¿Y los otros partidos? - Socialismo único

Por Venezuela Real - 19 de Agosto, 2007, 12:13, Categoría: Estado de Derecho

El Editorial
El Nacional
19 de agosto de 2007

El barroquismo de las propuestas de reforma constitucional presentada la larga y fatigante noche del miércoles 15 por el Presidente de la República a la Asamblea Nacional ha sembrado la desazón y la confusión en vastos sectores de la población. Una de esas propuestas pretende hacer de Venezuela una "república socialista" a imagen y semejanza del ideario (si es que puede usarse esta palabra), de una revolución que no reconoce otras alternativas ideológicas y que proyecta las reformas para un régimen sin límites en el tiempo.

Se trata de algo de fondo, de una alteración tan radical que afecta la esencia de lo que hemos sido los venezolanos a lo largo de nuestra historia, inclusive en los días de la colonia española cuando se podía ser liberal o conservador, y en algunos tiempos de tolerancia, incluso librepensadores.

Con la reforma que nos consagraría como "país socialista", entraríamos a ser dominados por un sistema tan absolutista como el de algunos monarcas españoles. En este país hubo guerras civiles, pero en el siglo XIX nadie prohibió ser liberal o conservador, e, incluso, profesar ideologías más avanzadas. Nadie le prohibió a Bolívar que fuera revolucionario en una época y conservador en otra.

Eso es lo que ocurre ahora, al consagrar a Venezuela como un país sometido a determinada ideología, y que así sea definido en la Constitución no quiere decir otra cosa que la prohibición de todas las otras maneras de pensar que no estén dentro de los límites de ese presunto socialismo.

Es obvio que una propuesta de esa naturaleza no puede aceptarse bajo ninguna circunstancia. No sólo deforma nuestra identidad de país pluralista, sino que establecería una discriminación política, creando ciudadanos de primera, los socialistas así llamados, o los que no lo sean y pretendan optar por otras manera de pensar, de concebir el mundo y de interpretar el destino de la nación.

No sólo se alteran nuestra tradición y nuestra idiosincrasia, sino que se decreta una especie de "gulag" soviético para el resto de la población que, paradójicamente, puede ser la mayoría de los venezolanos. Que lo es, ahora, porque "ser socialistas" no se decreta ni viene por correo, ni basta para serlo con ponerse una franela roja. Salgan de ese engaño, bájense de esa nube, pongan por favor los pies sobre la tierra, y acepten debatir sin temer a las instrucciones que les dejaron la noche más larga del año.

Así fue ese miércoles de propuestas tan inverosímiles que demoraremos tiempo para digerirlas. Una definición constitucional como esa de ponerle una etiqueta a la nación y al sistema, encasillando a todo el mundo, condenando a las grandes mayorías a ser eunucos políticos, es algo que pugna contra las mejores tradiciones de nuestro país.

Tener estas pretensiones en el siglo XXI, no deja de ser insólito. De manera que el asunto requiere no sólo un debate a fondo, librado entre quienes puedan, pero sobre todo la consideración ponderada por parte de quienes están en poder de no alzar la mano.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog