Suelo patrio

Por Venezuela Real - 29 de Julio, 2007, 21:10, Categoría: Gente de Chávez

MILAGROS SOCORRO
El Nacional
29 de julio de 2007

Muy lógico que un gobierno se plante con toda energía para impedir que algo, lo que sea, mancille el suelo de la patria.

Más aún, es su deber. Y por eso debe tener muy claro cuáles son las acciones o el entramado de situaciones capaces de afrentar al país, de dañarlo, de empobrecerlo y de comprometer su futuro, que sería la manera contemporánea de aludir al mancillamiento de la patria, una frase que, como todas las de entonación decimonónica, es sospechosa de producir un efecto solemne, pero sin ningún contenido.

Pero supongamos que el vicepresidente Jorge Rodríguez habló en la jerga de los próceres porque estaba saliendo del Panteón Nacional y se encontraba impregnado de los óleos que ponen el ánimo en clave de egregio; y fue así como declaró que "aquí no puede venir ningún extranjero a mancillar el suelo de la patria". Como estaba repitiendo lo que había dicho el Presidente días antes, habrá pensado que las palabras originadas en tan alta fuente deben ser reproducidas con el tono de un cuadro de Tovar y Tovar o de Michelena que hubiera echado a hablar.

Mas no nos detengamos en lo ecuestre.

El punto es que el alto funcionario suscribe el compromiso de no permitir que nadie ponga en felpudo tricolor sus patas sucias. Y los testigos de la plúmbea determinación nos preguntamos cómo es que el acto de habla de un forastero criticón mancilla el suelo patrio, pero no lo hacen las incursiones de guerrilleros, paramilitares y otros malandros que traspasan las fronteras y vienen al Táchira o al Zulia a matar venezolanos, a secuestrarlos, a extorsionarlos; ni tampoco los ejecutivos, falsos o verdaderos, que ingresan por los aeropuertos con el fin avieso de participar del festín de los recursos de Venezuela.

¿Esa pisada no mancha? ¿La sangre venezolana, derramada por mano criminal, extranjera o nacional, no es mácula que afea el paisaje y lo pervierte? ¿O es que el suelo de la patria está ávido de la sangre de sus hijos y aunque corra a raudales nunca será un borrón que lo envilezca? La acera donde duerme el niño en situación de calle o el mendigo; la panadería donde caen cuatro víctimas mortales y varios heridos de gravedad por ráfagas de ametralladora; la cancha deportiva, repleta de bachilleres, donde dos bandas enemigas zanjan a tiros su conflicto; el pasillo donde hacen cola durante toda la noche los afiliados al Seguro Social o los venezolanos que aspiran a un pasaporte; el calabozo donde pasa sus días el preso político; el descampado donde, a falta de aula, oyen clase unos niños; la esquina del restaurante donde se arreglan negocios espurios a costa del Estado; la pista del aeropuerto que retiene en sus ojos el científico, el profesional, el talento que debe fugarse de Venezuela porque no encuentra perspectivas para su desarrollo; el despacho que ocupa el funcionario sin más méritos que una gorra o una vieja camaradería; la tumba donde yace el muchacho asesinado por delincuentes que ninguna justicia ha señalado ni encarcelado, ¿son suelo de la patria mancillado? ¿O es que la única manera de ultrajarlo es afirmando que Chávez es un autócrata, que es el mandatario que le ha salido más costoso al país y que su ineficiencia sólo puede medirse con la vara de su exhibicionismo? No. Se me dirá. La única manera de mancillar el suelo patrio es que esas aseveraciones sean hechas por un extranjero. ¿Y qué es un extranjero en Venezuela? El chiste cruel diría que un extranjero en Venezuela es aquel que controla la Extranjería. Pero esto no es un chiste, sino un hecho terriblemente real como también lo es la existencia de muchos –¿quién puede saber cuántos?– ciudadanos que no han nacido en Venezuela, no son hijos de venezolanos ni han estado residenciados aquí el tiempo necesario para tener la nacionalidad y, sin embargo, la tienen. Pisan por primera vez el suelo patrio y no son extranjeros. Tienen el pasaporte y están inscritos en el Registro Electoral Permanente. ¿De qué estamos hablando, entonces? Estamos hablando de que el extranjero al que se refieren tanto Chávez como su eco marmóreo es aquel que disiente; el que hable mal del Gobierno, como ellos dicen. Y ese extranjero será expulsado de su propio país, que ya no será suyo, que ya ni siquiera será un país sino una república socialista, que, como la historia ha demostrado, no es lo mismo y podría ser lo contrario.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog