La disyuntiva empresarial

Por Venezuela Real - 21 de Septiembre, 2007, 15:05, Categoría: Política Nacional

Argelia Ríos
El Universal
21 de septiembre de 2007

La falta de firmeza desmoviliza e invalida el debate sobre votar o no votar

Venezuela no es la misma. En el pasado, el sector privado presionaba por mejores condiciones para la inversión. Eran los tiempos en que sus voces se elevaban para exigir "seguridad jurídica". Obedientes, han aceptado hoy las reglas del nuevo sistema: se conforman "con lo que hay", ¡y hasta agradecen las muy delgadas rendijas que, por ahora, les ha permitido "el modelo"! Cuándo esto se supere -porque el poder siempre se agota-, el relevo político ya no será tan complaciente frente al capital. La influencia de las asociaciones empresariales habrá quedado definitivamente reducida. Tras demostrar que pueden adaptarse al peor de los "climas de inversión", en el futuro, el país no le aceptará su antigua voracidad.

Tras conocerse el texto de la nueva Constitución, muchos empresarios deben estarse preguntando si valdrá la pena mantener el esfuerzo inútil de reacomodarse al sistema o, si al contrario, convendrá salvar la honra. Guardar silencio no es garantía; tampoco "remoralizará" al sector privado de cara a un porvenir sin Chávez. Mucho menos contribuirá a que el país salga a protestar lo que ellos mismos no rechazan con vigor... Si los gremios y capitanes de empresas se mantienen callados -sugiriendo con su silencio que nada es tan grave y que todavía es posible capear los temporales del socialismo-, será más difícil todavía que los venezolanos reconozcan el veneno contenido en la reforma.

El rígido control de la economía busca derribar, poco a poco y por completo, el esquema capitalista: pero, además, procura intensificar el control político del Gobierno sobre la población. Un país sin generadores independientes de puestos de trabajo, es un país esclavo, sometido al exclusivo poder empleador del Estado, y sin capacidad de mantener la llama de la resistencia. La discusión sobre el riesgo en que se encuentra la propiedad privada no sólo tiene entonces pertinencia económica. Lo poco que va quedando de sector privado es un espacio de libertad para enfrentar y denunciar la opresión del pensamiento único. Que sus componentes decidan vegetar hasta extinguirse, significa que la sociedad perderá lo que resta de su voluntad de oponerse. Sin duda, es un problema de modelaje.

Ya los empresarios -tan inclinados a aceptar una dictadura política a cambio de buenos negocios- están viendo languidecer la utilidad de su pragmatismo. Se han reducido sus opciones. En la URSS, ellos fueron suplantados por la mafia. ¿Aceptarán los nuestros esa deshonrosa conversión? La incertidumbre ya no existe. Los ciudadanos no se arriesgarán si no ven una decisión firme, de todos los sectores, para impedir la aprobación del adefesio constitucional. La falta de firmeza desmoviliza e invalida el debate sobre votar o no votar. Cualquiera de los dos escenarios requiere del mismo espíritu combativo. Sin él se neutralizan los beneficios de ambas hipótesis.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog