El heredero

Por Venezuela Real - 22 de Septiembre, 2007, 16:08, Categoría: Política Internacional

Francisco Olivares
El Universal
22 de septiembre de 2007

Con Lula viajan sus empresarios, sus grandes consorcios y su tecnología

Para el presidente Hugo Chávez la agenda política siempre va por delante de los problemas sociales y económicos. A pesar de que el discurso se conecta con los más pobres y se sustenta en una imaginaria igualdad e inclusión, la prioridad política deja en segundo plano el bienestar de sus propios seguidores.

La economía será el talón de Aquiles de este Gobierno, pero tendrá, como lo ha sido en Cuba, en Nicaragua y en cualquiera de lo procesos populistas sufridos por América Latina, un culpable en el imperio, la oligarquía y el empresariado venezolano.

La agenda de Chávez en este momento está orientada hacia el abrazo que aspira a darse con Marulanda en el Caguán, y con esa imagen inclinar hacia su causa socialista, las bases electorales que hoy e respaldan a Álvaro Uribe, un adversario de temer.

Mientras tanto a lo interno del país, la implantación de la reforma se hace prioritaria y se cimienta sobre el estancamiento económico y la reducción del aparto productivo. Del debate público ha desaparecido la inseguridad, la salud y la falta de vivienda.

Su mirada puesta en la consolidación de un liderazgo mundial, en su ubicación en la historia como un sucesor de Fidel Castro, lo ha llevado a ofrecer más de 40 mil millones de dólares en donaciones e inversiones en el exterior, en una suerte de integración en la que la única mano solidaria es la venezolana.

El pasado jueves el líder de los desposeídos llegó con su extendida comitiva a Manaos para estrechar vínculos con su socio, Lula da Silva. Chávez el gran integrador del continente, hoy tiene a su propio país fuera de la CAN, el ingreso vedado en el Mercosur por transgresión a los principios democráticos. Sus proyectos faraónicos, como el Gasoducto del Sur naufragan ante el pragmatismo económico de sus pares, de corazón socialista pero de cabeza liberal. Allí al imperio se le endosa otra cuota de culpa al fracaso propio.

En Manaos "el pana Lula", socialista como él, a los inicios de su Gobierno había declarado tener una deuda pendiente con su país: "reducir la inmensa pobreza". Pero su socialismo, forjado en el trabajo y la lucha sindical, le indicó otro camino. Hizo alianzas económicas con Chávez, con el sur, con Estados Unidos y Europa. Al lado de Lula viajaron, no las ideologías, sino sus empresarios, sus grandes consorcios y su tecnología. Por eso, sin voces altisonantes, callado y reservado, el Brasil de hoy exhibe una pobreza extrema menor a 20% y sus consorcios construyen la infraestructura de numerosos países, sus buques y aviones vuelan cielos y surcan mares de todo el mundo y en sus tierras crecen los alimentos que habrán de consumir muchos "hermanos", entre ellos los venezolanos.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog