Nomenklatura: la nueva clase

Por Venezuela Real - 30 de Agosto, 2007, 14:04, Categoría: Vivienda

Ultimas Noticias
30 de agosto de 2007

De nuevo La Carlota. El Ministerio de la Vivienda tiene listo un proyecto de 620 apartamentos en 50 edificios que ocuparán 9 ha. de La Carlota. (Por cierto La Carlota solo tiene 108 ha. y no 375 como se informa falsamente en El Universal.) Hace poco tiempo Barreto quería hacer un conjunto en el Country Club. Carrizález propone un conjunto más pequeño en La Carlota. La población de Caracas, digamos 4 millones, crece con unas 16.000 nuevas familias al año. ¿Qué representan 620 viviendas? Nada. El Inavi tiene terrenos en Macarao, con anteproyecto listo, donde pueden ubicarse 12.000 viviendas. No es mucho, pero es 20 veces más de lo que se propone construir en La Carlota. Y sin embargo esta posibilidad ni se menciona. Las 108 ha. de La Carlota son absolutamente necesarias como parque y para equipamientos colectivos metropolitanos para la capital. Usar 9 ha. para favorecer 620 familias en perjuicio de las 800.000 familias que habitan Caracas no tiene sentido, es ilógico.

¿Tiene alguna explicación esta aberración? Pudiera tener una. Una hipótesis sin pruebas pero que flota como una nube sobre el hermoso valle caraqueño.

En 1957 el yugoslavo Milosvan Djilas, bolchevique de primera línea e historia impecable, publicó fuera de Yugoslavia un libro, "La nueva clase", donde denunciaba como la alta burocracia comunista se iba petrificando y convirtiéndose en un nuevo estamento que aprovechaba su posición de poder para apropiarse de numerosos privilegios y, en fin de cuentas, preparar el regreso al capitalismo. El libro le costó a Djilas cárcel y persecuciones sin fin. En 1966 Mao lanzó la Gran Revolución Cultural para combatir el fenómeno de la burocratización aburguesada del gobierno que comenzaba a ser evidente también en China. A la muerte de Mao los ocultos enemigos del verdadero socialismo resurgieron y llevaron a su país a lo que es hoy. Un salvaje capitalismo de estado. En la Unión Soviética la nueva clase creció y penetró todo el aparato del Estado.

Era la denominada nomenklatura, los privilegiados que finalmente destruyeron el sistema soviético para instaurar un primitivo y agresivo capitalismo. El fenómeno del poder que debería pertenecer al pueblo, usado por los gobernantes para beneficio propio, para alcanzar riquezas y privilegios personales no es nuevo.

Es la corrupción.

Es típica del sistema capitalista pero amenaza mortalmente cualquier revolución socialista.


En Venezuela la corrupción es denunciada constantemente como una amenaza extrema. El Presidente Chávez la denuncia con claridad y perseverancia.

El Motor Moral y Luces está lanzado contra la corrupción.

Pero ésta es mimética, insidiosa, experta. Entonces uno se pregunta: ¿quiénes iban a disfrutar de los apartamentos de Barreto en el Country? ¿Quiénes van a disfrutar de los 620 super privilegiados apartamentos de Carrizález en La Carlota? ¿Existe una nomenklatura venezolana oculta entre genuflexiones, halagos y el culto a la personalidad? En las últimas leyes de Vivienda y Hábitat (1999, 2000, 2005) está definido un sistema de adjudicación que asegura que ésta sea justa, equitativa y con amplia presencia popular.

Este sistema nunca ha sido implementado, pero en todo caso existe. ¿Por qué entonces el Ministerio de la Vivienda anuncia la publicación de un nuevo sistema de elegibilidad de los beneficiarios de La Carlota? ¿No es extraño? Todo esto es una inferencia apoyada sólo en indicios. Ojalá esté equivocada para bien del país y de la revolución.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog