Pepé Eliaschev: "Los 800 mil dólares del avión son apenas la punta del iceberg"

Por Venezuela Real - 13 de Agosto, 2007, 15:17, Categoría: Corrupción

Roberto Giusti
El Universal
13 de agosto de 2007

Para Pepe Eliaschev la candidatura de Cristina Kirchner surgió de un "dedazo" presidencial que desconoció la voluntad popular
"Hace muchos años entra a la Argentina dinero venezolano y no precisamente para financiar obras de caridad"

El escándalo del maletín, pese a las apariencias, no agrietará los vínculos de Hugo Chávez con la pareja Kirchner que, según el periodista argentino Pepe Eliaschev, no cuestiona la tesis de Chávez como "alternativa ante la barbarie neoliberal". Eliaschev vivió una experiencia que nunca le ocurriría a un periodista venezolano: Kirchner lo sacó de Radio Nacional junto con su programa "Esto que pasa" luego de cinco años en el aire. Un gesto de despotismo mediático que sería imposible en Venezuela porque aquí ni por asomo entraría una voz disidente en el monopolio estatal de los medios. El Universal conversó a la distancia con Eliashev sobre el caso del maletín y sus repercusiones.

-Tras el escándalo de la valija con 800 mil dólares, el presidente Kirchner reaccionó airadamente, alegando que en su gobierno no se protege a los corruptos e incluso pidió explicaciones a Venezuela. ¿Crees que sólo el gobierno de Chávez es el que debe ofrecer esas explicaciones?
-En mi país no hay violencia física que no haya comenzado con la degradación verbal y con el uso prepotente de los modos por parte del poder político del Estado. Kirchner es el exponente más arquetípico de este modelo vociferante. La peste del maltrato sistemático empapa todos los ámbitos. En lugar de marcar los matices de las diferencias de contenidos, los maltratadores seriales se encarnizan con la gente de carne y hueso. En lugar de debatir, sacuden con mandobles hirientes a sus adversarios, los lastiman con el sarcasmo o, directamente, asesinando todo vestigio de construcción orgánica común. Ése es el concepto imperial del "será pingüino o será pingüina" del presidente Kirchner, quien amenazaba, antes que proclamarla, a su esposa como candidata. El mío es un país donde hasta mujeres que se dicen feministas asumen perfiles de machos bravíos.

-En el caso del avión con ejecutivos de Pdvsa y Enarsa, ¿quién le pagó a quién y con qué fines?
-Ahora mismo no lo puedo certificar, pero no te equivoques, esos 800 mil dólares son apenas la punta del iceberg. Hace muchos años que está entrando mucho dinero venezolano a la Argentina, por canales no convencionales, y no precisamente para financiar obras de caridad.

-El funcionario destituido, Claudio Uberti, quien viajaba en el avión, ¿tiene esa cercanía que le atribuye a Kirch-ner y al propio Chávez? ¿Cuáles son sus antecedentes y sus vinculaciones con el gobierno venezolano?
-Uberti acompaña a Néstor Kirchner desde hace muchos años, cuando el ahora presidente argentino era gobernador de la provincia de Santa Cruz, en la Patagonia. Fue un protegido especial del todopoderoso ministro de Planificación de Kirch-ner, Julio de Vido, otro que viene del sur y estuvo junto a su jefe desde el comienzo. A Uberti le dieron el cargo formal de regulador de las concesiones viales, pero en verdad era "el" hombre de Kirchner y De Vido para los negocios con Chávez. Chávez lo llama aquí en público simplemente Claudio, y se caracteriza por su prepotencia, sus desplantes, su adicción a las mujeres y por gastar mucho dinero y sin pudor.

-¿Rodarán otras cabezas, incluso la del ministro de Planificación De Vido?
-Lo dudo mucho, pero nada es imposible. En la Argentina de hoy se están destapando muchos negocios "non sanctos" y todo se ha hecho muy imprevisible. Pero si tocan a De Vido es porque el agua habría llegado al cuello. No es imaginable que eso suceda, al menos ya.

-El incidente del maletín ha llevado a muchos de teorizar con una especie de "subimperialismo" que Chávez pretende imponer a base de petrodólares y eso significaría la exportación de un "modelo" que incluye la corrupción. ¿Lo ves como algo factible?
-Chávez viene financiando a grupos piqueteros argentinos hace ya varios años, prácticamente desde antes que Kirchner llegara al poder. No es una novedad. Su embajada en Buenos Aires es muy activa y tiene muchos recursos. Así que, mientras el Gobierno de Kirchner se financia con los bonos comprados por Chávez y le paga tasas altísimas, lo cual no es responsabilidad de Venezuela, sino de la Argentina, Caracas sigue lubricando a grupos partidarios en Argentina, que lo reverencian más a él que a Kirchner.

-A pocas semanas de las elecciones presidenciales de octubre y tras casi 24 años de democracia, ¿cómo evalúan los argentinos la posibilidad de una dinastía Kirchner y qué valor le dan a las instituciones democráticas?
-Nunca fue menor la demanda social de democracia que en este frío invierno argentino de 2007. Hay que remontarse a la primavera de 1983 para extrañar esa pulsión enérgica de participación y dinamismo republicano que entonces sacudía al país. Hoy, en cambio, nos hemos arrellanado en una apaciguada e inofensiva condición espectadora. Alcanza con analizar los avatares de Cristina Kirchner en España, para advertir el triste estado argentino en materia de vigencia de las instituciones.

-Pero Cristina Kirchner plantea que ella tiene su propia carrera política y Chávez acaba de decir en Buenos Aires que "hasta las piedras" saben que ella ganará. ¿Ella es ella o es solo la persona que deja en funciones su marido?
-La heredera de Kirchner se ofusca cuando la ven como continuidad conyugal de la gestión de su marido. No debería enojarse tanto. Dice ella que tiene "mucho en común" con Hillary Clinton, pero la ignorancia y una sospechosa molicie del periodismo le permiten tejer de afirmaciones falsas. Le preguntan por qué se parece a Hillary Clinton y responde, con aldeano entusiasmo: "¡las dos somos abogadas, senadoras y mujeres de presidente!".

-¿Son comparables Cristina y Hillary?
-¿Puede compararse el itinerario de Hillary con el de la senadora argentina? Creo que no. Sin embargo, como la comparación no la satisfizo, Cristina Kirchner fue por más: en su reciente comparecencia ante la TV española reclamó como rasgo de su superioridad que ella está en política antes que su marido Néstor, mientras que, explicó, Hillary se dedicó a la política y logró ser elegida senadora por Nueva York cuando su marido dejó la Casa Blanca. "Creo que es distinto", remató.

-Da la sensación de que un gobierno de Cristina Kirch-ner representaría grandes cambios respecto de los cuatro años y medio de gestión de su marido. ¿Es así?
-Cristina Kirchner hizo en su reciente viaje a España, en cuentagotas y de forma extraordinariamente artificial por lo estudiada, lo que no hace ni piensa hacer en la Argentina: habló con periodistas (españoles), consultó a políticos opositores (españoles), fue y volvió sin explicarles nada a sus compatriotas, envuelta en histriónico triunfalismo, ese rasgo de quienes jamás piensan rendirle cuentas a nadie. Pero dejó algo bueno y eso debe ser subrayado: aceptó, en plan autocrítico, que tiene la fea costumbre de levantar su dedo admonitorio cuando habla en público. Prometió corregirse. Por algo se empieza.

-¿Cómo juega y cuánto influye la relación especial que los Kirchner tienen con Hugo Chávez?
-Es que desde las mismas trincheras chavistas y pro iraníes se sostiene que, con Cristina electa presidenta, la Argentina se alineará particularmente junto a Hugo Chávez, al que denominan como "alternativa clara a la barbarie neoliberal-conservadora en el mundo que encabezan Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel". Cristina y su marido no dicen esas cosas, pero tienen amigos poderosos que las dicen al lado de ellos y la pareja presidencial no reacciona ni las cuestiona demasiado.

-Entonces, ¿hay cero diferencias entre ellos? ¿Es posible que un marido instale a su cónyuge como sucesora?
-El acto de entrega del poder entre cónyuges es audaz y sumerge a la Argentina en un océano de incertidumbres amenazantes. Alguien dijo que el presidente Kirchner hizo el acto político-civil de más alto riesgo de su presidencia: la designación de su heredera testamentaria. Si la senadora pierde en octubre, ningún peronista querrá oír hablar más de él. Pero si gana, es probable que su vida política siga el ritual de Menem, sometido por Duhalde y de Duhalde sometido por Kirchner. Creo que hay abismos de insondable peligrosidad y nuestro presidente, que es abogado, no advierte que el testamento es un acto de disposición de bienes para después de muerto. En cambio, en este caso, la sucesión se abrirá en vida del testador. Es obvio que la heredera recibirá los bienes con beneficio de inventario, una figura civil, pero también política, en la cual las deudas que hayan quedado no están a cargo de la sucesión. Ése es el corazón del problema: el legado de Néstor Kirchner impacta en la gestión que podría ejecutar la senadora. ¿Es ella lo mismo o, sombrío pensamiento, menos de lo mismo? En cualquier escenario, expresa una sociedad regurgitante y el retorno inexorable de una configuración inmodificable, la de un peronismo eterno, inoxidable e inasible.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog