Vivir en zozobra

Por Venezuela Real - 29 de Julio, 2007, 20:16, Categoría: Seguridad/Inseguridad

TULIO HERNÁNDEZ
El Nacional
29 de julio de 2007

Las opiniones emitidas la semana que hoy concluye por el alcalde metropolitano Juan Barreto en torno al tema de la inseguridad y los medios de comunicación, además de incurrir en mentiras explícitas, exhiben de manera por demás transparente las creencias profundas del equipo gubernamental sobre la relación entre gobierno, ciudadanos e información.

No tienen pérdida.

El alcalde miente a conciencia cuando trata de hacernos creer que los índices de inseguridad del presente son exactamente "los mismos que existían en 1998" (El Nacional, 26 de julio de 2007) cuando concluía el segundo gobierno de Caldera. Basta revisar datos de fuentes tan diversas como el Centro para la Paz y los Derechos Humanos o el Laboratorio de Ciencias Sociales, ambos de la UCV, o los de la misma División de Estadísticas del Cicpc para verificar de manera inequívoca la forma dramática como se ha incrementado el delito, los homicidios, las muertes por resistencia a la autoridad, los hurtos y los robos desde entonces hasta hoy.

Tomemos sólo algunos ejemplos. Cuando se revisa el cuadro histórico de homicidios y se le añade lo que el Cicpc califica como "resistencia a la autoridad" y los que se encuentran "en investigación" encontramos para el año 1998 la cantidad de 7.076 casos registrados, mientras que ya para el año 2004 la cifra asciende dramáticamente a 16.167 lo que significa una variación por el orden de 128%. El incremento se hace aún más dramático en las cifras del año 2006, el más violento de la última década venezolana, pues si se incluyen los tres renglones la cifra asciende a 17.614 homicidios lo que representa un promedio de 48 homicidios diarios, cifra propia de un país en medio de un conflicto bélico.

De tal modo que es absolutamente faltante a la verdad sostener que los índices no han variado pues si tomamos la tasa de homicidios real por 100.000 habitantes, el indicador usado internacionalmente para establecer el grado de peligrosidad de un país, encontramos que en Venezuela pasamos de más o menos 10 homicidios por 100.000 habitantes en 1998 a la descomunal cifra de 50 durante 2006.

Las comparaciones internacionales nos dan similares resultados. En la reciente visita a Caracas del Alcalde de Medellín, uno de los logros que exhibía con mayor orgullo era precisamente haber reducido a menos de la mitad, en apenas cuatro años, las cifras de homicidios en una ciudad que llegó a ser la más violenta de América Latina. Pero no sólo Medellín sino Colombia en su conjunto ha logrado reducir sus índices de violencia lo que ha colocado a Venezuela en el país más violento de la región Vuelve a mentir el alcalde cuando trata de demostrar que la sensación de que la violencia ha crecido es culpa de los medios privados que en la época del segundo gobierno de Caldera "no hacían grandes campañas, ni se cartelizaban alrededor de la producción de información en torno a la inseguridad". No es verdad. No disponemos del espacio suficiente para dar las evidencias, pero una breve visita a cualquier hemeroteca nos permitiría verificar como a lo largo de la década de los años noventa del siglo pasado, cuando la espiral de violencia comenzó a crecer los medios venezolanos registraron sistemáticamente la preocupación existente en el país por el fenómeno que desde 1991 comenzó a adquirir visos preocupantes.

De hecho, el autor de estas líneas participó en un estudio auspiciado por la Universidad de Los Países bajos y la Católica Andrés Bello, publicado por Monte Ávila en 1993 bajo el título La violencia en Venezuela, en el que ya se hacía un dramático llamado de alerta sobre el crecimiento de la inseguridad y la omisión y parálisis de los gobiernos. Desde entonces periódica y reiteradamente diversos estudiosos han mantenido esa posición de alerta.

Pero lo más importante de la declaración de Barreto es su propuesta de solicitar ayuda de los medios para luchar contra la violencia nada más y nada menos que sugiriendo la idea de que se produzca lo que, según dice, ocurre en república Dominicana en donde hay un acuerdo entre el gobierno y los medios de no publicar "un solo caso de muertos y asesinatos"(sic) para no espantar a los turistas. Es decir, con el mismo argumento que usaban los gobernantes adecos en los tiempos del Caracazo, quienes pedían a los medios que no transmitieran los saqueos porque, según ellos, incitaban a la población a imitarlos, ahora Barreto sugiere que una manera de resolver el problema es ocultándoselo a los ciudadanos. Vía por la cual, y allí está la filosofía gubernamental, terminará proponiendo que para ayudar a combatir la inflación lo mejor que pueden hacer los medios es no hablar de ella. Lo mismo con la corrupción, la escasez de vivienda, el desabastecimiento y pare usted de contar. ¿Os acor








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog