El mal ejemplo

Por Venezuela Real - 27 de Julio, 2007, 16:10, Categoría: Gente de Chávez

Soledad Morillo Belloso
El Universal
27 de julio de 2007

Un alcalde es un servidor público, si lo insultan, pues a callar y a aguantar

Caracas sufre el peor alcalde metropolitano posible. Barreto es arrogante, procaz, ordinario, escatológico y violento, características intolerables en un alcalde. Un alcalde es un servidor público. Si lo insultan, pues a callar y a aguantar. Jamás debe replicar o agredir física, verbal o institucionalmente a quien lo critique o proteste. Ha de soportar estoicamente, sin un gesto o palabra subidos de tono. Si un funcionario público no es capaz de soportar la crítica, pues no tiene madera para la función. No hay cabida en la función pública para los gallos de pelea. Hay que respetar la majestad del cargo.

Fue impresionante ver a Barreto cual malandro, a leco herido en el estadio de la UCV y manoteando fuera de sí. Peor fue verlo luego en entrevista con Earle Herrera y más tarde en la noche con el tipo ese de La Hojilla (de cuyo nombre no quiero acordarme), no sólo justificando sus actos, sino mostrando gustazo por su proceder en el estadio. Barreto se enorgullece de su personalidad retrechera. Siente que eso es de valientes, de hombres de pelo en pecho. Así de simplón es su pensar.

Este país se aleja cada vez más de las buenas maneras oficiales. No hay alocución o rueda de prensa de personero del Gobierno que no caiga en el ejercicio de la insultadera. Si nos fijamos en la cara del personero que habla, notaremos que a la hora del incordio el placer es indisimulable. Los periodistas saben que hacia la mitad de cualquier cobertura, al declarante se le soltará el moño, se le alborotarán los demonios y arrancará a escupir sapos y culebras, contra los periodistas, los políticos, la Iglesia, los escritores, los maestros, los académicos, los estudiantes, las amas de casa, los abogados, y un largo etcétera. Aquí del insulto no se salva ni Papá Dios.

El premio al "Mejor Insultador" se lo lleva el mismísimo Presidente. El es el "papaúpa" en esa categoría. No hay discurso de él que no esté preñado de los más vulgares epítetos. El mensaje virulento es repetido por los personeros oficialistas como loritos de feria, y contamina todo el espacio social. Ese es el ejemplo que se está dando a los niños desde las más altas investiduras del poder. Insultar es de valientes. Ser respetuoso y bien hablado es de babiecas y mangasmeás. Hay que proteger a los niños de las alocuciones y declaraciones del oficialismo. Son tóxicas. Son un mal ejemplo.

Concejal de El Hatillo - Un Nuevo Tiempo.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog