Un magnate y un cura en una pobre AN

Por Venezuela Real - 9 de Agosto, 2007, 19:14, Categoría: Política Nacional

DOMINGO ALBERTO RANGEL
El Mundo
09 de agosto de 2007

Vagabundeando con el control remoto del televisor en busca de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tropecé al azar con la transmisión de la audiencia celebrada en una de las Comisiones de la Asamblea Nacional para averiguar, según creo, hechos relacionados con el 11 y 12 de abril históricos. Oyó la citada Comisión a dos testigos o expositores, el señor Wilmer Ruperti y el padre José Palmar.

Ruperti habló con la soberbia de un capitán de empresa que narra a sus socios menores sus "hazañas" mercantiles. En su palabra había el desdén del amo cuando debe dirigirse a un cónclave de seres considerados inferiores a él. Para que no hubiera duda de la caridad que hacía al comparecer ante aquella Comisión, mencionó, con confianzudo tono de "vale corrido" a altísimos jefes del gobierno actual. Y con ellos pasó de la confianza a ese desdén cariñoso del terrateniente ganadero cuando pasa revista a sus orejanos. Por él, podría inferir alguien escuchando sus palabras, se salvaron en esos días de abril y en los de la huelga petrolera, tanto el régimen como la misma patria. Los tanqueros del señor Ruperti, las conexiones del señor Ruperti, los dineros del señor Ruperti salvaron a la patria en aquellos meses largos de la huelga petrolera. Y como la patria ahora es el comandante Chávez, el señor Ruperti, agradecido y exacto así lo reconoció.

La cámara de la televisión se detenía con especial insistencia en Luis Tascón, miembro de la Comisión que realizaba la audiencia. No era el temido Luis Tascón de la infame lista, no era el Luis Tascón que envió con tal lista al hambre o a la necesidad a miles de personas despedidas por la Administración. Era ahora, frente a las cámaras de la televisión, un personajillo de ojos asombrados, de rostro inmóvil mientras Ruperti explicaba cómo después de llamar a cada uno de los jefes de Tascón, procedía a comunicarse con Londres o con Houston para ordenar la compra de millones de litros de gasolina destinados a Venezuela donde la huelga agarrotaba las refinerías.

UN CURA TRABUCAIRE

El show sin embargo iba a pertenecerle al cura José Palmar. De cura tiene poco este caballero y de cristiano tal vez nada. José Palmar es un viejo caudillo rural disfrazado de sacerdote. Al verlo, pero sobre todo al oírlo, se piensa en Venancio Pulgar no en un ministro de la Iglesia. Del cristianismo tiene ese hombre lo que haya de guerrero en esa religión. Es Godofredo de Bouillon amolando sus espuelas en los viejos castillos de Francia antes de emprender su cruzada en Tierra Santa, o es el papa Hildebrando sometiendo a Enrique IV de Alemania a la cruel humillación de Canossa. Los ademanes de este cura Palmar y el leguaje y, en especial, el espíritu que lo domina, pertenecen al caudillaje venezolano, no vienen o no evocan jamás la humildad pastoral del sacerdocio.

Para jalonar su espíritu de caudillo, el cura dejó allí mismo, en el salón donde se realizaba la audiencia, una gigantesca perla que sembró entre los parlamentarios el pánico sordo, el terror recóndito que enmudece las lenguas y apaga los corazones: si yo dijera aquí todo lo que conozco, el Gobierno caería de inmediato. Aquello obligaba a los miembros de la Asamblea allí presentes a declararse en sesión permanente hasta que el cura revelara ese secreto. Las autoridades, y la Asamblea debe saberlo, que conozcan de un delito a punto de perpetrarse, deben hacer lo posible por evitar su consumación.

Ningún miembro de la Asamblea dijo palabra alguna sobre tan grave confesión. Todos callaron, congelados por la sorpresa y tal vez, con mayor probabilidad, ateridos por el anonadamiento. El cura Palmar se convirtió, desde ese momento, en gigante energúmeno que golpeaba las espaldas de los parlamentarios y a éstos no les quedó más alternativa que pasar de falsos leones a ruines ratoncitos de una farsa política.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog