Diario El Tiempo de Bogotá presenta paradoja económica venezolana

Por Venezuela Real - 13 de Agosto, 2007, 13:49, Categoría: Economía

Aristimuño Herrera & Asociados
Banca y Negocios
13 de agosto de 2007

Señala que un sector de la población se ha desbocado hacia el consumo y los lujos están a la orden del día, mientras escasean los alimentos más básicos. Mayor dependencia de Venezuela, riesgo para exportadores colombianos.

Un trabajo del diario El Tiempo de Bogotá, presenta un análisis sobre la realidad económica de Venezuela, donde se presenta una extraña paradoja: Un sector de la población se ha desbocado hacia el consumo y, los lujos, están a la orden del día, mientras escasean los alimentos más básicos.

El gobierno de Hugo Chávez ha podido aumentar los sueldos sostenidamente, impulsar una política de créditos al consumo (cuyo volumen aumentó 100 por ciento en el 2006) y crear las "misiones" o programas sociales que lo convierten hoy en el máximo patrón del país con 1,6 millones de empleados, en contraste con los 848.000 que tenía en 1998.

El salario mínimo en Venezuela subió 20% este año. En el 2006 tuvo dos alzas.

Hay tanto dinero en la calle que los centros comerciales son el nuevo gran pasatiempo y, según un estudio de Datanálisis, en noviembre de 2006 ya el 90 por ciento de la población los visitaba.

El consumo en ellos pasó de 8.390 millones de dólares en 2005 a 14.378 millones de dólares en el 2006.

Mayor dependencia de Venezuela, riesgo para exportadores colombianos

Hace 10 años las exportaciones hacia Venezuela representaban 8,5 por ciento del total, hoy equivalen al 13,6 por ciento y se prevé que cada vez pesen más.

La previsión para este año del comercio binacional para este año es de 5.000 millones de dólares.

Lo anterior, gracias al auge consumista de Venezuela. Esto lo han experimentado en especial las empresas de alimentos, muebles y vehículos.

Es el caso de Alpina, que este año está vendiendo más yogures, leches, quesos, y arequipe en Venezuela.

Sin embargo, Javier Díaz, presidente de Analdex, dice que las mayores exportaciones también implican una mayor dependencia de Venezuela, que puede ser peligrosa.

"Los riesgos de esa dependencia se han visto en el pasado, pues Venezuela ha tenido ciclos de crecimiento de diez años y luego registra fuertes caídas. Puede que esta vez el ciclo dure más, dado que no hay pronóstico alguno de rebajas en el precio del petróleo, pero hay que ser cauto", dice Díaz.

"El aumento de las exportaciones pese a la caída del precio del dólar tiene nombre propio: Venezuela. Con el vecino se ha compensado incluso la caída de las ventas a EE UU", agregó Díaz.

Para el dirigente gremial, a la hora de invertir en Venezuela, no sólo se deben mirar los factores económicos, sino los políticos, pues hoy ese país no depende de una institucionalidad, sino de las decisiones del presidente Chávez.

Precisamente, esa es la queja de empresarios santandereanos que hace cinco años fueron invitados a invertir en el sector agroindustrial.

Les ofrecieron tierras baratas y crédito, pero los que aceptaron hoy están decepcionados, pues argumentan que falta de mano de obra calificada, infraestructura en servicios públicos, y hay delincuencia e inestabilidad política.

Un ganadero consultado por El Tiempo, contó que por estos días la Guardia Nacional de Venezuela llega a las fincas a escoger el ganado que se debe sacrificar y a imponer el precio: "Así no se puede invertir allá; el día que nos ofrezcan todas las garantías, muchos nos iremos a montar grandes proyectos, porque las tierras venezolanas son muy buenas".

"Gasto no se sostiene ni con petróleo a US$ 200"

En lugar de la inversión extranjera o privada, la principal inspiración de la economía venezolana es ahora la construcción de un "socialismo petrolero", como lo bautizó el presidente Chávez.

Y el socialismo a la venezolana parte de una expansión sostenida del gasto público. El Gobierno ha creado una red de "misiones" que agrupa a más de 15 nuevos programas sociales -Misión Barrio Adentro (salud), Misión Robinson (alfabetización), Misión Árbol (reforestación), Misión Vuelvan Caracas (cooperativas)-, entre otras, que han absorbido en cinco años a más de medio millón de personas como nuevos empleados.

Para construcción de vías o viviendas, y para financiar parte de los programas sociales, se crearon fondos administrados por el Gobierno prácticamente sin control. El más importante es el Fonden (Fondo de Desarrollo Económico Nacional) que cuenta con más de 15.000 millones de dólares y este año recibirá 6.000 millones más.

El economista y político, Teodoro Petkoff advierte: "Uno de los errores que uno puede cometer es creer que ese inmenso gasto público que sostiene al Gobierno se va a ver en aprietos solo si bajan los precios del petróleo. A Chávez ni que el barril de petróleo esté a 100 ó 200 dólares le alcanza para sostener, en el mediano plazo, esta política de gastos. No es por casualidad que el único país de América Latina con inflación de dos dígitos es Venezuela".

El Gobierno también promociona una red de más de 181.000 cooperativas y el financiamiento de un plan que durante el primer semestre de este año entregó 1.676 microcréditos por 22.400 millones de bolívares (10 millones de dólares). Desde 1999, el Gobierno ha entregado 30.983 microcréditos que totalizan 91 millones de dólares.

Ilva Mora, directora del Centro de Investigación y Documentación de Profesores Universitarios sobre el Área Productiva dice que a través de las misiones y el cooperativismo, el Gobierno ha logrado "de alguna manera disminuir la tasa de desempleo, aunque de una forma no muy ortodoxa, pues el empleo formal con contratos y beneficios no ha aumentado. Y siempre hay que tener claro que un 58 por ciento de la población activa venezolana trabaja en el sector informal".

Gastos en lujos y bienes suntuarios

Una de las muestras de la prosperidad que se respira es querer comprar un carro nuevo, como lo intenta César Maneiro, un joven técnico en computación que ya tiene su vehículo asignado, pero espera con paciencia los 3 ó 4 meses que le tocan.

Le tocan porque el volumen de la demanda no cesa (el año pasado se vendieron 50,34 por ciento más carros que en el 2005, un total de 343.351 unidades), y los concesionarios apenas dan abasto en engrosar el gran estacionamiento en que se ha convertido Caracas.

Otros menos afortunados, como Ledis López, no pueden comprarse un carro, pero tienen un celular digital de lo más actualizado. Ledis es una colombiana que limpia casas, vive en un barrio y tiene cuatro hijos, pero reconoce que además del teléfono, ahora cuando consigue puede comprar un poco de carne y pollo para su "ranchito". Y sonríe cuando asegura que si las cosas siguen así, "a final de año podré cambiar mi TV en blanco y negro por una a color", sobre todo porque está en la lista para ingresar al programa social Madres del Barrio, que le daría una pensión mensual.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog