Paseo por Aló, Presidente

Por Venezuela Real - 2 de Septiembre, 2007, 15:36, Categoría: Gente de Chávez

PEDRO LLORENS
El Nacional
02 de septiembre de 2007

Los invitados extranjeros al programa, especialmente los de cierta relevancia (pocos), deben sentirse peor que los llaneros de Páez, culo con lomo en el caballo, durante el paso de los Andes, aunque cobren en efectivo, como Maradona (280.000 dólares, más de lo que cobraba Kissinger). Los demás lo pasan bomba pensando en lo que dirán, lo que dijeron y lo que podrán replicar, cuando les llegue el turno, sin dejar de estar pendientes de la cámara de TV para poner cara de idiota y decir whisky, sin importarles en lo más mínimo lo que esté pasando con su culo.

Un estudio elaborado por Culín Guisado & Asociados y patrocinado por "La mosca en la oreja", revela que las mejores asentaderas, por resistentes, son las de Rafael Ramírez y las de Tarek William, capaces de aguantar un domingo sí y otro también, además de funciones extras durante la semana, más de lo que puede soportar un enamorado de visita en casa de la novia, con la mamá presente, pero menos de lo que estaría dispuesto a aguantar José Vicente Rangel para volver al Gobierno.

Entre los asiduos del Gabinete hay culialtos como el mismo Ramírez y culibajos como Willian Lara, los que se dan culetazos como Pedro Carreño o los y las que usan pantalones con culera, muy apropiados para amortiguar el efecto de las sillas plegables que ponen en los Aló, Presidente o para el lucimiento de algunos (muy pocos) sifrinísimos pompis.

En cuanto al Presidente, no hay nada que decir, pues generalmente lo vemos sentado frente a un escritorio o de pié ante un micrófono, salvo comentar que le quedó muy bien eso de que "los de la oposición son una partida de flojos a los que les encanta aparecer en televisión y así no se hace política". A eso se le llama escupir pa’ arriba. Preferimos meternos con la cara de chalado que pone cuando él mismo se compara con un maestro de la pintura (como Hitler y, por supuesto, otros jefes de Estado, Churchill entre ellos), tan imprescindible que no puede "delegar el pincel en otra mano" porque "vulneraría la obra de arte" que es su revolución. Con razón decía San Agustín que "la soberbia no es grandeza, es hinchazón, y lo que está hinchado parece grande pero no está sano". Aquí hay alguien que no lo está.

De cualquier sabaneta, de cualquier plasta, de cualquier memo puede surgir una obra de arte, pero cualquier sabaneta, cualquier plasta o cualquier memo no garantizan la obra de arte si no se produce el hecho extraordinario y maravilloso de la creación. El Presidente puede llevar su revolución al Salón Pirelli con un letrerito que diga: "Patria, Socialismo o Muerte" por Hugo Rafael Chávez Frías. Y la gente sólo verá un montón de maletas repletas de dólares.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog