La prédica contra el consumismo

Por Venezuela Real - 7 de Octubre, 2007, 10:56, Categoría: Economía

D. F. Maza Zavala
Ultimas Noticias
07 de octubre de 2007

El presidente Hugo Chávez, en su programa dominical de 30/09/07, se refirió con mucho énfasis a las prácticas consumistas que se han desbordado en el país, no obstante el socialismo.

Los cuantiosos ingresos petroleros -sin precedentes en la historia venezolana- se manifiestan, entre otros efectos, en una apetencia desenfrenada de consumo de bienes y servicios que no son precisamente de primera necesidad. Entre los mencionados por el Presidente están los lujosos automóviles de gran marca, con precios que oscilan entre Bs. 100 millones y Bs. 300 millones (con la reconversión monetaria, con el bolívar fuerte, serán Bs. 100.000 a Bs. 300.000.

Los compradores de estos vehículos no son precisamente los trabajadores ni la gente de la clase media, sino los enriquecidos a la sombra de la bonanza petrolera, ayer y hoy, que no se reparte equitativamente sino en razón de privilegios, cercanía al poder, aprovechamiento de oportunidades de negocios no lícitos, contratos jugosos, administradores inescrupulosos de los dineros públicos. Así mismo, los tomadores de whisky de 18 años de maduración y los asiduos a los restorantes más caros, son los mismos afortunados que en su fuero interior se ríen del socialismo. Para ellos el socialismo es eso: disfrute, enriquecimiento violento y descarado, exhibición de bienestar, viviendas lujosas en zonas exclusivas, viajes frecuentes a Estados Unidos, a Europa, fiestas de costos multimillonarios, es decir, el goce del poder.

Al parecer el presidente Chávez se ha dado cuenta del desbordamiento del consumismo dispendioso, muchos de cuyos practicantes son gente del "proceso", que se disfrazan de rojo y lucen rozagantes en los actos oficiales u oficiosos. Lo más enervante es que tales dispendios se sufragan con divisas petroleras, que son patrimonio del pueblo, riqueza social, que debe destinarse a la construcción de una economía diversificada, equilibrada, sostenible, equitativa y al desarrollo social que consiste en satisfactorios niveles de salud, educación, seguridad, vivienda, servicios públicos, previsión y ahorro real para las futuras generaciones. Poco dejó al país la bonanza petrolera de 197477; y si en el auge petrolero actual se amplían y profundizan los estilos consumistas dispendiosos, mientras las necesidades esenciales de la mayoría popular no son satisfechas, no cabe esperar otra cosa que rastros del buen tiempo y unos pocos afortunados que acumulen riqueza a la sombra del poder. Ojalá que las palabras del presidente Chávez no se queden en el aire y se tomen medidas para corregir la situación para que el verdadero socialismo, que implica austeridad (no penuria), moderación, honestidad en el manejo de los fondos del pueblo, eficiencia en los cometidos que se asignan, se establezca en el país sin mengua de la libertad, de los derechos sociales y humanos, de la solidaridad, de la alta conciencia y la concordia entre los venezolanos.

AÚN FALTA INFORMACIÓN

El Banco Central ha puesto todo su empeño en difundir y divulgar lo concerniente a la reconversión de los medios de pago y seguramente lo seguirá haciendo, pero aún persisten muchas dudas.

Lo que al comienzo parecía una simple operación aritmética de eliminación de tres ceros a la denominación de billetes y monedas fraccionarias -y en consecuencia, efectuar los ajustes necesarios en la contabilidad de las transacciones- se ha convertido, valga la redundancia, en un complejo de problemas de todo orden, de cuya correcta solución y de su oportunidad depende la suerte de la reconversión.

La gente del común no ha entendido -y si ha entendido no ha sido convencida- los beneficios reales del proyecto. La duda principal existe sobre la posibilidad de que la inflación -que este año según estimaciones moderadas no baje de 14%- se alivie cuando menos, o no resulte reforzada a consecuencia de la modificación en las denominaciones de los medios de pago. Por ello el clamor general es que las autoridades indiquen, cuando menos, cuáles medidas serán puestas en práctica para evitar aquella eventualidad. El llamado redondeo es un motivo de inquietud y hay que ponerlo bien en claro para evitar malas interpretaciones y aprovechamiento de intermediarios. Preocupa que, de una vez, al fijar las escalas de precios con las monedas actuales y las nuevas, un número significativo de establecimientos han aumentado los precios, lo que es una abierta violación de las normas que regulan la reconversión.









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog