José Luis Betancourt: "Gobierno hegemónico no oye al país"

Por Venezuela Real - 25 de Julio, 2007, 15:01, Categoría: Economía

MARIELA LEÓN
EL UNIVERSAL
25 de julio de 2007

Entrevista // José Luis Betancourt, presidente de Fedecámaras
"Hay un desbalance político-institucional que no permite persuadir al Gobierno en la toma de decisiones"

En cuestión de minutos, José Luis Betancourt entresaca de sus dos años en la presidencia de Fedecámaras lo que considera algunos logros de gestión. Sin titubeo resalta la disociación del organismo empresarial con una eventual actividad partidista y la reapertura del diálogo con el alto Gobierno.

Después del paro petrolero y los hechos del 11A costó al empresariado zanjar esa ruptura con el Ejecutivo. Más de tres años y muchos intentos mediaron para el gran encuentro en Miraflores. Betancourt lideró la misión y hoy, a pocas horas de concluir su período, éstas son sus reflexiones.

-¿Esta cita con Chávez pudo ser más productiva?
-Indudablemente que sí. No podemos estar satisfechos de los resultados. Tenemos tareas pendientes muy importantes, como la seguridad y el empleo.

Siento que cumplí con mi palabra, de ir a esos espacios de comunicación, de expresar nuestros puntos de vista, sin agendas ajenas, sin ser apéndices de partido político alguno, en un momento en el que la polarización obstaculizaba cualquier iniciativa en ese sentido.

-¿Cuáles obstáculos?
-El no poder consolidar importantes cambios que debe tener el sector empleador venezolano. Entendimos que ir a esas reuniones con el Gobierno, debía significar la civilización de las diferencias, pero no podíamos tener expectativas más allá de eso. Este es un gobierno que tiene una hegemonía institucional, política, económica y no siente razones para cambiar, o para oír propuestas; por lo tanto, a mi juicio, hoy en día hay un desbalance político, institucional que no permite que grupos sociales tan importantes, como los empleadores, puedan tener capacidad de persuadir en la toma de decisiones del Gobierno. Y eso me preocupa. Por eso debemos dedicarnos a darle a la organización de empleadores de Venezuela un espacio de mayor connotación, sin que ello signifique propugnar el poder y sin ser apéndice de nadie.

-¿Tiene sentido entonces buscar el entendimiento?
-En este tiempo buscamos civilizar las diferencias, que se mantienen. Buscamos romper ese paradigma, de que a pesar de todas esas heridas que tenemos, no podamos hablarnos. Fue significativo el sentarnos en la misma mesa con el Gobierno.

Trabajamos, a veces de manera incomprendida, para desvincular a Fedecámaras de un partido político. Creo que logramos borrar ese estigma. En Fedecámaras hay varias corrientes de pensamiento y participación política, es lo lógico, lo natural y debe ser así porque queremos vivir en democracia. Eso va a permitir un mejoramiento de nuestra capacidad institucional.

-¿Cómo encontró y cómo deja a este gremio?
-Recibí una institución que ha ido superando escollos, dificultades, con muchos prejuicios, pero con un sentido de prevalecer hacia las dificultades. Una de las cosas que puedo decir de mis colegas, que siempre ha prevalecido el sentido de mantener unida a la institución, con las diferencias y las dificultades, pero siempre le sale al paso cualquier intención de querer quebrarla. No tiene la participación que quisiera, pero que en todo caso es producto de una circunstancia que está viviendo el país. Después de sopesar la historia reciente se entra en contradicciones. Eso nos hizo reflexionar y la direccionalidad del organismo dio el paso siguiente, que fue entablar un diálogo con el Gobierno.

-La dirigencia empresarial está callada. Sólo existen como voceros los jefes de las cúpulas. ¿Se ha autosilenciado?
-Eso tiene su explicación. Es bueno y malo. Es bueno en el sentido de que hay coherencia y discrecionalidad en la vocería. No hay dispersión. Pero también hay que reconocer que hay temor, que hay funcionarios públicos que son muy sensibles a las críticas, a las opiniones. En el momento cuando se haga pública alguna información, empiezan a actuar. Esa es una realidad. No hay la tolerancia debida. Y decir la verdad tiene un costo muy alto, porque lo ideal sería que uno expresara sus puntos de vista. No quiere decir que le van a hacer caso a todo lo que uno diga, pero sí que haya respeto a la disidencia.

-¿Cuál es la situación de la empresa privada hoy?
-Creo que el sector privado está más excluido. Hay sectores y empresarios que han crecido. Ha habido oportunidades en una economía, donde la demanda presiona la oferta. Y en lo que hemos estado claros es en que no nos satisface sólo el que coyunturalmente se esté ganando dinero. Debemos tener una visión más allá. Y ahí es donde viene este clamor de que es legítimo que defendamos nuestros intereses. Es natural, pero tenemos que defender algo superior, que es un régimen socioeconómico que se base fundamentalmente en el derecho de defensa a la propiedad, en las libertades económicas, en una economía social de mercado, donde las iniciativas individuales se respeten. Y hay una percepción en el empleador venezolano de que eso no está funcionando bien.

-¿En algún momento ha salido en defensa de algún sector y luego ese sector se ha desentendido de su queja?
-En algunas oportunidades prevalecieron más unos criterios individuales que la visión compartida. Hubo momentos cuando se afectaban principios básicos de algunos sectores y cedieron más a la presión que lo que significaba la defensa de intereses superiores.

Metamensaje

-¿Qué opinión tiene de la salida de Alberto Cudemus de las filas de Fedecámaras?
-Hay que aclarar que no se puede renunciar a algo a lo que no se pertenece. Las que pertenecen son las cámaras y las asociaciones y nosotros somos los representantes de ellas.
El sector pecuario está integrado por el bovino, avícola y porcino. El avícola y porcino se alternan en el directorio cada dos años. El porcino repitió en dos oportunidades porque Alberto Cudemus pidió en 2005 que lo dejaran para postularse en la presidencia de Fedecámaras. Él ya no pertenece al directorio.

-Insiste en que Fedecámaras no ha defendido principios sino posiciones políticas.
-Si algo hay que reconocerle a este directorio es haber colocado a Fedecámaras en el rol que le corresponde, sin reemplazar a los partidos políticos.

-Denuncia la existencia de cámaras de maletín.
-En 2003, cuando él participó en las elecciones había 238 cámaras y 176 votaron. En 2005 cuando repitió en comicios había 242 y votaron 221 y en esta oportunidad hay 238 cámaras inscritas. Y Cudemus avaló los anteriores procesos.









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog