Terremoto en Perú: Hugo Chávez envenena el rescate

Por Venezuela Real - 21 de Agosto, 2007, 18:46, Categoría: Injerencia de/en Venezuela

Ángel Sastre
La Razón - España
21 de agosto de 2007

Envía ayuda humanitaria etiquetada con su imagen y la del líder populista Ollanta Humala

PISCO- Que la ayuda del líder venezolano, Hugo Chávez, nunca es gratis ya lo sabíamos, pero que además tiene tan mal gusto es otra historia. Así quedo retratado ayer cuando el periódico limeño «El Expreso» publicaba en su portada el cargamento encontrado en uno de los camiones venezolanos: latas de atún etiquetadas con su foto y la del líder opositor peruano, Ollanta Humala.
  
Los alimentos repartidos en los devastados barrios populares de Pisco y Chincha, centro-sur de Perú, llevan el rótulo «Ante los saqueos, bloqueos, desesperación y caos, solidaridad con nuestros compatriotas».

  
El embajador de Venezuela en Lima, José Armando Laguna, rechazó la acusación calificándola de «maniobra vil de intenciones nefastas» y negó que las donaciones de su país hubieran llegado membretadas. «Nuestros alimentos han venido sin propaganda política. Reto a la Prensa a verificar las donaciones de mi país que han llegado al aeropuerto militar de Pisco», aclaró el embajador venezolano.

 
Malestar peruano

  
Sin embargo, el presidente peruano, Alan García, señaló a los periodistas que sería de «mal gusto» si se comprueba que la ayuda lleva las fotos de Chávez y de Humala. «No es el momento de hacer propaganda electoral, no debe darse ayuda para ganarse la indulgencia», añadió.

  
La etiqueta de la supuesta donación de Caracas, que habría llegado en un  avión militar venezolano el pasado fin de semana, lleva un texto donde se elogia la  solidaridad de Chávez y se denuncia «la ineficiencia y lentitud del Estado peruano» para repartir la ayuda humanitaria.

  
Lejos de esta polémica, continúan los esfuerzos por rescatar a posibles supervivientes. El equipo de Bomberos Unidos de España se pasó toda la noche buscando a gente entre los escombros. Por cuarta noche consecutiva volvieron con las manos vacías. Tras un leve descanso para dar de beber a los perros, el Jefe de Bomberos, Jesús Velasco, se enfunda el casco y grita con su acento andaluz, «nos movemos, siguiente turno y que nadie decaiga, aún hay gente sepultada que nos necesita».

  
Sus declaraciones contrastan con la mayoría de versiones de organismos oficiales o ONG. El equipo de rescate de la organización española Intervención de Ayuda de Emergencia dio ayer por concluido su trabajo al descartar que se pueda encontrar más supervivientes. Sin embargo Sergio Cano, quien lidera el equipo de rescate de bomberos en Pisco, nos asegura que basado en experiencias anteriores es posible encontrar supervivientes después de 72 horas de sucedido el evento natural «hasta 12 o días incluso, en India se ha visto casos en los que incluso permanecían conscientes»

Siete albergues

Por la noche ya no se ven tantos chicos. Un buena parte están con sus familias en algunos de los siete centros que se armaron en Pisco para albergar a las familias que no tienen dónde quedarse. Es decir, casi todas. Es un dato esperanzador que no alcanza a todos los afectados. La familia Vélez pasa otra noche en el Parque Zonal. Buena parte de la gente se agolpa ahí cada noche para formar un grupo grande capaz de repeler un saqueo.


«Estoy acá con mi esposa, mis tres hijos y un nieto, más mis hermanas, cuñados y sobrinos. Nos han dado algo de comer pero no alcanza», cuenta Luis Vélez, mientras toma un vaso de leche. «Los colchones los trajimos nosotros, y también algo de comida. Acá nos dan muy poco», se queja. Hay hambre en la ciudad y la ayuda que ha llegado es escasa.


Al día siguiente, el Ejército y la Marina arman carpas para albergar a unas 2.200 personas, nos explica el capitán Dante Molina. Empieza a clarear y los agentes ordenan un cargamento de leche, azúcar y atún que acaba de llegar. Apenas alcanzará para repartir entre las tiendas


Decenas de vecinos se agolpan frente al portón de rejas pidiendo comida y agua. Otros corren hacia los camiones que les tiran bolsas con botellitas de gaseosa, galletas y azúcar. Es el reflejo de una ayuda insuficiente y tardía, a pesar de que opine lo contrario Alan García, que llegó a decir que «es lo que hay, si quieren 300.000 policías paguen más impuestos». Lo cierto es que las 12 horas posteriores a la catástrofe, ningún equipo llegó al estado de Ica (a 300 kilómetros de Lima).








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog