Historia del socialismo rojo (II de V)

Por Venezuela Real - 30 de Septiembre, 2007, 15:11, Categoría: Política Nacional

Otrova Gomas
Ultimas Noticias
30 de septiembre de 2007

Detalles de la realidad existente en los países que han sufrido de la enfermedad el socialismo rojo.
Mini nota: Las aberraciones y realidades aquí narradas no son un respaldo a las que pueda haber en otros sistemas existentes ni los que se inventen en el futuro.

¿Como llegan al poder los sistemas comunistas?

Los sistemas rojos llegan al poder de distinta manera según sea el país que escogen como objetivo, pero aunque varían los caminos a la larga todos terminan imponiéndose y manteniéndose a la fuerza. Así, en Rusia Lenín y su camarilla enfrentaron a los ejércitos del Zar apoyándose en millones de personas que luego apartaron o persiguieron una vez logrado el objetivo, al igual que cada nuevo líder persiguió a los que le estorbaban asesinándolos o enviándolos a las cárceles de Siberia; en la Europa del Este con la ocupación soviética de Bulgaria, Hungría, Polonia, Checoslovaquia, Rumania, Estonia, Letonia y parte de Alemania durante la guerra contra Hitler, imponiendo a la fuerza el sistema socialista contra la voluntad de sus habitantes, que sufrieron muertes y cárceles o huyeron en millones para salvarse del terror; en África con golpes de Estado o por guerras fratricidas como Angola, Mozambique y Tanzania, o acuerdos manipulados como el de Madagascar; en otros sitios por la guerra de guerrillas, fuera al estilo chino, el cubano o el vietnamita, como igualmente lo han intentado por la vía electoral.

Lo que llama la atención es que a pesar de la variedad de formas para la toma del poder, todos ellos sin excepción se derrumbaron solos, sin ayuda de nadie y por una sola causa: la absoluta imposibilidad de mantenerse en pie por el desastre económico que causaron.

¿En qué se apoyan los sistemas del socialismo rojo?

El socialismo rojo se apoya en cinco columnas fundamentales para llegar y sostenerse: la pobreza, el líder, la propaganda, la educación y el terror. Detallemos: La pobreza. Cualquiera que sean las múltiples razones por la que existe, ella es la plataforma fundamental. La paradoja es que así como en algunos casos les sirve para tomar el poder, también hace que lo pierdan por la imposibilidad de acabar con ella.

El líder.

Es quien le vende la idea de la revolución marxista a las masas. Esto lo logra por sus habilidades oratorias, su poder de convicción y su capacidad para engañar mezclando embustes con verdades, insultando, acusando a quienes tienen algo de la pobreza de los que no tienen, amenazando y manipulando la envidia, el rencor y otras bajas pasiones del espíritu. En su discurso vende falsas promesas y paraísos inexistentes que adormitan la conciencia de los ilusos, que no son culpables sino víctimas de dos necesidades propias de la condición humana: el ser orientado por alguien y soñar con un mundo mejor. Lo aberrante de este liderazgo es que el endiosamiento del líder le da poderes supremos sobre todos los recursos, las instituciones del Estado y sus ciudadanos gracias a la mentira que canta en su discurso de que él actúa por el bien del pueblo; lo peor es que una vez afianzado en el poder, la mayoría de las veces se quedan de por vida y lo vuelven hereditario.


La propaganda.

Este es uno de los más efectivos pilares del sistema, especialmente cuando ya tienen el control del Estado.


Entonces malbaratan los recursos del país para ensalzar con ella las cualidades inexistentes del líder, ofrecer mundos maravillosos que nunca llegan y martillar con un mensaje repetitivo el odio, la conciencia de víctimas, el nacionalismo exacerbado y el racismo disimulado, prendas revolucionarias que terminan instalándose en el cerebro de las masas por el lavado cerebral.

La educación. Es básica en los niños y de una importancia fundamental en el proceso de crear zombis ideológicos privados de la libertad de pensamiento y la posibilidad de escoger caminos propios para mejorar su vida individual. Este es el más grave de todos los pilares socialistas, porque aunque junto a las mentiras trasmite ideas positivas desde el punto de vista cultural y social, es la que les inutiliza como personas para sobrevivir cuando fracase el sistema, más tarde o más temprano, pero indefectiblemente.

Finalmente está el terror en todas sus formas. Él sostiene al sistema a la vez que también sostiene a las demás columnas. Se manifiesta con la persecución a los opositores, las cárceles, el exilio y las represalias contra los disidentes y a quienes atacan al líder o discrepan de su voluntad, igual sirve para establecer la limitación de las libertades y apoyar las arbitrariedades contra la propiedad y demás derechos ciudadanos. No ha habido socialismo rojo rojito de verdad sin muerte, sin brigadas armadas al estilo fascista ni sin policías secretas aberrantes que practiquen las torturas y el espionaje masificado. Desgraciadamente este terror no se manifiesta abiertamente desde el principio, sino en un proceso paulatino que lo va haciendo crecer bajo la excusa de defender la revolución hasta que termina convertido en un monstruo todopoderoso de dientes afilados que come carne viva.

¿Por qué duran tanto los sistemas comunistas?

A diferencia de los sistemas democráticos con todos sus vicios, donde los ciudadanos pueden castigar a sus malos gobernantes eligiendo a otros dirigentes y a otros partidos, los sistemas rojos rojitos una vez instalados eliminan toda posibilidad de votación en contra. La farsa que montan con elecciones controladas es pública y notoria y para todos evidente, primero con trampas electorales que desilusionan a los votantes opositores, luego con un control del sistema electoral apoyado con el lavado cerebral. Ellas sólo le sirven para tratar de legalizar ante la comunidad internacional un sistema ilegítimo. Éstas, sólo una que otra vez y según los intereses de las grandes potencias, han tomado medidas para descalificarlos, dejando que sea la destrucción del país la que se ocupe de su derrota.

¿Cómo se vive en un país rojo?

Cuando no se está invitado en un tour oficial hay cosas que llaman la atención en todos los países comunistas, pero lo más evidente al primer encuentro son el miedo de los ciudadanos, lo apagado de sus rostros, las vallas con imágenes del líder y los proyectos de la revolución, la carencia de bienes y fallas de servicios, la pobreza de las ciudades, la policía vigilando por todos los rincones y ver pasar los lujosos carros oficiales con escolta. En bajo perfil están los traficantes de moneda y las ofertas de prostitutas que se abalanzan sobre los extranjeros.

La parte social no visible son: el control total de la vida de los ciudadanos, que son enviados a trabajar y a vivir en donde le conviene a la revolución, la mínima expresión de la propiedad, varias familias viviendo en habitaciones de casas que antes eran propiedad individual, la imposibilidad de viajar al extranjero, en especial de los niños, los técnicos, los deportistas y los profesionales destacados, la separación forzosa de las familias, la baja calidad de los servicios médicos, la limitación de libros, canales de televisión y películas que están permitidos disfrutar, los sueldos miserables en comparación al de los países no comunistas y un fantasma invisible que siempre está flotando por doquier: el deseo de todo el mundo de escapar.

Para otra sección dejaremos sus realidades industriales, científicas y culturales.

Continuará...

Artículo Relacionado:

Historia del socialismo rojo (I de V) (23 septiembre, 2007)





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog