CARLOS ESCARRÁ MALAVÉ: "La Constitución no tiene colores"

Por Venezuela Real - 2 de Septiembre, 2007, 17:24, Categoría: Gente de Chávez

HUGO PRIETO
Ultimas Noticias
02 de septiembre de 2007

Al advertir que su condición de abogado constitucionalista fue un elemento importante que se consideró para esta entrevista, Carlos Escarrá Malavé, diputado y presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, se ríe y afirma que en este momento "constitucionalistas somos todos los ciudadanos". No se trata de un mero acto de modestia, sino de una orientación para ubicar el debate sobre la reforma constitucional en el ámbito que a su juicio importa: el terreno político. Las observaciones que hacen sus colegas, al señalar que el procedimiento que cabe en este caso es una constituyente, las desestima y explica sus razones, entre las que figura la frase que encabeza este trabajo. El debate está abierto, pero hay dos parámetros que se deben tomar en cuenta: el poder popular y el socialismo bolivariano. Siguiendo la trama de la reforma, los 33 artículos, objeto de modificación, en nada contradicen, según Escarrá, los valores y principios de la Carta Magna de 1999, que se inscriben en los artículos del 1 al 9 y que a partir de los cuales se acopla la iniciativa presidencial. La reforma se los adecua a un nuevo tipo de sociedad.

¿En qué se parece el proyecto de reforma que presentó el presidente Chávez al que elaboró la Asamblea Nacional, en el que usted participó activamente?
El Presidente nombró una comisión en enero compuesta por el Fiscal General, el Defensor del Pueblo, la presidenta del TSJ, la Procuradora, el ministro del Trabajo y seis diputados. Nosotros le entregamos un conjunto de papeles de trabajo, pero en definitiva la reforma la elaboró él, llamaba a unas personas, pedía asesoramiento, pero los 33 artículos que se presentaron salen de su puño y letra. Acuérdate que habían varios temas sobre el tapete: el poder popular, la nueva geometría del poder, la reordenación del sistema económico venezolano, entre otros.

Se trataron temas, los cuales coinciden con los 33 artículos que él presentó, pero a final de cuenta es el Presidente quien tiene la iniciativa constituyente, y la ejerció.

¿Valió el esfuerzo que usted le dedicó durante todo este tiempo?
Creo que el Presidente tomó muy en cuenta lo que nosotros le presentamos, lo que plantearon otros asesores. Él, midiendo tiempo, oportunidad, necesidad, y estableciendo los dos ejes transversales de la reforma, que son el poder popular y el socialismo bolivariano, pronunció esos 33 artículos que desde mi perspectiva tienen cinco áreas centrales: la nueva geometría del poder, sobre el concepto de la geografía radical; el área social donde entra el poder popular, con todas sus implicaciones y donde, igualmente, entra la jornada de trabajo y los trabajadores no dependientes; el área económica, que implica un rediseño de lo que debe ser la economía, prohibición de monopolios, latifundios, nuevas unidades de producción; el área institucional, con la creación de las vicepresidencias, la reelección continua, el situado constitucional y, por supuesto, el área militar. Por eso es que la propuesta es única e integral.

No negará que cuando el Presidente canta el estribillo: "con lo mío, mío, mío... con lo mío no se metan", sencillamente está diciendo que la propuesta de reforma es una oferta en los términos: o la toman o la dejan.
No, de hecho estamos en consulta y a mí, en dos oportunidades, me ha dicho en público: "mira, Carlos, este artículo hay que redactarlo mejor". Viene ahora una parte de técnica legislativa donde, incluso, se pueden incorporar algunos factores. El sábado (durante el acto del Psuv) el Presidente hizo una reordenación de la propuesta militar.

De tal manera que no, esto está sometido a debate. Desde el 15 de agosto he participado en 24 foros, por eso la voz afónica. El miércoles inicio una gira por Mérida. Los 167 diputados y los suplentes estamos en eso, recogiendo muchísimas inquietudes de la gente en todo el país.

Usted es un abogado constitucionalista...
Ja, ja, ja. Yo creo que ahorita constitucionalistas somos todos los venezolanos. Aquí hay algo que me interesa precisar: el problema de la Constitución no es cosa de abogados y ahí radica el error fundamental de un sector del país. La Constitución es un pacto político, un pacto afectivo, un pacto de piel entre todos los ciudadanos. Por lo tanto, si se lo dejas a los abogados y al método racional positivista echaste a perder esa broma. Yo creo que es más un problema de gente, de pueblo, de ciudad, de expectativas de cada uno de nosotros.

Los señalamientos que se hacen alrededor de la reforma constitucional, en el sentido que toca principios, valores y la propia organización del Estado y, por tanto, deberían hacerse a través de una Constituyente, ¿usted los desestima?
Te hago una pregunta y se la hago al país en general ¿Cuándo se pasó de República de Venezuela a República Bolivariana? ¿Cuándo refundamos la República? En 1999.

¿Cuándo pasamos de un estado formal de derecho a un estado social y democrático de derecho y de justicia? (Art. 1 y 2. Principios y valores de la Constitución de 1999) ¿Cuándo pasamos de una democracia representativa a una democracia participativa y protagónica? (Art. 5 y 62 de la Constitución) ¿Cuándo pasamos de una concepción individual a una concepción colectiva de los derechos individuales? En 1999. No estamos afectando principios y valores, no se está afectando estructura, lo que salga será la Constitución de 1999 con la reforma de 2007.


Cuándo el Presidente blande una Constitución encuadernada en rojo, rojito ¿No tiene ese gesto una gran incidencia en el pacto afectivo o de piel, como diría usted? ¿No se trata de una Constitución para un sector del país?
No. Es para todo el país y la oposición la podrá sacar en azul claro y otros en blanco, no hay problema. La puedes sacar en el color que quieres. Copei la puede sacar en verde.

No sé si existe Copei todavía, pero acordándome de la historia política del país. Algo parecido ocurre con Acción Democrática.

El color rojo es emblemático, pero la Constitución no tiene colores. Fíjate lo que estoy diciendo: ni la República, ni el Estado, ni la democracia la estamos refundando ahora, todo eso lo hicimos en 1999 y los conceptos sobre cada uno de esos valores, se hicieron, igualmente, en 1999.


¿No se trata de una reforma sino del desarrollo de la Constitución?
Es que eso es una reforma. Una reforma es profundizar los valores que van de los artículos del 1 al 9 de la Constitución. Y cada uno de los 33 artículos, se vinculan a ellos.

Una Fuerza Armada antiimperialista y popular. Artículo 1. Doctrina del Libertador.

Manifiesto de Cartagena y Discurso ante el Congreso de Angostura y luego, por supuesto, todo lo que significó el Congreso Anfictiónico de Panamá. ¿El Poder Popular? Agarras el Artículo 5: La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo.

¿Una nueva visión de la descentralización? Artículo 6: la descentralización es transferencia de poder. Eso es descentralizar: del centro hacia otro lado y entendemos que va del centro hacia las distintas instancias del poder popular.

Cuando la gente expresa sus reservas o incluso sus temores frente a la reforma, ¿qué los anima? ¿Incomprensión o el hecho de que no se ha entendido lo que estamos viviendo?
La semana pasada leí una entrevista que le hicieron a Gustavo Linares Benzo, quien, igualmente, es profesor de la Central, fue mi alumno y es gran amigo mío. Ojo, es una persona preparada de la oposición. Y él decía: jurídicamente no hay nada que cuestionarle a la reforma. El cuestionamiento es político. ¡Ah, por supuesto, políticamente tú tienes una visión y yo tengo otra! Jurídicamente, y esa sí fue parte de mi labor, uno acopló la reforma a los valores y principios fundamentales de la Constitución. Ninguno de esos 33 artículos chocan con los que van del 1 al 9 de la Constitución. Ese proceso de acoplamiento es lo que te da la idea de la reforma constitucional. ¿Por qué no una Constituyente? Porque no estamos ni estaremos refundando República, Estado o democracia, ni estamos haciendo una nueva Constitución. ¿Por qué no enmienda? Porque no es una cuestión de forma. ¿Por qué Reforma? que es el punto medio de ellos, porque estamos profundizando estos principios, lo que nos obligaba a cambiar determinados artículos, que estaban conceptualizados para otro tipo de sociedad.

El sector empresarial, que es pequeño pero tiene una gran influencia en la sociedad, pide no sólo que se les escuche sino que sus planteamientos se tomen en cuenta.
Yo me reuní con el grupo jurídico de Venancham, con la Cámara Británico Venezolana y estamos dispuestos a reunirnos con todo el mundo. De verdad, la invitación es abierta a todo el mundo, a dialogar, a discutir y si es a debatir, también a debatir. Estamos lo suficientemente convencidos y preparados para debatir con quien sea.

Desde nuestro punto de vista no se puede perder la columna vertebral y los dos ejes transversales de la reforma y por supuesto que estamos llamados a oír y a retroalimentarnos con todos los sectores del país.

¿Esos planteamientos serán tomados en cuenta?
En la perspectiva de Carlos Escarrá Malavé, si uno orienta y dice en qué consiste cada artículo se caen todos esos fantasmas. La propiedad privada: allí está garantizada.

Que le quitaron lo de uso, goce, disfrute y disposición, eso era un absurdo. Esos ya están en el Código Civil (art. 539). Esos son los atributos de la propiedad. Se prohíbe el latifundio (art. 105 de la Constitución de 1961) lo copiamos.

¿Se prohíbe el monopolio?
También lo copiamos.

¿Qué van a hacer con el monopolio de las telecomunicaciones? ¿con el de la Cantv?
Menos los del Estado.

Pero si esos son los grandes monopolios que hay en Venezuela.
No viejo. Tú tienes grandes monopolios a nivel de distribución de alimentos, a nivel de almacenamiento con los silos y de comercialización. Lo que ha originado grandes asimetrías en la cadena productiva.

¿Se trata de un retrato hablado de la principal empresa de alimentos que hay en Venezuela?
No. Es un retrato hablado de todo el que quiera monopolizar.

Este tema de la reelección indefinida... continua, uno no sabe cómo llamarla.
Fíjate que yo la llamo distinta a como la llama el Presidente. Para mí es una elección periódica. Obedece a períodos constitucionales cada siete años.

Se trata de un argumento político difícil de asimilar. ¿Por qué?
Porque todo depende de un liderazgo.
De 27 países europeos, 17 tienen reelección continua. Ah, coño, Europa es lo más grande y pasa que nosotros somos los feos de la partida. No vale. ¿Tú has oído a alguien que se haya levantado contra eso? ¿Qué es lo importante? Que cada siete años haya elecciones y que tú tengas la oportunidad de optar entre Hugo Chávez y cualquier otra persona.

¿Optar entre Hugo Chávez y cualquier otra persona? ¿Entre el Presidente de la República y un simple ciudadano?
Así ocurre en todos los países donde hay reelección. Cuando Chávez ganó en el 98, lo hizo contra todo el mundo. ¿Cuál es el problema de fondo? Un problema político. Si hubiese una oposición que se dedique a trabajar, a llegarle al pueblo, a abrirle el alma y el corazón al pueblo y quedarse ahí, incrustados, quizá en 200 años ganará. Pero no fue lo que hizo y por el contrario el pacto de las elites, el llamado Pacto de Punto Fijo desarticuló al Estado, desarticuló la sociedad y creó niveles de pobreza impresionantes. Para mí la democracia es un triángulo que desarrolla por igual la democracia política, la democracia social y la democracia económica. En Venezuela, durante 40 años, se desarrolló y en forma muy parcial, la democracia política.

Pero no desarrollamos ni la social ni la económica. Por eso es que aquello no era democracia. Democracia es cuando democratizas capitales, bienes, servicios, que es lo que buscamos con el art. 102; democracia es cuando le das poder al pueblo (art. 70).


El presidente Lula ha dicho que no se postula a un tercer mandato porque es partidario de la alternabilidad.
Ese es Lula. La alternabilidad que prevé el artículo 6 dice y hay que aclararlo, porque aquí se le ha mentido al país, dice: el gobierno, no dice el Presidente, el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela es y será siempre electivo, alternativo, democrático, descentralizado. ¿Imagínate que eso se refiriera al Presidente? Es incompatible, totalmente incompatible. El art. 6 comienza diciendo el gobierno de la República. Por supuesto que es la alternabilidad en Ciencias Políticas, el diccionario de (Norberto) Bobbio, que es diferente a las Ciencias Jurídicas: alternabilidad es que tengas condición, término y modo para una opción. ¿Cuál es el término? siete años. ¿Cuál es el modo? las elecciones. ¿Cuáles son las condiciones? las establece el Poder Electoral. Eso es la alternabilidad en Ciencias Políticas y esa alternabilidad se va a dar.

Cada siete años se presentará el Presidente y cada tres años y medio se podrá convocar a referendo revocatorio.

Con todos los recursos que tiene a su disposición el Presidente de la República.
No. Se presentará con los que tiene Hugo Chávez Frías, como el gran comunicador y el gran conductor. Eso no lo duda nadie.


 SU PERFIL
Carlos Escarrá Malavé.

Abogado, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello con honores; politólogo, egresado de la Universidad Central de Venezuela, igualmente con honores. Realizó dos maestrías en la Ucab: una en Historia y otra en Derecho.

A partir de 1979
sido profesor de esas dos universidades. Ha publicado varios libros de Derecho y de Ciencias Políticas.

Actualmente
es presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional; también ha sido magistrado del Tribunal Supremo de Justicia y subprocurador de la República.










TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog