Del rojo al amarillo _ Flores y socialismo

Por Venezuela Real - 24 de Julio, 2007, 20:33, Categoría: Cultura e Ideas

El Editorial
El Nacional
24 de julio de 2007

Van y vienen pues los diferentes socialismos inventados o que pueden inventarse, que para todos hay sitio y lugar en esta viña del señor. Pero ahora los profetas llegan calzando el uniforme militar, y traen en sus alforjas versiones, transcripciones o traducciones al habla vulgar venezolana de las complicadísimas proposiciones de Marx y Engels. Ya no hay discurso de despedida, o de entrada, de fecha histórica o de cumpleaños de un general, en la cual no se haga mención del marxismo, de la propiedad privada y de la religión, como si fueran términos habituales de sobremesa en estas tardes tan calurosas.

No hay que ser tan perspicaz ni tan temerario para darse cuenta de que este pretendido debate tiene sus alas cortadas porque su vuelo no es largo ni lejano: apenas llega a los círculos militares venezolanos que encuentran en el marxismo una novedad cuando, precisamente, ha entrado en desuso y se muestra desteñido en su teoría y su práctica. No funciona siquiera como sueño colectivo porque, como lo sabemos hoy, terminó siendo una pesadilla para decenas de millones de personas en Europa y Asia, sin contar con el Caribe.

Y sin embargo, los militares venezolanos han decidido colocar de nuevo sobre la mesa el tema marxista. No han sido los obreros, ni los representantes del proletariado, ni los profesores universitarios ni los dirigentes de las clases medias radicalizadas, sino el sector que se supone es el menos adecuado para discutir este tema. ¿Qué se persigue con ello y qué se busca, en verdad, tras esa polémica tan a destiempo? ¿Qué o quién empuja a los militares a pronunciarse sobre el socialismo, el marxismo y la propiedad privada? Valdría la pena recordar que en una oportunidad Mao Tse Dong, el gran líder de la revolución china, pronunció un discurso que nadie esperaba porque iba repleto de concordia y libertad, cuando no era ese su comportamiento habitual como político, dado a la controversia y la retaliación contra sus enemigos. Mao, en ese momento, dijo una frase que luego se convertiría en una reiterada consigna nacional: "Que se abran cien flores, y que florezcan cien escuelas de pensamiento".

Desde luego que cuando florecieron las cien escuelas de pensamiento, Mao procedió a cortarlas y dejó sólo aquella que le interesaba mantener viva. Al líder chino apenas le interesaban las flores pero sí quería saber el color de cada una para no equivocarse a la hora de cortarlas. Vale recordar este episodio de la revolución china, ahora que se lleva mucho entre militares definirse ante la propiedad privada y el marxismo. Ya el presidente Chávez se definió: "El marxismo leninismo es un dogma que ya pasó".

Pero... ¿será verdad, o sólo busca que se abran cien flores? Otra cosa es la religión, definida según el marxismo, como el opio de los pueblos. Según afirmó el jefe de la revolución bolivariana en su programa dominical: "Nosotros tenemos gran fe en Cristo Redentor. Nuestro socialismo debe ser, digo yo, cristiano...

no marxista-leninista". Ver para creer. Quizás.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog