MINISTERIO DE EDUCACIÓN EDITARÁ LIBROS DEL PRÓXIMO AÑO ESCOLAR

Por Venezuela Real - 9 de Septiembre, 2007, 14:51, Categoría: Educación

GABRIELA ROJAS
Ultimas Noticias
09 de septiembre de 2007

Los textos escolares también van a revisión
Lo procesado por el ME tendrá carácter obligatorio en educación pública y privada. Docentes y pedagogos sugieren avanzar hacia el concepto de bibliotecas escolares
Cambios de contenidos aún no se notifican a padres y maestros

La tarea está en el pizarrón pero quedó pendiente. Con el anuncio del Ministro de Educación (ME), Adán Chávez, de que los textos escolares editados por ese despacho serán obligatorios, la revisión de sus contenidos se convierte en una asignatura a evaluar.

Aunque la medida no será para este año escolar, los profesores, padres y alumnos se preparan para el examen que tendrán que pasar los nuevos textos, cuyas modificaciones aún no han sido especificadas por el titular de Educación.

Bajo la lupa.

Estudios y análisis académicos han precedido la discusión sobre la posible revisión de los contenidos de los textos escolares.


Pero se reforzó como política de Estado desde que se creó por decreto la Comisión Presidencial para la Prevención y Eliminación de la Discriminación Racial, en mayo de 2005.

Para ese entonces, el titular de Educación, Aristóbulo Istúriz, presidía esa Comisión, la cual nacía enmarcada en el rescate de los valores afrodescendientes, y que tenía entre sus funciones "proponer ideas, iniciativas y ensayos que contribuyan a la revisión y evaluación de los programas de enseñanza, el contenido de los textos escolares y demás materiales didácticos", según reza el artículo 3 del referido decreto.

Luego de dos años de aquel proyecto y un cambio de titular en ese despacho, la revisión se presenta como una decisión gubernamental tomada, a pocos días del inicio de un nuevo año escolar y con la obligatoriedad como principal característica.

El ministro Chávez aclaró en ese sentido que "son obligatorios porque están acondicionados al currículo que hay que desarrollar", pero agregó: "Depende de la libertad que tendrán los docentes, padres y representantes, teniendo presente lo que el ministerio está recomendando, de comprar otros textos paralelos o complementarios".

Esta medida se vincula en cierto modo con la idea de superar el modelo del libro de texto único hacia la noción de la biblioteca escolar. Aurora La Cueva, pedagoga y profesora de la UCV, asegura que esa debería ser la discusión y no sólo la revisión de los contenidos.

La Cueva explica: "Estamos atrapados en una polémica que se rompería con la biblioteca porque es más colectiva, más solidaria, más socialista. Si nosotros avanzamos del libro de texto a la biblioteca escolar y de aula, romperíamos la preocupación de qué hay en el libro de texto, ya no importaría porque no hay un sólo libro sino que habrían muchos".

Esta tendencia es compartida por Luisa Rodríguez Bello, educadora de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel): "Nuestros libros escolares repiten y repiten lo mismo en cada grado. Pareciera que los contenidos se reducen a una síntesis de la síntesis, lo elemental de lo elemental", argumenta.

Pero, por lo menos en principio, los colegios que no puedan ofrecer bibliotecas escolares para cumplir con esta meta, tendrán que sustentarse en la posibilidad de que los padres puedan ampliar el bolsillo y comprar mayor cantidad de textos complementarios, además del libro guía que propone el ministerio.

El país que aprendemos.

La dependencia casi exclusiva de los alumnos con los textos escolares ha sido una preocupación constante de los estudiosos del área, porque los contenidos y la manera en la que se transmiten a los niños y jóvenes en formación, influye en sus construcciones de la identidad y el mundo.

La profesora Rodríguez Bello señala que esto es un aspecto crucial, pues "involucra una concepción de individuo en concordancia con el desideratum de identidad que el Estado promueve y que el país merece. El libro de texto es el umbral de entrada al trabajo, al oficio, es decir, al desarrollo sustentable. Sin embargo la venezolanidad, que abarca un conjunto de creencias y valorizaciones sobre la geografía, la gente, la diversidad cultural, el lenguaje, la música y todas las tradiciones ancestrales del país, no es considerada como un eje guía".

Tulio Ramírez, sociólogo y profesor de la escuela de Educación de la UCV y la Upel, en su trabajo El texto escolar en el ojo del hura cán, analizó 42 textos escolares de primer a séptimo grado de educación básica y observó factores como la representación de estereotipos y prejuicios de discriminación racial, de clases y de género.

Sus resultados revelan que 77,5% de las imágenes representadas eran de personas blancas y 22,5% se distribuye entre mestizos, negros e indios. En cuanto a figuras masculinas se encontró una frecuencia de 69,6% comparado con 30,4% de imágenes femeninas.

El estudio realizado por Ramírez apunta a que la academia debe profundizar en este análisis. Pero a la vez alerta que no necesariamente es el Estado el que debe dictar lineamientos unilateralmente.

"Aquí sucede una paradoja. Este gobierno, a pesar de su discurso antineoliberal, abandonó la política de supervisión y autorización para la comercialización de textos escolares que se venía llevando a cabo desde el siglo XIX. Hoy se retoma el otro extremo pero más grave aún, ya que si bien es legítimo que los gobiernos supervisen y autoricen la comercialización de estos recursos pedagógicos para asegurar que cumplan con los contenidos del currículo y se controle la presencia de antivalores, la posibilidad de un control absoluto por parte del Estado en la elaboración, producción y comercialización de los textos lo convertiría en el monopolizador de los contenidos valorativos. Ese Estado decidirá no sólo qué enseñar, sino que tendrá el monopolio de la interpretación, es decir, habrá una interpretación oficial de la historia de Venezuela", explica Ramírez.

Mientras tanto los padres, entre el desconocimiento y las reservas al nuevo texto, preparan a sus hijos camino al nuevo año.

Con sus libros tradicionales ya comprados, Esther Manrique, madre de un niño que va a cursar tercer grado, dice: "Lo único que espero es que aprenda más de lo que a mi me enseñaron, esa es mi mayor preocupación".

Para el próximo año se verá.


 

 DESDE LA ESCUELA
79% que labora son hombres
Según el estudio de Tulio Ramírez, en los textos, 20% de las figuras representadas son mujeres que trabajan y 64% están en el hogar.

74,6% cree que forma valores
De los 153 docentes entrevistados para el estudio de Ramírez, este número considera que el texto influye en la formación del individuo.

85% blancos profesionales
El rubro de médicos, ingenieros o docentes ubica en los textos escolares a mestizos, negros e indios en 15% entre los tres grupos.

52,8% del texto es insustituible
Considera poco más de la mitad de los docentes encuestados, a diferencia de 45,9% que contempla otros métodos alternativos.

 NO ES LO MISMO
Textos escolares
Según la Unesco son los libros recomendados para alumnos de educación primaria y secundaria. La Biblioteca de Francia lo explica como los libros creados con el propósito de ayudar a enseñar. Pero según el pedagogo Johnsen Borre en éstos hay diferencia:

De texto
Están escritos, diseñados y producidos específicamente para su uso en la enseñanza.
Escolares
Son empleados en la enseñanza pero menos ligados a secuencias pedagógicas.
Fuente: El texto escolar en el ojo del huracán

EL ESTADO VUELVE A TOMAR EL CONTROL
Para 1969, en Venezuela se inician reformas educativas y curriculares, entre ellas, la creación del Ciclo Diversificado y se introducen cambios en la elaboración de los manuales educativos, especialmente en el área de Ciencias, a raíz de nuevos eventos de carácter mundial, como por ejemplo la carrera espacial entre rusos y estadounidenses.

Según investigadores del tema como Tulio Ramírez, las actualizaciones y revisiones en los contenidos escolares no se hicieron constantemente y se mantuvo como una práctica reiterada en el país que se siguieran reeditando los mismos textos.

Durante el siglo XIX los gobiernos implementaron políticas de control y supervisión de los libros escolares, pero desde el segundo período de Carlos Andrés Pérez los respectivos ministerios de Educación fueron abandonando esta política estatal y desde 1998 se había dejado la selección de los textos a la libre oferta y demanda o a la selección editorial de cada instituto educativo.










TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog