la democratización del voto en la universidad venezolana?
-No creo que esa propuesta democratice las elecciones. En ese caso habría que preguntar por qué en las universidades experimentales no hay elecciones y sus rectores son designados por el ministro de Educación Superior. Si quieren democratizar que empiecen por casa. Me gustaría saber si van a poner a votar a los cadetes para elegir al ministro de la Defensa. No nos oponemos a la democratización, nos oponemos al cambio de las reglas del juego para dominar a las universidades autónomas.

-¿Por qué habrían de temerle ustedes a unas elecciones si, como parece, tienen el apoyo masivo de estudiantes, profesores, empleados y buena parte de la comunidad?
-El apoyo de los estudiantes lo tenemos en contra de las propuestas del ministro para tratar de introducir, a juro, el pensamiento único en universidades donde predomina el pluralismo, el disentimiento, la diversidad. Pretenden repetir, en los hechos, lo que dijo en 1972, durante una reunión de universidades celebrada en México, el representante cubano: "No puede hablarse, en términos absolutos, de autonomía. La revolución cambió radicalmente el concepto, la estructura y hasta las funciones de la universidad. Se produce una profunda integración entre la universidad y el Gobierno revolucionario. Como consecuencia desaparece, por innecesario, el viejo concepto de autonomía universitaria". Pues bien, hace tres semanas, de nuevo en México, se reunió la red de macrouniversidades y sacamos un documento en defensa de la autonomía universitaria. En el punto 2 se establece que las universidades no aceptan el fundamentalismo, ni un pensamiento único y que lo que las caracteriza es la pluralidad. Ese documento fue suscrito por el actual rector de la Universidad de La Habana. No me preguntes por qué tratándose de dos conceptos radicalmente opuestos. Creo que deberían pensar muy bien qué van a hacer poniéndole la mano a las universidades porque se van a crear un problema.

-¿Se puede vigilar el acto docente aula por aula para cambiar la forma de pensar a estudiantes y profesores?
-Tendrían que hacernos un lavado de cerebro a toditos. Cuando la dictadura de Pinochet también trataron de intervenir en las universidades. Pero los profesores impartían lo obligatorio y también lo prohibido. A los universitarios no podrán cambiarnos la mentalidad.

-A menos que establezcan una suerte de comisariatos ideológicos en las universidades y en cada aula.
-Ni así podrán. ¿Qué lograrían con los comisariatos? ¿Lo mismo que ocurrió en PDVSA? ¿Qué nos vayamos todos y los espacios sean ocupados por individuos que vayan en una sola dirección, como borregos? Pues bien, lo veo muy difícil, pero hay que pensar en esa probabilidad.

-¿Qué van a hacer ustedes para impedirlo?
-Luchar. El movimiento estudiantil emergió por el cierre de un canal de televisión. Pero ahora ya la lucha es por la libertad de expresión, de pensamiento, por los derechos humanos. Los muchachos no van a aceptar eso y nosotros tampoco.

-Llegará un momento, cuando las leyes sean modificadas, en que su lucha será declarada ilegal.
-Carlos Fuentes dice que en la universidad todos tenemos razón, pero nadie tiene la razón de la fuerza y nadie tiene la fuerza de una razón única. Los mecanismos para defendernos los tenemos y lo hemos demostrado. Cuando Pérez Jiménez botaron a los profesores críticos y se produjo el desastre.

-¿De qué manera se van a oponer?
-Con la fuerza de la razón.

-Sin embargo, en las universidades autónomas, durante toda una época, prevaleció una forma de pensamiento (el marxismo) que no era la única pero sí la dominante. Nadie protestó por eso.
--Aún siguen dando clases de marxismo, pero, como dijo el profesor Emeterio Gómez, están perdiendo el tiempo. En las universidades hay profesores con distintas formas de pensamiento. A veces tratan de influir en el estudiante para llevarlo a una idea preconcebida. Pero generalmente la respuesta es crítica: "Muy bien, profesor, usted dice eso pero yo no estoy de acuerdo". Se produce el disenso y eso es muy difícil eliminarlo. Los estudiantes tienen un pensamiento crítico. No es la generación boba que alguna vez, en otra época, aludió un rector.

-¿Qué criterio se establece al elaborar los programas en disciplinas como las ciencias sociales y políticas, donde lo que se imparte son modelos políticos e ideológicos?
-Cuando se hace un programa en estas materias el programa incluye las diversas formas de pensamiento y el estudiante podrá sacar su propia conclusión.

-Eso es ahora porque antes lo que imperaba en las aulas era el marxismo.
-Los jóvenes éramos izquierdosos y predominaba el marxismo, pero la enseñanza era amplia y plural.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog