Jalar en tiempos de revolución

Por Venezuela Real - 8 de Agosto, 2007, 16:09, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Elides J. Rojas L.
El Universal
08 de agosto de 2007

Venir de lejos a ejercer el jalamecatismo es parte del compromiso revolucionario

Según la historia que cuenta Chávez, en una de las últimas cumbres presidenciales, esas que no sirven para nada pero que no se las pela, los jefes de Estado hicieron fiesta en privado jalándole mecate a Bush.

Muy molesto y apenado señala que esos espectáculos son indignos y reflejan el grado de arrastre al que se puede llegar movidos por el único interés de obtener algún beneficio y estar en la buena con el diablo imperialista.

Pero, al parecer, hay dos tipos de jalamecates. Los malos, que apuntan a donde no es y, los buenos que, más experimentados y facilones, ejecutan sus destrezas con suavidad, dedicación y hasta lo disfrutan. Eso se ve. Son los jalamecates multilingüis socialistas. Más finos y aterciopelados que los aduladores capitalistas, siempre brutales, salvajes y desconsiderados.

Cada vez que aquí inventan un encuentro, cumbre o foro social, se exhibe sin pena la otra cara del espectáculo de arrastrados internacionales, tarifados y colgaditos, traídos desde lejos para hacer el trabajo, indigno y todo, pero en televisión. En francés, en inglés, en árabe, en mandarín, cantonés o algún dialecto africano, suena igual. Una jalada de las buenas, del tipo bomba sólo matagente, tiene los mismos efectos sobre la víctima y más si ésta es de las que les gusta la lisonja y el amapucheo interesado. Y, su alcance siempre será profundamente más efectivo si, además, hay que hacer cola por más de seis horas para ejecutar la gracia ante los pocos televidentes que hayan sobrevivido tanto tiempo las otras columpiadas previas.

Pero vale la pena la espera. Se aprende de todas todas. Escucharemos frases memorables, caras de complacencia inimaginables, coqueteos indecorosos y descarados de doctoras y enfermeras cubanas que por momentos no se sabe exactamente qué clase de profesión ejercen. Pero, digan lo que digan, es una habilidad que con práctica, constancia y bastante desvergüenza se perfecciona.

Una jalada de alto impacto debe estremecer no sólo al comandante de turno sino también a la audiencia. "Usted es la luz que ilumina a la humanidad, nos enseña el camino y la verdad". Es para guardarla en un catálogo. Se puede usar aquí, en Argentina, Jamaica o Croacia. No hay humano que resista una cosa como esa.

"Usted es el líder indiscutible de los revolucionarios del mundo. De usted depende que construyamos un mundo mejor. No nos deje solos". Es otra de colección. Con este torpedo de adulación paga los pasajes, el hotel y las comidas de un tiro y, además, asegura futuras invitaciones. Es una frase impecable. Tiene la fuerza de un misil. No hay manera de sobrevivir, aunque puede dejar paralítica a la víctima o sufriendo de ataques de epilepsia de por vida. Úsese con cuidado, con cautela. Jale, pero con sentido humanitario, con respeto a la vida





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog