Marxismo y paracaidismo

Por Venezuela Real - 9 de Agosto, 2007, 19:50, Categoría: Cultura e Ideas

Eduardo Vásquez
TalCual
09 de agosto de 2007

Todo, piensa el paracaidista, es tan fácil como lanzarse en paracaídas. Leer a un filósofoeconomistasociólogo, historiador, como Marx, que utilizó lo dialéctico heredado de Hegel, sólo precisa de tener el libro en la mano. ¿Está bien traducido? Poco le importa eso al paracaidista. ¿Puede leerse un texto de Marx como se lee un texto de Corín Tellado? Si el lector necesita de auxilio puede dirigirse a los textos de la Academia de Ciencias de la U.R.S.S., si es que queda alguno. Pero allí no hallará a Marx, sino a Stalin, que tenía la siniestra idea de que el socialismo con sangre y terror entra. Sólo alguien que jamás, pero jamás, ha tenido en su mano un texto de Marx puede decirle a una multitud, cuya preparación apenas habrá llegado al sexto grado, que vayan a leer a Marx. Si él mismo, el Ególatra, no ha leído y mucho menos lo ha entendido, ¿cómo puede mandar a otros a leer a un autor tan difícil?

Nuestra pobreza en la interpretación de Marx se revela en que nuestros marxistas se nutrían de los textos editados en la Unión Soviética. Todo el que se desviara de esos textos era un revisionista, esto es, un ser abominable, comparado sólo a un hereje al que había que exterminar. Basta también ver a nuestros filósofos marxistas más destacados. Uno negaba que la contradicción, esto es, uno de los pilares del pensamiento de Marx, tuviera sentido. YMarx la utiliza no sólo como el motor de la historia. Todo el capítulo dedicado al análisis del valor (la célula de la sociedad burguesa) se desarrolla por medio de la contradicción.

Marx dice allí que en ese capítulo utilizó “el lenguaje peculiar de Hegel y se declaró abiertamente discípulo de aquel gran pensador”. Por tanto, quien no conozca la dialéctica del gran pensador no podrá entender la de su discípulo. El otro marxista venezolano fue objeto de nuestras críticas en dos artículos “Reflexiones sobre teoría y método de la economía política marxista de J. R. Núñez Tenorio”, Revista Venezolana de Filosofía, Nº 20 (1985) y “Una lamentable deformación de la dialéctica”, Revista Venezolana de Filosofía, Nº 23 (1987). No fueron respondidos. ¿Dónde estudió marxismo el que manda a leer a Marx? Declararse marxista no es ser marxista.

Stalin pensaba y pregonaba que era marxista e impuso una pseudo-revolución que desprestigió tanto al marxismo que la gente lo rechaza violentamente.

Es comprensible que quien concibe al socialismo del siglo XXI como un cuartel con gente sumisa y uniformada (¿hay mayor signo de sumisión, de renuncia al pensamiento que el uniforme?) y con un jefe que sabe mandar, sea un admirador de Stalin. Recordémosle a Yo el Supremo este texto de Marx:
“Para nosotros, el comunismo no es un estado que debe implantarse, un ideal al que haya de sujetarse la realidad. Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera al estado de cosas actual” (Ideología alemana). El comunismo, según Marx, se gestaba en el vientre de la sociedad burguesa, se desarrollaba en su seno y ella, dentro de sí misma, engendraba su propia negación. Esta se encontraba en la clase obrera. No se engendraba el comunismo en un cuartel, en la cabeza de un Mesías que pregonaba la buena nueva, la redención y la salvación.

El comunismo era el resultado de un proceso histórico y no el ideal por realizar de un puñado de juramentados que se proponen realizar un ideal con fusiles y paredones.
 
 






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog