CHÁVEZ como asignatura

Por Venezuela Real - 8 de Agosto, 2007, 18:08, Categoría: Educación

Maye Albornoz
TalCual
08 de agosto de 2007

La ideologización de la educación avanza con lentitud pero en una orientación que analistas y dirigentes gremiales advierten se rige bajo el signo del pensamiento único. Para muchos, el ideario de Simón Bolívar es la coartada perfecta para hacer de niños y jóvenes repetidores de la épica de un militar que fracasó como golpista y ahora como Presidente pretende cambiar el país tal y como lo inventa cada domingo, entre insultos, chistes y aplausos

Ana sueña con ser alguna vez Manuelita Sáenz. Si se le pregunta, la niña de ocho años e inteligencia precoz advierte “porque fue la novia del Libertador, y no hay nadie en este mundo más grande que Simón Bolívar...

después viene el presidente Chávez”. Esta frase pertenece, por ahora, a la ficción. Pero, por los aires que se respiran en la sede del Ministerio de Educación, falta poco para que este tipo de escenas se hagan realidad.

Y cómo no pensarlo, si el mismo Hugo Chávez asume sin tapujos que este es el norte de la educación en la Venezuela socialista del siglo XXI que él dibuja cada domingo en sus Aló Presidente. Quedó claro cuando se preguntó a sí mismo al aire, en el capítulo 287 de su monólogo:
“¿Que si estamos ideologizando?
¡Yes sir, lo estamos haciendo!
Sí o yes, como quiera se lo digo, para barrer la vieja ideología”.

¿Pero cuál es la doctrina que se aproxima? La presidenta de la comisión de Educación de la Asamblea Nacional, María de Queipo –lo reseñó El Nacional el pasado 4 de marzo– responde sin aspavientos:
“Hay que estudiar el pensamiento de Hugo Chávez en los colegios, las universidades, las misiones”.

La parlamentaria zuliana fue la primera en atreverse a destapar el planteamiento, y debe haber gustado arriba, pues con detalles fue tomado como tema central en una de las alocuciones presidenciales, lo que bastó para que el concepto se regara como pólvora y reactivara el tercer motor –moral y luces– que ahora parece tomar cuerpo.

MOTOR ENVENENADO

La discusión del Proyecto de Ley Orgánica de Educación es de vieja data. Corría el tiempo de Aristóbulo Iztúriz al frente del Ministerio y, tímidamente, se ventilaba la idea de conformar “un nuevo modelo: la educación bolivariana que, asentada en los ideales del Libertador, procura la garantía de la equidad y la inclusión”. Pero el plan avanzó con lentitud, tanto que la última versión disponible tiene por data 22 de julio de 2005. Tal vez por eso, Istúriz fue relevado del cargo sin aviso y al sustituirlo Adán Chávez, en marzo de 2007, el proceso comienza verdaderamente a salir del escritorio.

Se ha dicho que en los programas Simoncito –preescolar– y Escuelas Bolivarianas reparten las Cajitas Sociales Listas; que por lapsos completos enseñan, como tema único, el socialismo y las misiones; y que los docentes exhiben franelas alusivas al Che. Se trata de simples detalles, tal vez irrelevantes, pues lo que algunos dirigentes gremiales de la educación denuncian va más allá.

El investigador y coordinador de la asociación civil Asamblea de Educación, Leonardo Carvajal, lo tiene claro desde hace tiempo: en el “nuevo mapa estratégico”, lanzado por el gobierno en noviembre de 2004 como la biblia de la revolución, asoman dos planteamientos sobre el tema:
“La formación en la ética y moral del ciudadano bolivariano, zamorano y robinsoniano” ; el segundo, “profundizar la educación premilitar en los diferentes niveles de educación y misiones”.

Para Carvajal, lo grave es que el primero ya está cubierto, incluso adelantado. Con paciencia de educador explica cada uno de los detalles:
“Las ideologías son construcciones de los seres para analizar la historia y plantearse un futuro deseable.

Hay muchas, pero este gobierno ha venido planteando tres progresivamente:
el bolivarianismo, que se desprende de la teoría del árbol de las tres raíces; el socialismo del siglo XXI y finalmente, el chavismo. A la hora de la verdad, lo que se persigue es enseñar, con sumisión total a los planteamientos de una sola persona y luego, prepararlo para la guerra”.

Tanto así que, mientras Luis Acuña ocupaba el puesto que ahora tiene María de Queipo en la Asamblea Nacional, días antes de que se imprimiera el Proyecto de Ley, como diputado aceptó la sugerencia de Carvajal de incluir en el texto unas líneas referentes a la pluralidad de ideas, en consonancia a lo establecido por la Constitución Nacional en su artículo 102. Según Carvajal, así se imprimió: “La educación regulada por esta Ley se fundamenta en el Ideario Bolivariano, en el humanismo social para la formación del nuevo republicano y nueva republicana, y es abierta a todas las corrientes del pensamiento”.

Lo cierto es que, gracias al “gesto” de Acuña, “tenemos una salvaguarda frente al intento de imponer una ideología. Si Chávez la contraviene, como creemos, siempre podremos apegarnos a ese pedacito de ley para criticarlo”, asegura Carvajal.

QUE SALGAN DE LA CONCHA

De eso se trata la democracia:
participación.Pero, al contrario, surge una nueva denuncia. El sectarismo con el cual, según el investigador, ha avanzado la diputada Queipo en su gestión: “Sólo se reúne con educadores, rectores, ministros y estudiantes bolivarianos. Ni siquiera abre un espacio de discusión, aunque sea por pantalla democrática.

Sólo esperan a que el Presidente diga para hacer”.

Carvajal no avizora nada bueno con respecto a los cambios que pudieran estarse incluyendo en ese Proyecto de Ley que, desde 2005, lee y relee.

Precisamente, el mismo día en que la diputada Queipo pregonaba la siembra del pensamiento de Hugo Chávez en todas las aulas, la periodista Milagros Socorro advertía en El Nacional, que tales planteamientos no pasaban de ser una simple “jalada”, por lo que a tono de chiste, afirmó: “A quién se le ocurre que una persona que se desmelena en un camión 350 –vehículo que conduce la diputada– va a incurrir en zalamerías con el fin de obtener un bien proveniente de la persona adulada. Lo otro es que la catedrática Queipo trata de tú al presidente Chávez. Ese tratamiento tan íntimo anula la posibilidad de que la profesora vaya a incurrir en adulación y con ello sugerir, Dios la libre, que en Venezuela el ascenso en la escala política podría depender del apoyo de una persona, en este caso un pensador tan clave para la instrucción nacional”.

Al ex director de la Zona Educativa del Distrito Capital, Andrés Rodríguez, el chiste de Socorro no le hace gracia. No ve problema en que se tome al presidente Chávez por sabio, pues “¿cuál es el pensamiento del Presidente? El de la justicia social, redistribución de la riqueza y soberanía. Por ser así, entonces que se enseñe Chávez”. Por otro lado, salta en defensa de Queipo al acusar a Carvajal de ser quien se niega a discutir: “No ha ido a ninguna de las reuniones a las que se le ha invitado”. En todo caso, para Rodríguez, “Carvajal no representa a nadie. Ni siquiera ha dado clases.

Esos grupitos crean una ONG financiada en la cuarta república y salen a declarar”.

INVOLUCIÓN DESMEDIDA

Roberto Wallis es papá, abogado y ha dirigido varias sociedades de padres y representantes.

Para él los colegios privados son otro blanco en la mira de la revolución chavista y, en su opinión, en este momento están siendo forzados a sucumbir ante el límite impuesto al aumento de matrícula y mensualidades sin que estas se correspondan con los porcentajes inflacionarios, lo que “hace depender totalmente a la educación privada de las cuotas voluntarias que con carácter solidario los padres aporten a las instituciones”.

Según Wallis, así los colegios no pueden planear con sinceridad su presupuesto, ajustar sus salarios a la realidad ni mejorar la calidad de la enseñanza, lo que trae como consecuencia directa que sólo subsistan aquellas instituciones que reciban subsidios del Estado y que, por esa razón económica, tengan necesariamente que alinearse con su criterio político.

Wallis considera que tal medida “es un golpe de gracia a la libre educación, a través de un arma totalmente política que se disfraza de un respaldo social que no es tal”.

En tanto, para el comunicólogo Antonio Pascuali en el sistema educativo habrá que prepararse para lo peor: “El régimen intenta acabar con todo vestigio de autonomía. La tesis hoy negada en campo social - las cuatro décadas de democraciaera axiológicamente superior en términos éticos y políticos, pues incluía más libertades y pluralismo. Era una democracia imperfecta a la que se quiere oponer hoy una impuesta dictadura perfecta”.

El ministro Adán Chávez no está de acuerdo. Para él, no se trata de aplicar líneas específicas de pensamiento, “sino del beneficio de toda la población con la construcción del socialismo del siglo XXI”.Y ante tales amenaza, responde “A eso no hay que tenerle ningún temor, porque estamos transformando un sistema basado en la educación para el egoísmo, el individualismo y, en definitiva, para el capitalismo salvaje”.Y agrega que, pese a que el gobierno es “víctima” constante de ataques por parte del gremio educativo opositor, los subsidios se han incrementado.

No obstante, el ministro enfatiza en que anualmente deben realizarse los convenios para revisar que se “cumpla la norma” (Últimas Noticias, 31 de julio de 2007).Y ese canon viene por la transformación del currículo.

EL ÚLTIMO RECREO

Lina Salcedo es maestra de una escuela pública, confiesa que es la primera vez que no quiere regresar de las vacaciones para ver a sus niños.

La razón es que luego del 10 de septiembre, además de su jornada habitual semanal, tendrá que dedicar los fines de semana a los “Talleres de formación de docentes bolivarianos” que el Ministerio de Educación anuncia como obligatorios.

Se trata de cursos intensivos en los cuales los maestros recibirán instrucciones para “romper con el viejo sistema educativo y avanzar en la construcción de la ideología socialista: la educación a partir de los valores de una auténtica sociedad, que es la enseñanza para vivir y trabajar en función del colectivo”, según anunció el ministro.

Son instrucciones que, como estilan en el lenguaje gerencial, “se quiere para ayer”. Por eso el curso intensivo, pues en septiembre de este año comienzan las pruebas piloto que luego se extenderán.

Algunos docentes que obtuvieron un adelanto de los “cursos” refirieron el Socialismo del siglo XXI, Tercer Motor “Moraly Luces”, consejos comunales, contraloría social, valores socialistas, fundamentos filosóficos, pedagógicos y legales de la educación bolivariana y misiones educativas como parte del temario de dichas jornadas, según reseñó El Universalel 6 de agosto del año en curso.

Para Wallis, “imponer” este lineamiento político resaltando las oscuridades del capitalismo y las bondades del socialismo constituye una diatriba que no tiene lugar en este momento histórico. “El tema de fondo no es la solidaridad económica con los que menos tienen ni de un sistema contra otro, es la democracia.

Es garantizarse seguidores al régimen político de oficialismo sobre la base de una población limitada en sus conocimientos, que tenga un enfoque único y lineal sobre el sistema socialista que el Estado quiere poner de moda”.

Carvajal está de acuerdo y exige que se diferencie entre la labor de un educador y un propagandista.

Términos que, según él, se confunden en la idea de “docente modelo” y “currículo integral” que el Estado pretende introducir para este año escolar, apoyado por textos que según el ministro Chávez “el capitalismo venía editando”. Pero para el representante de la Asamblea de la Educación, la labor verdadera del maestro está en enseñar todas las corrientes y que sea el alumno quien decida cuál es la mejor. Sin embargo, considera que el desarrollo de los hechos, apuntan al extremo contrario.

Pascuali tiene una visión más optimista, cuando cita la tesis de Karl Mannheim: “El devenir histórico es un péndulo incesante entre Utopías e Ideologías. Las primeras representan la fase expansiva y creadora del cambio social, las segundas su fase conservadora y decadente.

Toda utopía muere en su ideologización.

Por eso, el término ‘ideología’siempre me sabe a fosilización y viaje al cementerio”.

El tiempo dirá cuál bando cavará primero la fosa del otro.Por ahora, el “nuevo” modelo educativo, signado en el ideario bolivariano empieza a imponerse institucionalmente en el programa curricular de escuelas y liceos, avanza en los textos de enseñanza de maestros y profesores y terminarán por imponerse en la mente de los educandos que podrán pregonar en voz alta la palabra democracia participativa, mientras el militar que ganó en 1998 la presidencia y ahora repite que no piensa abandonar el poder, los observa, aplaude y sonríe.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog