Los peligros de un Predestinado

Por Venezuela Real - 3 de Septiembre, 2007, 16:12, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Iván Olaizola D’Alessandro
El Nacional
03 de septiembre de 2007

¿Golpe de Estado constitucional? Una raya más para un tigre.

La historia esta llena de hombres que se han considerado a sí mismo como predestinados y han tenido la inteligencia, habilidad, fuerza o quien sabe qué cosa para lograr que sus contemporáneos así lo hayan creído y aceptado. Se supone que obran siguiendo designios superiores y que sus actos están orientados a lograr que sus seguidores obtengan el mayor cúmulo de felicidad posible, material o espiritual, en esta vida o en la otra, en el presente o en el futuro. Algunos han logrado alcanzar influencia universal, otros han sido más modestos. Unos han trascendido y permanecen a través de los siglos, otros han sido de efímera vigencia. Unos han realmente predicado y logrado el bien entre sus seguidores, otros han sido una desastrosa calamidad para todos, seguidores y detractores. A unos la historia les ha dado un puesto relevante a los mas los ha condenado. Unos han sido auténticos y honestos, los más unos farsantes. A pocos lo ha tocado la gloria, muchos no han pasado de ser simples “iluminados”. La inmensa mayoría, por no decir todos, han terminado sus vidas en forma violenta, repudiados y execrados por todos. En el campo religioso, militar y político y a través de toda la historia de la humanidad sobran ejemplos. Guardando las distancias, en este paraninfo nos ocuparemos de un caso puntual, presente, que nos esta tocado vivir o para ser mas precisos, sufrir.

La primera aparición pública de nuestro predestinado, por allá por 1992, nos hizo presagiar que algo estaba por suceder. En aquellos pocos minutos de presencia televisiva y su “por ahora” se daba inicio a un proceso que llega hasta nuestros días. Los medios de comunicación social, los antiadecos, los resentidos sociales, los ñangaras supervivientes de los sesenta, los creyentes en pajaritos preñados y los que siempre han esperado un Mesías para que les resuelvan sus problemas se encargarían de engendrar a nuestro iluminado. Así nació y fue creciendo el personaje. No sé si realmente él, desde su época sabanetera, se creyó un ser predestinado o eso lo fue internalizando con ayuda de sus íntimos, aun cuando con el transcurrir de los años, juramento del samán incluido, él mismo se encargaría de mitificar su vida.

En pocos años el teniente coronel, delgado a lo tribilìn, con liqui-liqui de colores oscuros pasó de huésped de Yare, a abstencionista, luego a buscador de votos y finalmente candidato, electo y presidente constitucional. De simple mortal a ungido. De un discurso conciliador en el Ateneo de Caracas a una perorata maratónica en el extinto Congreso, con moribunda y anti-juramento del cargo, presagio de los tiempos por venir. La banda tricolor al pecho lo llenó de soberbia. Y allí mismo comenzó el calvario. Referendo, Asamblea Constituyente, nueva constitución y nuevo nombre. Relegitimación, años de ñapa. Habilitante, toma de todos los poderes. Cubanos. División y odios. Marchas y protestas. Renuncia, vacío de poder, golpe estúpido de Estado, regreso triunfal. Elecciones y más elecciones. Cuba y Fidel. Referendo. Trampas y más trampas. Misiones, amenazas y maquinitas. Más marchas y paros. Más poder. Yo el supremo, yo el único. El país se hace estrecho, el proyecto se convierte en suramericano, universal. El ungido rebasa los límites patrios. Las multitudes nacionales y universales, movidas por un sentimiento verde billete, lo hacen cada día más grande, más necesario. Todo el petróleo para la revolución. Yankis go home, dólares come back. Maletines. Más elecciones. Partido único. Socialismo, patria o muerte, muchas pero muchas muertes. Máquinas listas para otro triunfo electoral. El olimpo, poder infinito. Nueva constitución. Mi constitución. O se es chavista o no se es. Conmigo todo fuera de mi nada. El mundo a mis pies. Un nuevo hombre Sol. Bolívar dijo y yo lo certifico. Fidel se va y yo me quedo. 5 años, 6 años, 7 años y así hasta el infinito

Aun cuando parezcan exageraciones de quien adversa a este régimen y a este personaje, lo cierto es que en muchas mentes, no solo dentro de nuestras fronteras, la creencia del hombre proverbial, el Mesías, el iluminado, el predestinado, el insustituible, el único se hace cada día más realidad. Comandante ayúdeme. Si él supiera. Es que lo engañan. Con hambre y sin empleo con Chávez me resteo. Y lo mas grave es que el propio teniente coronel se lo cree ciegamente. Todos sus movimientos, decisiones, deseos, caprichos están calculados y entendidos en base a que él es el indispensable. Yo lo digo. Yo lo hago. Esta es mi propuesta, este mi país, este mi deseo. Mi nueva constitución. Ni una coma de mas ni de menos. Yo solo sería una brizna de paja en el viento, pero las circunstancias me obligan a ser una cabilla en el concreto del tiempo.

No será ya tiempo de que se tome en serio la gravedad que implica haber construido un fenómeno como éste. Entender que todo ser humano que se cree indispensable, predestinado, iluminado, único y que muchos de sus seguidores así lo aceptan es un peligro inmenso para una sociedad, para un país, para el mundo. La historia está preñada de ejemplos como éste y los daños ocasionados por no actuar a tiempo han sido incalculables, infinitamente dolorosos e irreparables. Estamos justo a tiempo. La del 99 nos señala el camino.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog