Ofensor de la ignorancia

Por Venezuela Real - 24 de Julio, 2007, 16:53, Categoría: Estado de Derecho

Asdrúbal Aguiar
El Universal
24 de julio de 2007

En concreto, para Carlos Escarrá Malavé nada cambia pero todo cambia a la vez

Las confesiones de Carlos Escarrá Malavé, diputado y profesor quien de funge de escribano presidencial para la reforma constitucional, son reveladoras del cuadro de impunidad imperante en Venezuela. Hablo, justamente, de impunidad estructural y no solo jurídica.

Avanzamos hacia la reforma a empujones y al ritmo caprichoso de una voluntad -la del dictador- que se ha situado por encima de la ley, que cree encarnar a la ley y ante quien la ley poco o nada vale, porque se cree y siente más fuerte que la ley.

El haberse habilitado a sí mismo -que eso fue cuanto ocurrió en la práctica- para legislar a su antojo mediante decreto, de espaldas a la legislatura ordinaria y a fin de disponer de la República ajustándola a su imagen y delirios, dentro de los odres del socialismo marxista, muestra la validez de lo que afirmo.

Es tanta la arbitrariedad cuanto que, sin que haya tenido lugar la reforma constitucional planteada el dictador ya dispuso por decreto la planificación centralizada de la economía, con amenaza de multa grave para quienes siendo aún propietarios de empresas privadas no muestren los datos de sus gestiones.

Pero el asunto que me ocupa es otro y tiene nombre propio: Carlos Escarrá Malavé.

Lo he apreciado durante años. He sabido de sus convicciones y las he respetado sin compartirlas en un ápice, pues las mías son democráticas y se arraigan en la idea de la democracia moral. No practico el consenso que degrada a la democracia hasta el rasero común, donde ésta nada vale y se exprime, como ocurriera entre nosotros.

Pero lo cierto es que Carlos, ahora y al declarar acerca de la reforma ha hecho dejación de su conocida e intransigente rebeldía como de sus enseñanzas en la cátedra universitaria, para rendirlas ante el amo a quien considera insustituible: ¡Que nadie en la vida lo es y eso habría de saberlo Carlos! Los argentinos bien recuerdan, por ello, que los imprescindibles yacen en el Cementerio de La Recoleta.

Confiesa él que el algún momento creyó en la necesidad de la Asamblea Nacional Constituyente -no de la reforma- para alcanzar el objetivo que se propusiera el dictador a fin de mutar nuestra realidad política en otra y avanzar sin prisa pero sin pausa hacia la fragua del Hombre Nuevo predicado por Guevara, el Che. Mas lo cierto es que cambió de idea a mitad del camino. Hoy advierte que los principios que sirven de pórtico a la Constitución no serán tocados y de allí su opción final por la reforma.

Pero dicho esto revela Carlos, sin inmutarse, que la geografía del poder cambiará para derivar en otra fundada en el sistema comunal socialista; y que los derechos humanos serán objeto de un reequilibrio para hacer privar los colectivos sobre los individuales. Y que, en suma, sobrevendrán otras modalidades de propiedad (estatal, pública, social, colectiva, y paremos de contar) distintas de la privada, sin liquidarla.

En concreto, para Carlos Escarrá Malavé nada cambia pero todo cambia a la vez.

Dentro de tal bicefalia, preñada de irrespeto a la ignorancia, para que nada cambie en la puerta de la Constitución se seguirá diciendo que la democracia y la participación son las reglas. Y que habrá alternabilidad política como respeto por los derechos humanos. En tanto que, traspasada como sea tal puerta, la realidad será distinta.

El Estado y la sociedad derivarán en socialistas. Aquél pensará y obrará por ésta y ésta sus miembros. El Dictador gobernará de manera continua que no de forma vitalicia, según el decir de Cilia Flores. Y si se trata de la propiedad, el Estado y su Dictador serán los nuevos propietarios y los de antes, bajo el título de propietarios privados, quedarán como usuarios de las cosas perecibles y de los medios de subsistencia que no impliquen producción a manos de terceros. Así de sencillo.

No viene al caso aclarar cosas que sabe Carlos por estudiado, como aquella que afirma que cuando media control estatal sobre los medios de producción y ha lugar a la planificación centralizada de la economía rige el comunismo. O como la que sostiene que la intervención estatal de la economía es característica del Estado de Bienestar y de la economía mixta, recogidos por las Constituciones de 1961 y 1999.

Así las cosas, Carlos cede en su coherencia de docente universitario para ejercer de escribano del Dictador, quien piensa por él y pretende pensar por nosotros.

¡O acaso me equivoco! Carlos, en verdad, es coherente con la amoralidad de su credo marxista: el fin justifica los medios.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog