"Chávez necesita destruir a Rómulo Betancourt"

Por Venezuela Real - 27 de Septiembre, 2007, 18:18, Categoría: Cultura e Ideas

Carmen Victoria Méndez
TalCual
27 de septiembre de 2007

Simón Alberto Consalvi presenta la sexta edición de Venezuela, Política y Petróleo , la obra que recoge la visión histórica del país durante las primeras décadas del siglo XX, según el fundador de Acción Democrática

"No se trata de que se esté borrando la historia adeca o cuartorrepublicana.
Sucede que se está tratando de borrar, adulterar y alterar toda la historia venezolana...
Páez era un hombre popular, pero se le califica de traidor a la patria"
La vinculación del diplomático y escritor Simón Alberto Consalvi con el libro Venezuela, política y petróleose remonta a la época misma de su redacción.

Fue testigo de la manera como el ex Presidente Rómulo Betancourt llenaba las horas muertas de su exilio en –primero Cuba y luego en Estados Unidos y Puerto Rico– escribiendo acerca del castrismo y el gomecismo, siempre en función del oro negro. La obra, publicada en México a mediados de los 50, arriba a su sexta edición este viernes, cuando se conmemoran 26 años de la muerte del fundador de Acción Democrática (AD).

La presentación de este volumen tendrá lugar en la Academia de Ciencias Políticas y Sociales. Para Consalvi, se trata de un libro clave para comprender la historia de la democracia, en especial, "en estos tiempos cuando el chavismo se empeña en borrarla".

–¿Qué claves hay en Venezuela, política y petróleo para comprender la historia contemporánea venezolana?
–Yo diría que es uno de los libros fundamentales del siglo XX, más allá de la vinculación personal o política que haya tenido con el ex Presidente Betancourt. Primero, porque registra el proceso histórico de la nación desde la época de Cipriano Castro y José Antonio Gómez. Y segundo, porque hace mucho énfasis en el petróleo.

No hay mejor manera de percibir y analizar la política y la historia del siglo XX que a través del petróleo.

Ese es el gran valor de este libro.

–En los últimos ocho años han presentado tres ediciones de esta obra, ¿es por el boom editorial?
–En parte podría ser por el crecimiento del mercado, pero también tengo la impresión de que al fin el venezolano está despertando y quiere conocer la historia de su país y sus grandes protagonistas.

Creo que ese es uno de los signos positivos de esta época, el interés por documentarnos y por preguntarnos finalmente dónde estamos y de dónde venimos.

– ¿Venezuela, política y petróleo es la historia contada según los adecos?
–Yo no limitaría a Betancourt con el calificativo de adeco, porque creo que su obra transciende su militancia política.


–El gobierno quiere borrar de un plumazo la historia cuartorrepublicana, ¿ustedes buscan preservarla con estas reediciones?
–No se trata de que se esté borrando la historia adeca o cuartorrepublicana.

Sucede que se está tratando de borrar, adulterar y alterar toda la historia venezolana. Páez no fue adeco –ha podido serlo porque era un hombre popular– pero se le califica de traidor a la patria. Eso indica que se está tratando de borrar y reescribir nuestro pasado de acuerdo a los intereses de la revolución.Y es muy cómica la revolución ésta, porque habla de nuevo bolivarianismo.

Yo no entiendo cómo el bolivarianismo puede ser nuevo. Eso fue nuevo a comienzos del siglo XIX.

–¿Qué es lo más rescatable del pensamiento de Betancourt?
–El pluralismo que él se empeñó en establecer, dentro y fuera del partido. También destaca su gran comprensión de la historia, una característica casi única entre los políticos venezolanos. Betancourt estudiaba la historia permanentemente.

Se cuenta que andaba con los 15 tomos de Historia Contemporánea de Venezuela de Francisco González Guinand por toda Latinoamérica, durante su exilio. En eso aventajaba a la mayoría de los políticos.

Estaba consciente de que no se puede hacer política en un país si no se conoce su historia.

Ahora los que no la conocen la quieren inventar de una manera arbitraria y a veces ridícula, porque decir que Páez es un traidor es una ridiculez. Bolívar no hubiera podido sumar a los llaneros a su causa si no hubiera sido por él. Y me preo- cupa que la decapitación de esculturas de Páez se acepte de manera resignada.

–A Betancourt le pasó más o menos lo mismo cuando le quitaron su nombre al Parque del Este...
–Me explico muy claramente los ataques a Betancourt, porque para que Hugo Chávez figure en la historia de Venezuela tiene que destruir a Betancourt primero. A Rómulo Gallegos también, pero Betancourt es su obsesión. Por eso le quitan su nombre al parque y destruyen la escultura de Marisol Escobar.

–¿La indiferencia del venezolano ante la historia es producto de las políticas culturales del Estado, de la gente o del sistema educativo?
–Creo que las culpas están muy bien repartidas. El Estado desde luego ha tenido grandes problemas en materia cultural. En la época de la democracia, del 59 al 99, se puso muy poca atención a la historia y al proceso venezolano. Nos olvidamos incluso de las grandes jornadas que condujeron a la democracia.

Solamente un editor se encargó de difundir lo que había sido la época perezjimenista: José Agustín Catalá. Pero ni los partidos, ni las personalidades, ni el Estado se encargaron de sembrar en los venezolanos lo que la democracia había aportado. Por eso la gente cree ahora que la democracia era gratuita, que se recibió como un regalo de los dioses. A muy pocos le duele. Si la gente supiera cuánto nos costó la democracia a nosotros que luchamos contra Pérez Jiménez, otra sería la situación.

–Usted fue presidente del Inciba, ¿cómo evalúa las políticas del Ministerio de la Cultura en cuanto a promoción de la lectura?
–Uno de los problemas que hemos tenido en Venezuela es la poca afición a la lectura, que ahora se está incrementando sin duda alguna. Los libros se venden y la gente lee mucho más. Lo lamentable en cuanto a las políticas de Estado es que detrás de su intención de masificar los libros se esconde la intención de masificar también la mente de los venezolanos.

Se están poniendo en manos de la gente los clásicos de la literatura venezolana y universal. Esa es una manera de contribuir, pero detrás de eso la alternativa que se está ofreciendo es la proliferación editorial de textos marxistas leninistas, con una enorme carga dogmática, que lo que buscan es adoctrinar a la gente. Entonces, a mi juicio, estas ediciones de autores clásicos son como el papel de regalo de la ideologización.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog