El milagro de Internet

Por Venezuela Real - 15 de Septiembre, 2007, 19:36, Categoría: Testimonios

Eduardo CASANOVA
Literanova.com
15 de septiembre de 2007

En mi blog recibo un mensaje de Humberto Seijas, que fue mi compañero en primer año de bachillerato en el Colegio La Salle, de Tienda Honda, cuando apenas empezaba la década de 1950. Es un gratísimo reencuentro que me llena de alegría. Poco antes había pasado lo mismo con Gonzalo Palacios Galindo, otro amigo de la primera adolescencia, a quien siempre recordé por inteligente. O con Eduardo Poletto, excelente amigo de mis tiempos de Director Civil y Político de la Gobernación de Caracas (1974-1975), y con varios más. Y también ha habido encuentros magníficos: con Marianella Fuentes, de mis parientes de Cumaná; con Fernando Mires, chileno radicado desde hace mucho tiempo en Alemania, que se ha convertido en el más fiel aliado que tiene la Venezuela democrática y con quien descubrí que tenemos muchos amigos comunes de los tiempos en los que pude ser útil para los exilados chilenos que vivían su duro trance en Dinamarca; o con Ernesto Kahan, médico y humanista nacido en Argentina que hoy vive con orgullo en Tel-Aviv y cuya voz es la de un verdadero Maestro; o con Herta Johansmeier, acuciosa investigadora alemana que se ha interesado en la literatura latinoamericana, y en la venezolana en particular. Y con muchos otros que han venido a enriquecer mi vida, gracias a Internet.

Y gracias a Internet me mantengo en contacto, día a día, con mis hijos y mis nietos, que viven en Caracas, en Mérida, en Barlovento y en Alemania. Y con amigos tan queridos como Alejandro Leighton, que por fortuna ha podido dejar atrás su exilio y hoy vive en Santiago y en Viña para recordar su infancia y su juventud, que se vio cortada por el horror del tener que abandonar su país. O con Alberto Hernández, nuestro excelente poeta, que vive en Maracay. Y también con muchísimos otros amigos y parientes.

Pero hay más: en la década de 1980 escribía semanalmente en El Diario de Caracas, y según los expertos, mis artículos los leían unas diez o doce mil personas. Hacia el final del siglo XX tenía una columna semanal en La Razón, que debía llegar también a unas diez o doce mil personas. Hoy publico mis textos en mi blog y los difundo por medio de lista de Internet, y, según un verdadero experto, deben llegar a decenas de miles, y hasta a centenas de miles de lectores en el mundo entero. Me explica el experto que El Universal de Caracas tiene trescientos mil y tantos lectores cada día, pero de ellos sólo una fracción pequeña lee los artículos de opinión, y no todos. Y los articulistas de El Nacional, que ha perdido buena parte de su alcance, llegan aún a menos gente. Últimas Noticias, que tiene tirajes superiores a los de El Universal , no es un diario con lectores interesados en artículos de opinión, sino en noticias, especialmente de sucesos o de cierto amarillismo, por lo que publicar artículos allí no proporciona muchos lectores. Tal Cual tiene un tiraje modesto, pero sus lectores son especialmente propicios a leer artículos de opinión, aunque nunca llegan a la cuantía de El Universal. Y los demás medios o no cuentan o cuentan muy poco. En cambio, gracias a Internet, en donde, cuando un artículo interesa empieza a ser enviado, reenviado y requete enviado, hasta llegar a proporciones insospechadas hace una década, un texto puede llegar a cien o doscientos mil pares de ojos, y hasta más, en un santiamén. Aparte de que publicar en Internet es lo que genera los reencuentros y encuentros a que hice referencia.

Y aún hay muchísimo más: Internet permite buscar e investigar, algo que muchos hacen con ligereza y poca responsabilidad, pero que como complemento a la verdadera investigación puede ser una herramienta formidable. Sin embargo, lo más importante es otra cosa: es la luz que despide. En el pasado, fascistas de derecha o de izquierda y comunistas pudieron aplastar con su fuerza brutal a pueblos enteros, que tardaron décadas en liberarse de la opresión. Algunos aún no lo han logrado. Hoy en día un grupo de militaristas, tan fascistas como los de Italia o Alemania, aliados a un grupúsculo de comunistas trasnochados, a muchísimos inocentes y a unos cuantos pescadores en río revuelto que ven en ello grandes ganancias de petrodólares, está apropiándose de Venezuela. En buena parte no lo han logrado gracias a la luz del Internet. Y si lo consiguieran, no podrían apagarla, y allí quedaría para iluminar a los que, tarde o temprano, como el romano Furio Camilo, recuperarán la patria.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog