Maduro en la ONU - Lugares comunes

Por Venezuela Real - 4 de Octubre, 2007, 13:22, Categoría: Gente de Chávez

El Editorial
El Nacional
04 de octubre de 2007

Nicolás Maduro no preparó su intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas, y puede hablarse, por tanto, de una ocasión perdida, pues no abundan las oportunidades de hacerse oír por la comunidad internacional como las que ofrece este foro multilateral, donde todos los pueblos tienen derecho de palabra, expresan sus planteamientos y, en última instancia, se hacen oír. Es un error confundir un discurso personal con la representación de un Estado que ejercen quienes hablan ante los cientos de delegados de todas las naciones.

En primer lugar, improvisar ante la Asamblea General es una demostración de que los lineamientos de la política internacional son sacados de la copa del sombrero. Es decir, que no importan mucho, y que como vengan viniendo, así van saliendo. Es un estilo que impuso el jefe de Estado, y que muy pocos representantes practican. No se va a la ONU a lucir aptitudes oratorias. Para eso están las seccionales del PSUV o los rosarios en familia de Aló, Presidente. La improvisación es un mal signo en la ONU: los delegados suelen verla como debut de novatos, porque quienes hablan lo hacen en representación de los Estados y, por consiguiente, deben expresar cuestiones de fondo debidamente procesadas y dignamente expuestas.

Lo que Maduro dijo ya lo había manifestado el año pasado el Presidente. O sea, que este año se repitieron los ataques a Estados Unidos, concentrando el portavoz de Venezuela toda su atención en asuntos de países como Irán e Irak. Nicolás Maduro, en todo caso, fue menos vitriólico que el jefe del Estado, quien resolvió esta vez quedarse en casa, tales fueron los polvos de los antiguos lodos.

Según el discurso de Maduro, para Venezuela no existe nada más prioritario que la disputa de Irán con Estados Unidos, que ya no es sólo con ese país norteño, o también la guerra en Irak, cuestión que carece de novedad en la ONU porque la inmensa mayoría de sus integrantes la condena. La defensa de un país conflictivo como Irán no es signo de equilibrio, sino de adhesión incondicional a un provocador obstinado. Cuando Maduro habló del "pueblo pacífico de Irán", no pocos sonrieron con ironía. Según el canciller, el camarada Mahmud Ahmadinejad es san Francisco de Asís.

Esta fue una ocasión perdida. Los grandes asuntos se quedaron en el tintero. Venezuela volvió a la carga contra Estados Unidos, lo cual llamó la atención de diplomáticos y medios porque la noche anterior el canciller y el subsecretario de Estado para Asuntos Hemisféricos, Thomas Shannon, se habían reunido en la Misión de Venezuela "para abordar en privado varios aspectos de la difícil y compleja relación entre los dos países".

Fue extraña la intervención en este sentido si se toma en cuenta la solicitud del presidente Chávez de que Washington coopere en sus difíciles gestiones de buena voluntad en el canje humanitario que le han confiando los colombianos. En suma, en política exterior no se puede hablar para la galería, y eso fue lo que hizo Nicolás Maduro ante la ONU.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog