La otra cara del largoplacismo

Por Venezuela Real - 31 de Agosto, 2007, 15:27, Categoría: Oposición/Resistencia

Argelia Ríos
El Universal
31 de agosto de 2007

La oposición se enfrentaría a un negro futuro después de este episodio constitucional

Es cierto que el tiempo marcha en contra del Presidente, sin embargo, ese hecho no favorece a los factores que le adversan. Al menos mientras persistan las falencias de la oposición, es ella -y no el Gobierno, como suele creerse- la más perjudicada con el inexorable compás del reloj nacional. El riesgo de que la sociedad democrática adopte una conducta aquiescente ante la reforma constitucional -y ante los acontecimientos que de ella deriven-, ya no podrá ser identificado sólo como el producto del poder del mandatario y de los excesos cometidos para alcanzarlo. La postración de los sectores contrarios a la revolución tendrán también su origen en la incapacidad de quienes aspiran a representar y a dirigir la lucha democrática.

Convencidos de que sus "estrategias" darán resultados seguros en el "largo plazo", muchos de estos aspirantes subestiman el impacto de esa proclama, que aleja todavía más el objetivo de debilitar al Gobierno. Mientras se insista en que el régimen caerá por su propio peso, menos obligados se sentirán los ciudadanos a reencontrarse con la política. No al menos en este corto plazo que transcurre entre el presente y el futuro inmediato del diciembre refrendario.

El pragmatismo con que un amplio sector de la población ha venido actuando -en el ingenuo intento de sobrevivir al huracán revolucionario-, sirve para proyectar el negro futuro al que se enfrentará la oposición después de este episodio constitucional, si ella no consigue resolver cuanto antes los dramas que se anidaron en su seno. Como bien se sabe, nada convoca más adhesiones que el propio poder. Mientras éste luzca más rozagante y musculoso -tal cual como Chávez se esmera en mostrarse en cada una de sus apariciones-, menos obstáculos importantes deberá superar para imponer sus propósitos. De igual modo puede decirse que la visibilidad de la minusvalía de los adversarios -negados a unirse en una estrategia común de la que estén ausentes las mentiras y las expectativas falsas- representa una fuente adicional de poder y una de las variantes más dramáticas de la imagen de irreversibilidad que el Gobierno ha logrado proyectar.

Visto así, la apuesta por el largo plazo -aunque realista- reproduce la influencia del Gobierno sobre el electorado, al mismo tiempo que neutraliza las tibias acciones desplegadas por la oposición para impedir el visto bueno de la reforma. Advertidos del largo plazo intangible del que tanto hablan los aspirantes a dirigentes, muchos venezolanos parecen inclinados a no correr riesgos. Mucho más en un país donde fue clausurado el refugio de la economía privada -en donde la lista Tascón también es ahora moneda de uso corriente- y donde el Estado es el gran empleador. Todo esto es útil para señalar que el exagerado largoplacismo, siendo realista, favorece las percepciones que el Presidente necesita para materializar su reforma.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog