La Carlota, por ejemplo

Por Venezuela Real - 23 de Septiembre, 2007, 16:17, Categoría: Cultura e Ideas

TULIO HERNÁNDEZ
El Nacional
23 de septiembre de 2007

La Carlota es un tema recurrente entre nosotros.

El anuncio del Ministerio de la Vivienda de utilizar 9 hectáreas de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda para construir una urbanización constituida por 620 viviendas en su etapa inicial ha vuelto a abrir el debate sobre el uso de este espacio estratégico de la ciudad capital y a promover, de nuevo, una revisión de los criterios urbanísticos, políticos y sociales que sustentan los diversos proyectos que desde hace décadas, muchos antes del arribo del proyecto bolivariano al poder, se han producido para el lugar.

Según las informaciones de la página web del Ministerio del Hábitat y la Vivienda, la Fundación Misión Hábitat ya ha iniciado las obras que incluyen la construcción de 50 edificios de entre 3 y 6 pisos de altura (www.mvh.gob.ve/habitat). Sin embargo, el ministerio no ha ofrecido explicación alguna sobre las características del proyecto ni ha presentado aún, algo fundamental en estos casos, el plan maestro de administración del espacio.

El asunto es imprescindible enfrentarlo colectivamente, pues de lo que se haga en La Carlota va a depender en buena medida el futuro de la ciudad y, sobre todo, la continuidad o la puesta de un freno a la manera parcial, inconsulta, inmediatista y, de alguna manera, frívola como se toman las decisiones de la utilización de sus espacios y se intentan resolver sus carencias más impopulares, como ha sido hasta ahora el caso de la vivienda y la inseguridad.

La mayoría de los especialistas del área que han hecho públicas sus preocupaciones, incluyendo algunos seguidores del presidente Hugo Chávez, parten de un principio esencial: La Carlota es un espacio patrimonial de la ciudad, costoso, céntrico, ecológico y privilegiado que no debería ser utilizado a fines que beneficien a pocos o para resolver compulsivamente problemas como el de la vivienda. Por el contrario, dadas esas características, cualquier decisión debe apuntar con fines de utilidad colectiva, de uso público y para todos; esto es, áreas verdes, deportes, servicios públicos y recreativos, hoteleros, convenciones o cualquier otro aprovechamiento social que contribuya a disminuir el déficit de servicios que hoy exhibe la ciudad.

Caracas, nos lo han explicado hasta el cansancio lo investigadores, es una ciudad relativamente pequeña en el ranking latinoamericano. Y, sin embargo, algunos de sus indicadores de calidad de vida (sin entrar en los de homicidios por 100.000 habitantes, en donde nos encontramos en segundo lugar luego de Recife, Brasil) son francamente preocupantes. Por ejemplo, internacionalmente se establece que una ciudad debe tener un mínimo saludable de 7 metros cuadrados de áreas verdes por habitante. Curitiba tiene 7,5 metros, Madrid cerca de 9 y Londres está por los 12.

Caracas tiene menos de 1 metro cuadrado. Este es un criterio clave a la hora de discutir el destino de La Carlota, porque los espacios verdes son los lugares que garantizan la convivencia, las reservas y la naturaleza higiénica, ecológica y psicológicamente hablando, de la ciudad. Otro criterio importante, lo han demostrado con perseverancia los investigadores, es el hecho de que Caracas es una ciudad poco compacta, llena de grande vacíos urbanos, solares y terrenos dispersos en toda su superficie en donde se pueden desarrollar grandes y medianos procesos de urbanización y reurbanización para atender el déficit de viviendas sin sacrificar sus mejores espacios públicos.

En todo caso, existen suficientes propuestas, desde la del arquitecto Fruto Vivas, cercano al Presidente, que implica la conexión de este espacio con el Parque del Este, hasta la de quienes, como el maestro Tomás Sanabria, proponen usos mixtos, conservando el aeropuerto para situaciones de emergencia. En lo que hay un acuerdo mayor es en que no debe ser una "solución habitacional" más, sino un proyecto urbano complejo con mezcla de usos, en donde predomine el espacio abierto.

Lo importante es abrirse al diálogo y saltar la intolerancia para pensar la ciudad en el largo plazo y no sólo en términos de emergencias electorales y clientelares, y para que lo que se decida surja de una consulta técnica y democrática que facilite la escogencia de la opción mejor sustentada, con mayor amplitud de criterios, que genere mayor consenso y, sobre todo, que preserve el potencial urbanístico, estético y convivencial de este valiosísimo espacio y reserva de la ciudad.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog