RCTV: el fantasma temido

Por Venezuela Real - 29 de Julio, 2007, 15:08, Categoría: Libertad de Expresión

JESÚS PETIT DA COSTA
Semanario La Razón
29 de julio de 2007

Un fantasma recorre a Venezuela aterrorizando a Su Majestad Imperial y su corte de adulantes corruptos. Es el fantasma de RCTV, que les ha salido por el cable. Toda la corte de parásitos está asustada. Tiembla de pensar nada más en la existencia de un canal independiente, que transmite desde el extranjero, pero en venezolano y para los venezolanos. No es sólo que no soportan que haya quien pregone la verdad sin miedo y le llegue al alma de los pobres. Algo peor: no toleran un desafío a la autoridad de Su Majestad Imperial, el dueño y señor de Venezuela, sin cuya voluntad no se puede mover la hoja de un árbol. No puede ser. Lo que ha pasado semeja a que un preso político, que lo era RCTV, se haya escapado de la prisión y desde el exilio ponga pantalla y  corneta dentro de cada residencia en Venezuela. Eso no se puede permitir, porque da un mal ejemplo. El ejemplo de cómo con astucia se los puede derrotar, porque son tigres de papel que no aguantan la verdad de frente. Viven del fraude, del engaño, de la mentira mil veces repetida, protegida su cobardía por el abuso de poder.

¿Qué hay detrás de todo este espectáculo repugnante?

Aterrados por el daño que les causará RCTV, ahora proponen reformar su despreciable Ley Resorte para obligar a la televisión por cable a encadenarse cada vez que Su Majestad Imperial decida amargarnos el día, que en general son todos los días, con su sarta de imbecilidades,  expresadas en auditorios pre-fabricados donde un conjunto de retardados mentales brincan como monos amaestrados vestidos de rojo, gritando: “así se manda, mi Comandante.”

Cada vez que veo el espectáculo grotesco de los serviles desviviéndose por complacer a su jefe, me recuerdo de un famoso ensayo de aquel gran señor que se llamó Juan José Arévalo, catedrático universitario que llegó a ser presidente de Guatemala. En ese ensayo analizaba el servilismo, eso de babearse y doblar el lomo ante el mandón de turno, que lleva al hombre a comportarse como una hembra llegando al orgasmo en su veneración. Concluía el profesor Arévalo en sostener que todo servil, sin excepción, es un homosexual que disfruta de tener a un macho encima.  Los hechos demuestran que tiene razón. Nada más ilustrativo que ver durante este gobierno a personas, que uno creía hombres, arrastrándose ante Su Majestad Imperial, con las posaderas en alto, embelesados con la feminidad que les aflora cuando atienden los caprichos de su amado jefe, por quien se desviven.

Si hacía falta una prueba nos la están dando los serviles que se aprestan a reformar la Ley Resorte, primero, para impedir que la televisión por cable sea el escape que tenemos para huir del espectáculo repugnante, que ofende el buen gusto e irrespeta la dignidad humana, que han dado en llamar “cadena”. Ellos no aceptan que haya quienes no quieran ver siquiera, ni menos oír, a su hombre. Y, desde luego, lo hacen con la intención de obligar a la nueva RCTV a sujetar su programación a los lineamientos infames de una ley despreciable, impuesta por su amado jefe para bozalear la crítica.

Si alguna virtud ha tenido Su Majestad Imperial ha sido la hacer aflorar la homosexualidad hasta ahora reprimida de sus serviles adoradores.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog