Se busca

Por Venezuela Real - 2 de Octubre, 2007, 17:49, Categoría: Derechos Humanos

Elizabeth Araujo
TalCual
02 de octubre de 2007

Edgar se come las uñas. Su nombre, apellido y número de cédula aparecen en la prensa, dentro de una interminable lista de ciudadanos que permutaron su cupo de dólares y ahora Cadivi los solicita por infractores. De este modo comienza la batalla contra la corrupción.

Edgar, un joven emprendedor que vende computadoras y tal vez buscó que un amigo le comprara –con su cupo de 2 mil dólares– algo en Miami valiéndose de la tarjeta de crédito, está cerca de ser declarado criminal. Casi en el mismo nivel que los tracaleros que esquilmaron el central azucarero de Barinas o de los gerentes de Pdvsa denunciados por el padre Palmar en el negocio de los taladros chinos. Con la diferencia de que a Edgar sí es posible que lo atrapen, lo multen y, si les da la gana, lo echen a una cárcel. A los otros, no.Ya lo dijo el contralor Russián cuando despertó de su prolongada anomia para responder al informe de Transparencia Internacional, a la que descalificó como una ONG que recibía instrucciones de EEUU:en Venezuela ha disminuido la corrupción.

En esto consiste la cruzada moral de la revolución bolivariana: perseguir implacablemente al comerciante que olvida marcar el RIF en sitio visible y cerrarle el negocio justo en un fin de semana, pero mirar al otro lado cuando el "compatriota" se pasa de infractor a ladrón, y revienta el barómetro del índice de corrupción con el que Transparencia Internacional ubica a Venezuela en el lugar privilegiado de los indeseables.

Sin ir muy lejos, el pasado domingo el presidente Chávez, aprovechando la proximidad del referéndum por la reforma constitucional, condenó públicamente a los fanáticos de las Hummer y abominó de los bebedores de whisky importado, pero nada dijo de las celebraciones fastuosas que se llevan a cabo los fines de semana en el Círculo Militar, y donde es obvio que nadie brinda con guarapita ni comen pasapalos adquiridos en los operativos de Mercal.

De allí la angustia de Edgar.

Este vecino, que sale todas las mañanas a vender sus computadoras, y a quien es posible que la Fiscalía ahora le impute por las faltas cometidas, sabe que está señalado por la ley. Con una velocidad que sorprende Sudeban y Onidex le suministraron su nombre a Cadivi y el organismo dispensador de los dólares lo colocó entre los transgresores más buscados.

Valdría la pena que Edgar, en el momento en que sea interrogado, se llene de valor y le pregunte al funcionario de Cadivi qué es de la vida de Guido Alejandro Antonini.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog