Más allá de los mapas - Golfo a la vista

Por Venezuela Real - 23 de Septiembre, 2007, 16:41, Categoría: Política Internacional

El Editorial
El Nacional
23 de septiembre de 2007

Del encuentro de los presidentes de Colombia y Venezuela, en Hato Viejo, en las cercanías de Bogotá –lugar histórico donde ofició el general Francisco de Paula Santander– surgieron diversas noticias e iniciativas que llenaron los periódicos de un lado y del otro de la frontera.

El hecho de que la razón fundamental del diálogo Uribe-Chávez fuera el canje humanitario, la laberíntica negociación destinada a ponerle fin al padecimiento de un número de seres humanos víctimas de la guerra, predominó en las primeras planas. Sin embargo, se produjeron muchas otras, y entre éstas, la noticia de que ambos países estaban en vísperas de llegar a un acuerdo en la delimitación de las áreas marinas del Golfo de Venezuela quedó registrada por su trascendencia y sus implicaciones. De ahí la investigación llevada a cabo en Siete Días de este domingo por Valentina Oropeza.

Sin duda, se trata de algo sustancial. Durante los últimos tiempos, a partir de los aportes del Derecho del Mar, la negociación en el Golfo ha dominado las relaciones entre ambos países. Hubo épocas en que factores de diversa naturaleza predominaban en el ambiente con ánimo de crear tensiones indebidas. Partidarios de soluciones extremas, negadores sistemáticos de los derechos de los demás, adversarios, incluso, de los gobiernos utilizaban el diferendo para alarmar e inquietar a la Fuerza Armada, y, en fin, obstaculizar los probables convenios. Ese clima no existe ahora.

Esta es una de las condiciones que seguramente ha propiciado que se esté en vísperas de arribar al acuerdo conveniente. Toda negociación en asuntos que afecten territorios entre Estados es ardua. Los venezolanos demostramos nuestra capacidad de negociación en la década de los 70, como experimentamos en el siglo XIX los errores de no conciliar negociación con política doméstica.

No pocos ignorantes pontificaron entonces para mal del país, y lo hicieron siempre "en nombre de la patria".

En las negociaciones del Golfo a nuestro país le interesa sobremanera determinar la salida al Caribe de modo que la soberanía de la nación no sea afectada y se garantice la comunicación vital con el mundo exterior. No es, por consiguiente, cuestión del ejercicio de la aplicación de tesis consagradas, o de la habilidad de los negociadores de trazar líneas sobre los mapas. Esto va más allá de lo convencional. Colombia lo comprende, sus dirigentes saben que una negociación a estas alturas del siglo XXI debe responder más a lo que promete como vínculo que lo que antiguamente se concebía como línea divisoria.

Una razón fundamental debe orientar las negociaciones. No es otra que la garantía de preservar la unidad de los países. Este será el fruto de la armonía y equidad de los logros. Como se ha demostrado en las últimas décadas, el futuro de la región depende en gran medida de la profundidad y dinamismo de las relaciones colombo-venezolanas. Para esto es prioritario un acuerdo que preserve sabiamente lo que podríamos denominar como interés mutuo.


 







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog