Los límites políticos - Críticas extranjeras

Por Venezuela Real - 25 de Julio, 2007, 22:37, Categoría: Política Internacional

El Editorial
El Nacional
25 de julio de 2007

A yer el vicepresidente de la República arremetió contra lo que el Gobierno llama extranjeros que vienen aquí "a mancillar el honor y la dignidad de Venezuela". Agregó a sus declaraciones, ya de por sí explosivas, una advertencia: "El Gobierno venezolano tiene la potestad, a través de su Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia, de tomar cartas en el asunto". Desde luego que ya sabemos lo que significa esta última frase y cómo piensa el Ejecutivo enfrentar "manu militari" el hecho, por lo demás inevitable, de que algunos visitantes se tomen el atrevimiento de dar a conocer algunas consideraciones sobre la marcha del proceso revolucionario.

Ya el domingo pasado el jefe del Estado había asomado su molestia por la actuación del presidente la Organización Demócrata Cristiana de América, Manuel Espino, representante de la corriente de derecha mexicana, quien simplemente tachó de "autoritaria y populista" la tendencia predominante en el Gobierno venezolano. Pero lo que no debemos perder de vista es que se trata de una opinión, expresada en público, sobre un proceso como el bolivariano que, desde sus inicios se auto-proclamó como una propuesta internacional, es decir, que no se reduce a las estrechas fronteras venezolanas.

Y el Presidente de la República se ha paseado por el continente dando a conocer su proyecto, sus ideas e incluso sus duras críticas a los gobiernos que visita y a las políticas que imperan en esos países. No son pocos los ejemplos de intervención neta y clara en que nuestro mandatario ha caído por su "verbo incesante" y desbordado, y las acusaciones directas a ex presidentes centroamericanos y suramericanos que, por su naturaleza ácida y violenta, no son propiamente de naturaleza diplomática.

Incluso, hace pocas semanas, estuvo aquí el presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega, y este señor, siendo invitado oficial del Gobierno, se tomó la libertad de criticar a los estudiantes venezolanos que, por motivos exclusivamente internos, se estaban manifestando en las calles. Nadie en las altas esferas de Miraflores lo mandó a callar, ni a moderar sus palabras. En verdad, viniendo de un señor de cuya actuación política, moral y ética hay dudas en su propio país (y si no pregúntesele al ex vicepresidente Sergio Ramírez o al padre Cardenal), cualquier cosa que dijera sobre Venezuela sería, de antemano, un insulto a nuestra soberanía.

Se entiende que a ningún mandatario en ejercicio le gusta que se le critique y se le señalen sus defectos en el acto de gobernar.

Así ocurrió en el Aló, Presidente, del pasado domingo: "¿Hasta cuándo vamos nosotros a permitir que venga fulano de tal, de cualquier país del mundo, aquí mismo a nuestra casa, a decir que aquí hay una dictadura, que el Presidente es un tirano y nadie dice nada? No, eso está prohibido a los extranjeros" dijo Chávez. Muy bien, pero ¿quien colocó a la revolución bolivariana en el mapa internacional para que se la aprobara o se la combatiera? Él.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog