Mundo de fantasmas vitalicios

Por Venezuela Real - 30 de Septiembre, 2007, 13:35, Categoría: REFORMA CONSTITUCIONAL

SIMÓN ALBERTO CONSALVI 
El Nacional
30 de septiembre de 2007

Fue José Tadeo Monagas quien consagró en la Constitución de 1857 el centralismo más radical y le abrió las puertas a la reelección inmediata. Extendió el periodo presidencial de cuatro años (según la Carta de 1830), a seis, y al eliminar la cláusula antirreeleccionista sentó un precedente tan funesto que desembocó en su propia caída. "El artículo 108 –escribió José Gil Fortoul– prohibía la reelección inmediata; era, pues, necesario suprimirlo, velando aquel objeto con la disculpa tradicional de conformarse a la voluntad de los pueblos e introducir aquí y allí algún principio ideológico más o menos avanzado...". (Esto fue escrito hace un siglo).

El asunto quedó consagrado con gran ambigüedad: "El presidente y el vicepresidente de la República, cuyas funciones duran seis años y cuya reelección inmediata no se prohíbe". Esta infortunada Constitución fue, asimismo, una de las que rigió menor tiempo, pues, promulgada por el general el 18 de abril de 1857, fue abolida el 15 de marzo de 1858, día en que Monagas fue derrocado. Esta Constitución de 1857, según se lee en His toria constitucional de Venezuela, "abrió el cauce donde veremos a la democracia venezolana fl uctuar por largos años entre el tumulto anárquico y el orden despótico". Desde Monagas no se consagró en ninguna Carta Magna la reelección inmediata, aunque, como hemos visto, Juan Vicente Gómez estableció su prologada tiranía usando la Constitución según sus conveniencias.

De modo que de aprobarse la reforma propuesta por el Presidente de la República el 15 de agosto de 2007, equivaldría al retorno a Monagas en 1857. Un salto atrás de 150 años. Dentro del bosque barroco de los 33 artículos "reformados" que alterarán sustancialmente el sistema económico, político y social de la nación, fi gura lo que el proponente llamó "la continuidad de la elección presidencial". Conviene observar el cuidadoso uso impropio de las palabras, según el documento Anteproyecto para la 1era. Reforma Constitucional / Propuesta del Presidente Hugo Chávez. No se habla de reelección, sino de "continuidad de elección". Gran refinamiento lexicográfi co para eludir la impopular palabra "reelección".

A partir del título se lee: "La reelección del presidente o de la presidenta de la República reside en el pueblo soberano, quien por medio del voto decide si el presidente o la presidenta debe continuar con su mandato o si por el contrario elige a un nuevo gobernante. Por lo tanto, la propuesta de la reelección presidencial profundiza el principio de alternabilidad democrática". Transcrito textualmente, el "argumento" es fascinante. O sea, que la reelección ¡garantiza la alternabilidad republicana! La propuesta continúa de esta manera: "La Constitución establece que el periodo presidencial es de seis años, con una reelección inmediata. La reforma constitucional contempla la continuidad donde es la voluntad del pueblo quien decide el número de veces que pueda ser reelegido". Como en el texto de Monagas, "la voluntad del pueblo quien decide".

Una originalísima dialéctica argumental.

Veamos las grandes ventajas que el candidato a las reelecciones continuas describe para pintar de rosa la reforma: "En virtud de todo ello debemos entender que la reelección por más de un periodo presidencial no es un proceso que vaya en perjuicio o detrimento del país en general, y que por el contrario ofrece múltiples ventajas, a saber: *La continuidad extiende el horizonte del mandato presidencial, permitiendo la formulación y ejecución de proyectos cuyo éxito depende de la misma porque superan los límites de uno o dos mandatos.

*La opción de reelección hace que los presidentes estén más atentos ante las demandas de los ciudadanos evaluadores estos de su gestión.

*Ampliar las veces de reelección es democrático y equitativo, por cuanto de esta forma no se limitan las opciones de los electores".

Ciertamente, los argumentos son una maravilla. No cabe duda de que, difundidos por el mundo, dentro de poco, ¡son tantas las excelencias y ventajas de las reelecciones continuas!, todos los pueblos de América se disputarán el derecho soberano de elegir presidentes vitalicios. Las cumbres hemisféricas congregarán fantasmas en sillas de ruedas, hablarán por señas porque ya estarán sordos. En Sotheby’s subastarán los últimos ejemplares de la Carta Democrática Interamericana. Como los más embrollados problemas habrán sido resueltos en todos los países, los vitalicios no tendrán nada que hacer y deberán sumirse en la lectura de El otoño del patriarca, hasta que el Dios misericordioso los llame a su santo seno.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog