Y Yasury dijo NO...

Por Venezuela Real - 17 de Septiembre, 2007, 17:30, Categoría: Cultura e Ideas

María Isabel Párraga B.
El Universal
17 de septiembre de 2007

Detrás del estridente festín revolucionario se esconde un destino trágico para todos...
 

El triunfo de Yasury, de Winkerman, de Usmail, de Superman Montiel va mucho más allá de lo anecdótico. Hay quien dice que todo se trató de un trapo rojo. Un "divertimento" para mantener a la colectividad entretenida en medio de "maletinazos", carencia de azúcar, leche y aceite, inseguridad en la puerta de la casa (y aún adentro) y, por supuesto, ese proyecto de cambio constitucional motivo de nuestros insomnios. Como buen militar, el Jefe sabe que a más frentes abiertos, más posibilidades de avance. Pero lo cierto es que en el sempiterno juego del perro que se muerde la cola de nuestra desquiciante realidad, llena de capotes de toreros, a veces, es necesario embestir unos cuantos. En este caso "fascistoide" de nombres impuestos por listas cerradas de Pedros, Juanas, Marías, Hugos, y otros pocos, las "tablas en la cabeza" de los proponentes ante el rechazo colectivo, hicieron retroceder la medida. ¿Accesoria? ¿Anecdótica? Insólita, obvio. Pero por evidente, cotidiana y a contracorriente de lo que somos y cómo nos llamamos, tuvo su miura colectivo detrás del capote. ¡Oleeeeeeee!

Y es que el hombre sabe de retiradas tácticas. Si no, ¿qué pasó con el artículo del Proyecto Constitucional que establecía la tácita desaparición de la Guardia Nacional? Los uniformados amarraron las caras con todo lo que eso puede implicar en un contingente armado y ¡oleeeeeee!, el torero dijo: "paso y gano", seguramente con su tradicional "por ahora". Porque también es verdad que el "rey del retroceso estratégico" conoce de tiempos y tiene paciencia porque la noche es larga...

El detalle está en que ante tantos trapos rojos, la colectividad, lejos de embestirlos, los agarra y se hace unos trajes de fiesta estupendos para usarlos en la parranda de petrodólares que estamos viviendo. Y así vamos, que en esas tardes si bien hay sangre, también hay vida. Suena el pasodoble y todos a pasarnos la bota. A menos que Dios, el destino y el toro digan lo contrario, el guión ya está escrito. El torero puede ser más o menos diestro pero la bestia siempre tendrá las de perder. La fría espada lo esperará detrás del capote.

Aunque... a veces no... Sólo, a veces... no...

Si el toro es fuerte y bien plantado puede hacer retroceder al torero...

Menos taurinos y más coloquiales. Si la gente pisa firme y dice NO ante el abuso en singular o este plural al infinito que estamos viviendo, tal vez se logre cambiar el final de la película. Claro, la condición sine qua non es "que nos caiga la locha" que detrás del estridente festín revolucionario no se esconde una comedia en la que unos gozan "un dolarero" y otros simplemente se evaden, sino un destino trágico para todos...

Pero hace falta amarrar la cara. Tal y como lo hicieron las Yasury y los Usmail...






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog