Los barrios en el radar

Por Venezuela Real - 12 de Septiembre, 2007, 16:57, Categoría: Dimensión Social

Carlos Crespo
TalCual
12 de septiembre de 2007

La organización Radar de los Barrios, que coordina Jesús Torrealba, ha logrado promover la agenda social incentivando un clima de reconciliación en los sectores populares

Radar de los Barrios constituye una plataforma popular para la detección de problemas comunitarios que promueve la reconciliación nacional mediante tres acciones: La formación de las barriadas, la comunicación y la ayuda mutua entre sus integrantes

Jesús Torrealba ha llegado a su destino. Se trata del esqueleto de una enorme empresa en la zona industrial de La Yaguara que en algún tiempo pasado fue quemada por sus trabajadores.

La estructura está seriamente debilitada.

En ella todavía es posible apreciar restos de hollín y una enorme plancha de concreto fracturada en una de las esquinas. Por más de dos años este ha sido el hogar de unas 72 familias, que el viernes pasado tuvieron la oportunidad de expresarse a través del programa radial de la organización Radar de los Barrios.

Todo comenzó así, con un modesto programa de radio que empezó transmitirse en julio de 2005. El propósito del proyecto era construir un espacio de encuentro para los habitantes de las barriadas populares, con la finalidad de que compartieran experiencias y se ayudaran mutuamente, cuenta Torrealba.

Un año pasó y el celular de Torrealba no paraba de sonar: llamadas sobre policías corruptos, el desborde de la delincuencia, las eternas promesas sin cumplir. Todo aquello fue configurando la base para que en julio de 2006 un grupo de dirigentes comunales conformara el Radar de los Barrios. La plataforma está constituida por unos 60 dirigentes vecinales (200 de manera indirecta), que tienen presencia en 180 comunidades de la Gran Caracas.

Torrealba se desplaza entre la gente del Abismo, que es como se llama la zona de La Yaguara donde se encuentra la vieja fábrica que da cobijo a las 72 familias. Mientras, va colocando su celular en la boca de las mujeres (los hombres no quieren hablar) para que expliquen su situación: recién nacidos con dengue, insalubridad y hasta un grupo de encapuchados armados que intentan sacarlos del lugar. Todos los testimonios dejan la obvia conclusión de que no debe ser fácil vivir en el “abismo”.

DESMONTANDO LA PROPAGANDA OFICIAL

Luego que Torrealba consolidó su programa de radio surgió la gran pregunta: ¿era apropiado pasar a una red de ayuda comunitaria, sobre todo considerando la alta polarización política que prometía el año 2006? Ya la red contaba con varios dirigentes de los sectores populares de todas las tendencias políticas y la cercanía de las elecciones podía provocar roces.

Sin embargo, las necesidades del día a día se impusieron a la polarización coyuntural que acompaña a las elecciones en Venezuela:
“Me sorprendió lo bien que fluyó”, confiesa Torrealba. Una de estas sorpresas fue ver, por ejemplo, al dirigente de Antímano Domingo Pérez, cuya casa fue quemada luego de organizar un foro sobre la ley de educación, compartiendo amenamente con integrantes de los consejos comunales que apoyaban fervientemente al presidente Chávez.

Así se decidió que el Radar de los Barrios se constituyera en una plataforma de corte popular para detectar problemas en las comunidades y ofrecer posibles soluciones impulsando, además, la reconciliación nacional. Básicamente la red se basa en tres acciones concretas para lograr sus objetivos: La formación de las comunidades, un programa de comunicación entre éstas y la ayuda mutua entre sus integrantes.

Además del espacio radiofónico, el Radar de los Barrios articula su programa de comunicación con una sección dominical en el periódico La Voz y con una página Web (radardelosbarrios.blogspot.com) en la que se pueden revisar las iniciativas de la organización. En torno a las actividades de comunicación y la reunión periódica de sus líderes, las comunidades comparten sus experiencias y conocimientos: “Como estas comunidades están lejos de los centros de decisión, es difícil que acumulen experiencias”, aduce Torrealba.

El programa de formación, por su parte, se refiere a darle instrumentos a las comunidades que le sean útiles en su día a día: “A las personas de los sectores populares no les sirve de mucho las charlas sobre democracia, o la división de poderes” por lo que los cursos se orientan más en las necesidades de cada una de las comunidades, como educación sexual o la Ley de los Consejos Comunales.

Para Torrealba toda la experiencia de Radar de los Barrios ha permitido desmontar la propaganda oficial según la cual los sectores populares son bastiones impenetrables de seguidores del presidente de la República: “La misma oposición ha comprado este discurso”, explica y agrega que en muchos casos la polarización suele ser menor en los barrios caraqueños.

REFORMA INOPORTUNA

La idea de internarse en las barriadas de Caracas surgió luego del referendo revocatorio del 2004. Torrealba estaba encargado para la época de las comunicaciones de la Coordinadora Democrática y, tras los gritos de fraude de la oposición, decidió salir de sus dudas sobre el proceso comicial. Al contrario de sus compañeros de tolda no buscó las respuestas al dilema del fraude en la data del Consejo Nacional Electoral (CNE), o en las supuestas inconsistencias numéricas que avistaron los técnicos opositores. Torrealba decidió acudir a las fuente primaria; las personas que votaron.

“De ello –explica- llego a la conclusión de que en los barrios Chávez goza de una ventaja importante y de que hay una gran cantidad de demandas insatisfechas en esos sectores”.Torrealba no teme asegurar que su organización tiene una finalidad política, aunque no partidista aclara, pues apunta a la creación de un tejido social en el que nazca un nuevo liderazgo: “Me siento muy bien con lo que hago (...), yo no podría ser candidato de una fracción que se enfrenta a otra”.

Es precisamente por esta razón que el Radar de los Barrios ha decidido no apoyar a ninguno de los bandos en el tema de la reforma constitucional, por cuanto los dirigentes comunitarios plantean que la agenda social es más relevante en este momento que los cambios propuestos por el Presidente: “Ahorita no es pertinente porque lo que se busca es volver a dividir a los venezolanos.

Lo que proponemos es construir una agenda nacional sobre los temas sociales”.

Esta postergación de la agenda social preocupa a Torrealba, por cuanto la brecha entre las demandas sociales y las políticas públicas estarían llevando a Venezuela a un clima de estallido social en los próximos años: “Puede producirse algo peor que el Caracazo, esta vez la gente no va a salir a saquear con las manos vacías, pues hay muchas armas en los barrios”, argumenta.

 • ARTICULACIÓN ESTUDIANTIL
El llamado del presidente Chávez a que “bajaran los cerros” para hacer frente al movimiento estudiantil preocupó a los dirigentes comunitarios, explica Jesús Torrealba. Como producto de esa preocupación se produjeron varios contactos con los dirigentes que encabezaron las manifestaciones en Caracas, que terminaron con la celebración de un plan vacacional en las instalaciones de la Universidad Metropolitana (Unimet) dirigido a los niños de los barrios. “Fue una experiencia que tocó profundamente a los niños, que nunca habían pisado una universidad, y seguramente también a los estudiantes”.









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog