Otro Vietnam

Por Venezuela Real - 14 de Septiembre, 2007, 17:20, Categoría: Oposición/Resistencia

MANUEL FELIPE SIERRA
El Nacional
14 de septiembre de 2007

S i Evo Morales abandonase el poder en Bolivia debido a la presión popular (lo cual no sería extraño), el presidente Hugo Chávez anunciaría la creación de "1, 2, 3 ó 10 Vietnam contra el imperio norteamericano".

Retomar la frase del Ché Guevara para fortalecer el espíritu revolucionario no revelaría mayor esfuerzo creativo. ¿Pero en qué se tradujo la consigna que estremeció la Conferencia Tricontinental de La Habana y que decretó la expansión del movimiento guerrillero en el continente? En un estrepitoso y sangriento fracaso, hasta el punto de que el propio Guevara, solitario y desconcertado, entregó la vida en la selva boliviana.

No era posible exportar un método de lucha a contracorriente de la realidad. La gesta castrista de Sierra Maestra se enfrentó contra una de las tiranías más crueles que ensombrecieron el mapa de América Latina, la de Fulgencio Batista.

Pero a mitad de la década de los sesenta se había desvanecido el aura heroica de Fidel Castro. La incorporación de la isla de Cuba en la órbita soviética y la copia de un modelo que había demostrado su inviabilidad separaron al proceso cubano de las naciones del hemisferio que presionaban entonces por la instauración de la democracia.

La apelación a Vietnam del revolucionario Ché Guevara se ubica en la época en que un pequeño país resistía la ofensiva de la potencia estadounidense. Sus palabras tuvieron un efecto tonificante para una izquierda que todavía admiraba la experiencia del "socialismo real" como el camino a través del cual se solucionarían las necesidades materiales de los pobres en aquella época. Sin embargo, el voluntarismo, el entusiasmo y la valentía no bastaron –a diferencia de como ocurrió en la Cuba que enfrentó a Batistapara alcanzar victorias y "tomar el cielo por asalto".

¿Tiene sentido hoy la amenaza de nuevos Vietnam? El camino de la lucha armada está descartado en Latinoamérica. El propio Chávez lo admitió cuando se acogió a las reglas electorales en 1998.

Vietnam es una mera postal de heroísmo para los combatientes nostálgicos. La suerte final de Evo Morales no sería distinta a la que han corrido la mayoría de los gobernantes bolivianos.

Ciertamente, para evitarlo Chávez tiene a su disposición la chequera de los petrodólares, pero él resta mucho de suscitar la adhesión mágica del Ché. Y, además, el Vietnam de este tiempo, al igual que China, es otra cosa: una sugestiva vitrina del capitalismo moderno.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog