RIESGO BIOLÓGICO

Por Venezuela Real - 29 de Julio, 2007, 17:40, Categoría: Salud

Francisco Olivares
El Universal
29 de julio de 2007

Un producto cubano compuesto por una bacteria ha sido autorizado en Venezuela para controlar y exterminar roedores.
Una fundación ambientalista alerta sobre los peligros de ese raticida

Un producto de origen biológico para el control y exterminio de roedores, cuyo efectos sobre otras especies y el ser humano aún no han sido suficientemente probados en Venezuela, obtuvo el permiso de comercialización por parte del Servicio Autónomo de Sanidad Agropecuaria en mayo de 2006.

Se trata del Biorat, un rodenticida que se activa a partir de la bacteria Salmonella entiritidis, producto cubano que comercializa internacionalmente el laboratorio Labiofam de Cuba.

La Fundación Aguaclara, una ONG venezolana dedicada a la defensa del ambiente, ha venido alertando sobre el riesgo que puede resultar la aplicación de ese producto y ha solicitado a distintos organismos oficiales, entre ellos la Asamblea Nacional, que se investigue si ciertamente este producto es inofensivo para el ser humano, tal como lo indican sus fabricantes, o por el contrario la bacteria utilizada, que ataca el sistema digestivo del animal, pudiera afectar la salud, especialmente de la población infantil que habita en los barrios de Caracas y otras ciudades en donde estaría proyectada su utilización.

María Eugenia Gil Beroes, directora de comunicaciones de esa Fundación, sostiene que el uso del Biorat ha sido prohibido en varios países del continente como Estados Unidos y Argentina y lo que exigen es que se le hagan los exámenes de rigor al producto, de manera de descartar cualquier efecto colateral que éste pudiera producir en el entorno.

La primera vez que ingresó este producto a Venezuela fue durante el deslave de Vargas, cuando se pensó que podía producirse un crecimiento desmedido de la población de ratas en la zona. Así que el gobierno cubano donó a Venezuela una cantidad no determinada de este producto para ser utilizado en las zonas afectadas. En esa oportunidad, la Oficina Panamericana de la Salud no recomendó su uso.

A pesar de la advertencia, el Biorat fue incluido en el convenio firmado entre Venezuela y Cuba como parte de los programas de intercambio y asistencia firmados por los dos países. En el mencionado convenio figura, en el punto 5.1 referido a la asistencia técnica y control de plagas, el uso del Biorat y cómo éste se utilizó con éxito en Vargas y estaría destinado a los programas de Barrio Adentro. Así se señala en el convenio: "Raticida biológico y ecológico (Biorat), de comprobada efectividad internacional (usado exitosamente en Vargas durante el desastre) y asistencia técnica para implementar un programa de desratización de los cerros y barrios de Caracas y otras ciudades".

Referencia internacionales

Uno de los países que prohibió el uso de ese producto fue Argentina. El 3 de junio del año 2005, el Ministerio de Salud y Acción Social emitió un decreto en el que expresa: "Prohíbase el empleo de cultivos de enterobacterias en la formulación de productos plaguicidas domisanitarios". En tal sentido invitan a las "autoridades sanitarias de las provincias y del Gobierno Autónomo de la ciudada de Buenos Aires a adherir la presente disposición.

En esa resolución, identificada con el número 709/98, se expresa que los rodenticidas a base de Salmonella fueron prohibidos desde 1920 en EEUU, en 1930 en Alemania y en 1960 en el Reino Unido, utilizado especialmente en el producto denominado (Ratin) el cual causó enfermedades y muertes en humanos y contaminación en aves y huevos.

Asimismo expresa que desde el año 1995 hasta el presente se comercializa en países de Asia y en algunos países de Latinoamérica otro cebo de las mismas características que el Ratin, llamado Biora. Se refieren al producido en Cuba.

Dice el documento que "en los últimos años se han incrementado los brotes de gastroenteritis humana por Salmonella Enteritidis de diversos tipos de fagos, en diferentes regiones de Inglaterra y EEUU, asociados a la contaminación de huevos, afirmándose que estos microrganismos están reconocidos como patógenos humanos a través de alimentos y que es también, particularmente posible su transmisión a través de huevos de gallina con ovarios infectados".

Dice el informe que "con el aumento del número de casos por salmonellosis humana, aves y huevos contaminados por Salmonella Enteritidis PT6a surge la recomendación de la CCE C98E/52 en la que se señaló: Que no hay que liberar bacterias patógenas al ambiente de forma liberada. (Diario de la Comunidad Europea el 20/03/2001".

También se hace referencia que en España, "a través de la Orden del 4 de febrero de 1994, publicada en el Boletín Oficial Español número 41 del 17 de febrero de ese año, se prohíbe la comercialización y utilización de plaguicidas de uso ambiental que contengan determinados ingredientes activos peligrosos, entre ellos, los cultivos de enterobacterias.
Asimismo, el Boletín Epidemiológico Semanal de España número 3/21-28 "
publicó que se han aislado muestras de origen humano de cepas de Salmonella Enteritidis de fagotipos poco frecuentes que han estado implicados en brotes de toxinfección alimentaria".

Los estudios publicados en un documento emitido por el Instituto de Enfermedades Infecciosas (Analis) de Argentina, en el marco de una comisión creada por disposición del Ministerio de Salud de Argentina señala que en el caso de la Salmonella spp, "se ha comprobado que existen numerosos profagos, que pueden transmitirse entre distintas cepas y están involucrados en la virulencia". Y agrega que la selección de variantes con distitos profagos podría dar origen a la presencia de cepas adaptadas a la colonización de diferentes nichos". Esa comisión finalmente "recomendó no autorizar la importación o elaboración o comercialización de productos plaguicidas en base a enterobacterias". Asimismo recomiendan prohibir su empleo en "protección de la salud de la población".

Alerta en Guárico

A pesar de que el Ministerio de Agricultura y Tierras otorgó el permiso de uso del producto, no se conoce con exactitud fechas y lugares en los que se ha aplicado en Venezuela. A parte del antecedente en Vargas el producto fue autorizado para atacar una emergencia ocurrida en el estado Guárico.

El 30 de enero de 2006, el Ministerio de Agricultura y Tierras decretó la emergencia fitosanitaria en el municipio Francisco de Miranda en el Estado Guárico, debido a la presencia de ratas que atacan las plantaciones de arroz, según fue publicado por la Agencia Bolivariana de Noticias. En efecto, el decreto está publicado en la Gaceta Oficial número 38.368, de fecha 30 de enero de 2006, cuatro meses antes de que este ministerio le otorgara el permiso a los Laboratorios Proemui para la comercialización y uso del producto biológico cubano Biorat. En la nota de prensa se señala que con el decreto autorizó la importación y utilización del Biorat en tanto existiese la emergencia. A pesar de la autorización, los agricultores y autoridades locales optaron por enfrentar la emergencia utilizando otros productos de origen químico.

El caso expuesto por la Fundación Aguaclara fue denunciado ante la Comisión de Ambiente de la AN en junio de 2006. Por esa denuncia la comisión abrió una investigación para lo cual envió comunicaciones al MAT a fin de interpelar a los funcionarios que dieron el permiso de utilización del producto. Sin embargo, a pesar de las convocatorias realizadas por esa comisión parlamentaria, los funcionarios nunca acudieron. La última comunicación desde la Asamblea fue dirigida a Elías Jaua, ministro del MAT, el 25 de abril de 2007, pero tampoco hubo respuesta.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog