Misión imposible - Che Guevara

Por Venezuela Real - 14 de Septiembre, 2007, 17:19, Categoría: Historia Oficial

El Editorial
El Nacional
14 de septiembre de 2007

El Gobierno ha considerado de suprema importancia en estos momentos denominar una de las tantas misiones oficialistas como la Misión Che Guevara. Menudo compromiso el que asume la revolución bolivariana porque al escoger al héroe guerrillero no le queda más remedio que igualar o superar a quien ha sido conocido y reconocido por la izquierda latinoamericana y mundial, como ejemplo de virtudes. Pero no es precisamente el bolivarianismo burocrático y de talante misionero un ejemplo de sacrificio o de entrega por las causas populares.

En todo caso ha sido de la boca para afuera, acomodaticio y nunca de puro corazón, porque se necesita ser un revolucionario bien cínico para convertir en bandera particular a un hombre que, por encima de sus errores y de sus fracasos, se jugó la vida para comprobar la vigencia de sus propuestas. Ahora bien, quién de los actuales líderes juega al desprendimiento de sus bienes terrenales, de sus comodidades y de sus lujos para convertir la revolución bolivariana en una realidad tangible. ¿Es posible encontrar un nombre distinguido en ese amplio y extenso desierto ético en que se ha convertido el proceso que camina por América Latina? Hoy nadie puede asumir ni corresponder a un símbolo muy preciso de la revolución latinoamericana como el Che, porque ello tuvo su momento estelar y ahora está de eclipse. Pero si se trata de jorungar a los muertos y usarlos vilmente para afianzar una propuesta supuestamente popular, más les vale achicarse los lujos y entrarse a régimen de dieta en las comodidades y las riquezas.

Estas últimas manifestaciones groseras y ostentosas no son propiedades únicas ni particulares de los jefes bolivarianos, sino que se han arborizado progresivamente en todas las ramas del poder público. Desde el director de Gabinete hasta la secretaria del ministerio y el modesto portero: nadie escapa a la rapacidad y capacidad de sacarle provecho material contante y sonante a la riqueza petrolera. Hablamos de la institucionalización del derecho a entrar a saco en el tesoro público.

Se trata de la necesidad cínica e inevitable de unir y consolidar el falso discurso revolucionario con la nueva riqueza personal, lo cual invalida de entrada el desprendimiento cristiano y marxista de los bienes materiales y del sufrimiento por los demás a través del sacrificio y la muerte propuesto por el Che Guevara, quien necesita treparse a una cruz y a un homenaje mundial para congraciarse con aquellos que, en definitiva, le eran tanto importantes como indiferentes, más allá de la capacidad de contribuir a su propia gloria.

Tanta vanidad personificada en el Che no conmueve hoy a nadie en este mundo real, porque en el fondo de todo no hay más que una infinita y exacerbada soberbia, una compasión por los demás que es en realidad humillante para quienes son objetos de ella. La revolución, si intenta regresar a su autenticidad, debería despojarse de las fantasías de poder y de las comodidades de la riqueza.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog