¡Con la clase media hemos topado!

Por Venezuela Real - 26 de Julio, 2007, 19:14, Categoría: Derechos Humanos

Jorge Preciado C.
TalCual
26 de julio de 2007

El movimiento estudiantil venezolano, fiel a una tradición que se remonta al año 28 del siglo XX, salió a dar la cara frente al intento de Chávez de conculcar las libertades públicas.

No es la primera vez que sale, como grupo social, a enfrentar a Chávez. Recuérdese que en el año 2000, Chávez pretendió iniciar en la UCV el descoyuntamiento de las instituciones venezolanas a través de los estudiantes. Fue derrotado. Los estudiantes se replegaron a sus aulas, tal vez para dejar que madurara algo más la oposición al “proceso” de dominio institucional que se adelantaba y se definieran mejor las perspectivas. Ahora, en el 2007, se completó el círculo. Ahora ya se tiene un mejor punto de observación del régimen y sus intenciones. Cuando los estudiantes irrumpen organizadamente en nuestro empobrecido sistema político, lo hacen en reclamo o con una consigna muy abstracta: libertad, contraviniendo todos los manuales de acción política, que recomiendan ir a la acción con consignas que refieran a problemas palpables, concretos y lo más universales posibles.

Pero en este caso el más universal aunque no palpable de los problemas y que tuvo la gracia de unir a todos los segmentos de clase media venezolana era el problema político de la libertad, que se veía amenazada por el cierre de un canal de televisión y por la promulgación de un nuevo estatuto universitario que elimina la autonomía universitaria, cocinado en las intimidades del poder y que fue divulgado en un acto de ligereza política por Chávez, poco antes del cierre del canal. Se selló así la tan buscada unidad de la clase media venezolana, la primera víctima política de Chávez en su ruta hacia el totalitarismo.

La autonomía universitaria resulta ser la traducción inmediata de la libertad, como valor general. Tanto es esto así que no podemos concebir una institución de educación superior sin autonomía. Porque no sólo es la capacidad de cada institución para dictar sus propias normas de vida, sino que alcanza la capacidad de cada docente para investigar sin consecuencias políticas o penales para sus hallazgos. Es, pues, la plena libertad intelectual.

Por eso, cuando los estudiantes salen a manifestar lo hacen también por la autonomía universitaria.

La libertad está encumbrada como el más importante de todos los valores. Es condición para la realización de todos los valores en escala descendente. La sociología de los valores nos dice que una sociedad puede muy bien sobrevivir algún tiempo sin libertad pero al cabo de ese tiempo –variable— se impone su necesidad. Muchísimos ejemplos de la antigüedad y contemporáneos se podrían citar, el más cercano, el de los países llamados “socialistas”. Por esa razón la lucha que han emprendido nuestros estudiantes no sólo tiene el valor político de preservar nuestros derechos aquí y ahora, sino el valor político de preservar nuestra civilización, plena de valores informados con la libertad.

Ciertamente, la libertad es un valor que es apreciado en primera instancia por los sectores medios de la población, para quienes es imprescindible y es condición de vida.

¿Significa acaso que no es apreciado por los sectores proletarios de la población?
En las primeras de cambio, estos sectores no requieren la libertad para vivir, Pueden muy bien pasarse sin ella... por un tiempo.

Al final de todo, queda asentado lo que otros han constatado en la larga lucha por la libertad: no sólo de pan vive el hombre.

 "La autonomía universitaria resulta ser la traducción inmediata de la libertad, como valor general"









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog