Tiro Fijo en campaña (electoral)

Por Venezuela Real - 18 de Septiembre, 2007, 14:37, Categoría: Política Internacional

Roberto Giusti
El Universal
18 de septiembre de 2007

¿Quién se imagina al Mono Jojoy peleando una curul por el departamento del Caquetá?

Si Álvaro Uribe aceptó que Hugo Chávez se convirtiera en mediador con las FARC no fue por ingenuo. El, mejor que nadie, conoce la verdadera naturaleza política y sicológica de su colega venezolano, cuyo molde ideológico calza con mucha mayor precisión en la horma de la botas de Tiro Fijo (de caucho negro, hasta las rodillas y la respectiva provisión de Borocanfor) antes que con su populismo liberal y aproximación permanente a Washington. Pero también sabe que si algún jefe de Estado en el mundo tiene comunicación permanente y por tanto influencia sobre el octogenario de la toalla sudada, ese es su vecino de al lado.

Luego del affaire Granda, cuando Uribe puso al descubierto la presencia del embajador de las FARC en Caracas, luego de haberle llamado la atención a Chávez, sobre la existencia de campamentos guerrilleros instalados en el país con su anuencia, Chávez se distanció públicamente de los subversivos, quienes, hasta ese momento y pese a los secuestros, asesinatos (incluso de soldados y funcionarios de Pdvsa) la extorsión y libertad de movimiento, "no son enemigos del Gobierno venezolano".

Pues bien, presionado por los familiares de los secuestrados y por el Gobierno francés, que reclama la liberación de Ingrid Betancourt, Uribe desafió el sentido común de la diplomacia tradicional y puso sobre los hombros de Chávez responsabilidades que van más allá del intercambio humanitario para ubicarse en la posibilidad de un acuerdo de paz. De paso Uribe, colocó a Chávez en la incómoda posición de pedir cuentas a sus amigos guerilleros sobre la suerte de decenas de venezolanos actualmente en su poder.

Quizás algún día liberan a Betancourt y a algunos otros prisioneros emblemáticos, pero los demás, los tontos, aquellos por quienes los poderosos no interceden, seguirán siendo carne de secuestros y de cañón.

Ahora Chávez maniobra para que Uribe, inflexible, cambie las condiciones (cero despeje es la fundamental) que previamente aceptó y caiga en la misma trampa de Andrés Pastrana, quien luego de cuatro años de estériles conversaciones permitió el fortalecimiento político y militar de las FARC sin lograr nada a cambio.

Sólo que Uribe no es Pastrana y los esfuerzos de Chávez por ayudar a sus amigos se estrellarán contra la determinación de un hombre consciente de que las FARC no negociarán la paz a menos que primero les tuerza el brazo. Nadie se imagina al Mono Jojoy en calidad de "insertado", peleando una curul por el departamento del Caquetá. O a Tiro Fijo de candidato presidencial sin chance. Ellos, como Chávez, quieren todo el poder. "Somos igualitos a Chávez", dijo alguna vez Raúl Reyes. Y como saben que eso es imposible, se aferran al "modus vivendi", una guerra interminable que les permite continuar siendo los señores feudales de extensos territorios colombianos.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog