El maletín de Antonini

Por Venezuela Real - 16 de Agosto, 2007, 14:13, Categoría: Estado de Derecho

Diego Bautista Urbaneja
El Universal
16 de agosto de 2007

Las tendencias son todas negativas. Hace tiempo que el Gobierno no sale airoso en nada

La reacción habitual ante cosas como la que ocurrió en Buenos Aires con el maletín del señor Antonini, era la de considerarlas como un trapo rojo, un pote o una cortina de humo que lanzaba Chávez para distraer la atención de los problemas del país. Se ponderaba la habilidad con que lo hacía, se subrayaba la subestimación en que sus adversarios incurrían al estimar sus capacidades, y se comentaba la facilidad con la que todos -menos el que hacía el comentario- caía en las trampas que ponía ese diestrísimo político.

Sin entrar a discutir cuánto había de verdad en ello y cuánto de una curiosa tendencia sadomasoquista en muchos comentaristas políticos, lo que en este momento corresponde es constatar que esa idea de los trapos rojos ya no aplica.

La idea del trapo rojo, de la cortina de humo, etcétera, supone que el que lo pone o la tira puede separar la maniobra de distracción de aquello que quiere ocultar con ella. Que puede, digamos, mantener aparte un determinado escándalo y sus efectos, de los problemas sustanciales que tiene el país, de modo que cuando la gente pone su atención en aquel, la quita de éstos.

Una estopa

Ahora todo converge, se mezcla, constituyendo una estopa donde cualquier hilo conduce a todos los demás. La atención que se pone sobre una cosa no nos aleja de las otras, porque esas otras están cerca, muy conectadas con la que nos atrae en el momento. De modo que por poco que se quiera seguir la pista del escándalo que supuestamente debía desviar la atención, nos encontramos con los problemas sustanciales, aquellos de los que Chávez quiere que nos olvidemos. El maletín de Antonini, por poco que tiremos de él, nos lleva a los reales que se están gastando fuera, a la corrupción en Pdvsa, a la impunidad, al problema de los taladros, al descenso de la producción petrolera, a la carretilla del padre Palmar, a que el dinero comienza a no alcanzar, a que el financiamiento de las misiones empieza a flaquear, a que la inflación no cede, a que el PSUV no arranca, a que el PCV se alegra de no haberse disuelto, a que en tales circunstancias Chávez no halla cómo meter su reforma petrolera.

Lo mismo pasó con la Copa América. Una combinación de cosas echó por tierra las esperanzas políticas que el Gobierno seguramente puso en ella.

Las letanías

La posición oficialista es netamente defensiva. El compás argumental oficialista es cada vez más estrecho. Se reduce a dos temas, que ya tienen nivel de letanías: la conspiración mediática y la mano del imperio. La propaganda oficial tiene el tono gris de los regímenes totalitarios, y los márgenes de libertad que quedan lo hacen ver con nitidez. La posición tiene que ser defensiva porque, en cuanto al Gobierno se refiere, no existe, ni va a existir, ningún elemento de dinamismo positivo en el país. Las tendencias son todas negativas. Hace tiempo que el Gobierno no sale airoso en nada. Lo único que podría ser un elemento dinámico, la organización popular que este Gobierno dice promover, tiene que ser mantenido al nivel de la farsa y del control, porque si se le deja que desarrolle su fuerza democrática, su tendencia natural será a chocar con el proyecto de poder total de Chávez. Ya no hay trapos rojos. Cualquier noticia negativa incendia el pajonal de hechos negativos que tiene al lado, y todo viene a la mente al mismo tiempo.

Todo lo cual nos lleva al verdadero tema de Chávez: la reforma constitucional. Chávez no encuentra ángulo de tiro. Las cosas que han salido no le interesan a la gente y mayormente tienen que ver con el poder de Chávez. Ninguna significa un adelanto de lo que existe en la Constitución del 99. Chávez no encuentra qué ponerle que vaya en esa dirección. Indicio de ello es su oferta más reciente: darle a las misiones rango constitucional. Es decir, lo que ya hay, y en proceso de desgaste, pero ahora en la Constitución. Lo tomo como señal de que aún no ha encontrado nada nuevo que ofrecer. Seguro que lo está buscando.

Las encuestas, en cuanto a la figura de Chávez se refiere, se mueven de un lado para el otro. Es difícil encontrar un patrón, una tendencia. De manera que no es seguro que las tendencias objetivas negativas se estén traduciendo en un descenso del respaldo popular de Chávez. Pero algo hay, algo sabe o intuye Chávez, que lo hace sentirse inseguro en cuanto al lanzamiento de la reforma constitucional, siempre temiendo que cosas como el maletín de Antonini revuelvan un avispero general que no va en su favor y que desnuda o recuerda demasiadas cosas.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog