Miguel Szinetar: "La democracia se funda en el reconocimiento de la autonomía"

Por Venezuela Real - 7 de Octubre, 2007, 15:50, Categoría: REFORMA CONSTITUCIONAL

ALFREDO MEZA
El Nacional
07 de octubre de 2007

El economista egresado de la Universidad de Moscú dedica sus días a la comprensión de la propuesta de reforma constitucional del presidente Hugo Chávez, y concluye que, si es aprobada en referéndum, se verá restringida la libertad: "Esta propuesta infringe una herida radical al libre albedrío, un elemento constitutivo esencial de la naturaleza humana"

Mérida siempre prefirió los juristas a los caudillos. Aquí se cultiva el argumento y se desprecia a quien impone a gritos sus ideas. Miguel Szinetar es representante de esa estirpe. Como casi toda la intelectualidad merideña, está vinculado con la Universidad de los Andes.

En esta conversación, Szinetar, nacido en 1945, economista de la Universidad de Moscú, doctor en Estudios del Desarrollo y profesor de la Facultad de Economía, se explaya sobre la propuesta de reforma constitucional presentada por el presidente Hugo Chávez.

–La propuesta va encaminada a eliminar la democracia. La democracia se funda en el reconocimiento de la autonomía; es decir, no se puede concebir una sociedad democrática si no se reconoce un nivel autonómico en los elementos que la constituyen. Por eso afirmo que el proyecto pretende eliminar las autonomías, como el caso del BCV, de tal manera que el Presidente queda facultado para disponer a su antojo de la renta petrolera. Sin embargo, la autonomía universitaria, prevista en la Constitución de 1999, se respeta en la propuesta de reforma. ¿Por qué? Yo pienso que es un problema de carácter táctico. Chávez necesita apropiarse constitucionalmente de todo el poder del Estado, para luego liquidar la autonomía universitaria.

–¿Hacerlo ahora mermaría el capital político del Presidente?
–Sin duda alguna porque el sector universitario, específicamente los estudiantes, tienen el más alto grado de autoconciencia del país. Los estudiantes son enemigos peligrosos para Chávez.


–Esa autoconciencia explotó a partir de la finalización de la concesión de Radio Caracas Televisión, ¿pero desde hace cuánto tiempo se está incubando?
–Desde hace mucho tiempo. La sociedad venezolana se ha desarrollado a través de un proceso sin tregua de profundización de la democracia. La democracia es un sistema que se funda en la perceptibilidad permanente. El pueblo venezolano ha venido construyendo de manera sistemática un espacio de diálogo y negociación entre todos sus componentes. Lo que pasa es que la expresión democrática de los años que transcurrieron entre 1958 y 1998 se agotó. Estamos frente a una situación nunca antes vista en Venezuela: la disposición de una persona, y de la casta que lo rodea, de acabar con todo resquicio de diálogo público, negociación democrática y libertad personal. Esta propuesta infringe una herida radical al libre albedrío, un elemento constitutivo esencial de la naturaleza humana.


–Pero hay quienes opinan que la reforma profundizará la democracia
–La lucha contra la reforma es de los 26 millones de venezolanos articulados en torno al No.


–Eso es imposible. ¿Y qué pasa con quienes apoyan al Gobierno?
–Hay que negar la reforma, su posibilidad de implantación y de aprobación. El problema político no se puede plantear en términos de la confrontación entre oficialismo y oposición.

Tiene que analizarse en términos nacionales. Estamos frente a un peligro tan inminente y de tal naturaleza que sólo mediante la unidad nacional podríamos enfrentarlo y derrotarlo. El fondo de esta reforma es el mismo modelo que explica Hobbes en Leviatán. Un modelo de monarquía absoluta, desarrollada ahora sobre la base de la revolución de la información. Las posibilidades de control que tiene un sistema como el propuesto son infinitamente mayores que las posibilidades de control que tuvo el poder estatal en cualquier otro tiempo.

Novela premonitoria –Usted está describiendo una situación como la que imaginó George Orwell en la novela 1984. –Yo creo que es una propuesta de control más radical que la que explica Orwell. Tiene que ver con lo que algunos autores llaman la revolución de la información. Es un plano de existencia de la materia que, transformado en tecnología, crea un sistema de información que permite la comunicación planetaria en tiempo real; es decir, al abolir el tiempo y el espacio de la comunicación se plantea una redefinición total de los procesos productivos, distributivos y de todas las redes institucionales construidas hasta ahora por el desarrollo evolutivo del planeta.

–Siempre ha habido polémica sobre hasta dónde puede llegar Chávez. Hay quienes opinan que el Gobierno avanza rápidamente hacia la liquidación de las libertades fundamentales, pero otros consideran que sólo ha habido la sustitución de una clase política por otra, que suspendió toda clase de acuerdo con sus predecesores.
–Yo coincido contigo en que estamos a punto de abolir la posibilidad de diálogo. La pluralidad de la naturaleza humana estriba en el reconocimiento de lo común y lo distinto entre los hombres. La aprobación de la propuesta presidencial, que sería la máxima suma de felicidad posible para Chávez, impondría una forma de asociación zoológica, es decir, un modelo de orden y mando donde estaría negada de plano la posibilidad de conversar y entendernos. La construcción de una red verbal es el primer paso antes de edificar una red de acción orientada a enrumbar a Venezuela hacia una nueva posibilidad de desarrollo humano. Pero eso dependerá de que derrotemos las intenciones totalitarias del Gobierno.


–¿No es una exageración comparar el proyecto del presidente Chávez con el fascismo o el nazismo?
–El chavismo es una expresión más moderna de esas corrientes.


–Pero no se puede comparar lo que ocurrió en esos regímenes con un gobierno como el de Chávez
–El proyecto de Chávez es una expresión más peligrosa porque se funda en una época donde la tecnología es más avanzada. Las posibilidades de control son aún mayores en esas circunstancias. No ha pasado, pero eso no quiere decir que no pasará.


–¿Esos niveles de violencia de los totalitarismos del siglo XX pueden ser alcanzados por el chavismo?
–E incluso superarlo. El chavismo puede alcanzar niveles de violencia desconocidos por la naturaleza humana. Yo creo que es una experiencia radicada en Venezuela, pero de vocación mundial. Es una franquicia que ya compraron Ecuador y Bolivia, y que países como Nicaragua están en vías de adquirir. Es el totalitarismo del siglo XXI.

Dimensión megalomaníaca

–¿Qué hace al presidente Chávez un político tan atractivo fuera de Venezuela?
–Estamos frente al despliegue de una patología social caracterizada de diversas maneras y puntos de vista. Hay quienes consideran que estamos frente a una expresión narcisista pero perversa; hay quienes hablan de la dimensión paranoica, de la dimensión megalomaníaca. Pareciera ser que esas dimensiones se articulan en un tipo de enfermedad que se estructura alrededor del deseo de poder. El ser humano es un ser de deseos. No satisface de forma inmediata sus deseos, sino de forma mediata. Sería sumamente interesante que los psiquiatras, los psicólogos, los psicoanalistas venezolanos se reunieran antes del 8 de diciembre y emitieran un diagnóstico de esa patología social.


–¿El proyecto del presidente Chávez gusta porque promociona el contacto entre el líder y la masa, sin pasar por la alcabala de las instituciones?
–En la propuesta totalitaria para Venezuela se eliminan todas las instancias intermedias.

Se les coloca, de acuerdo con la nueva geometría del poder, bajo la figura de un vicepresidente designado por el presidente de la República. Por otra parte, se le transfieren las competencias fundamentales de las instancias intermedias al Poder Popular, concebido éste como un poder atomizado en el sentido de que sus elementos constitutivos no tienen conexión entre sí. En el caso venezolano el modelo es muy simple: Venezuela es exportadora de petróleo en un escenario donde el precio del barril cada día aumenta más. La instancia máxima del poder capta el petróleo y usa la renta petrolera para desarrollar ese proyecto nacional. Chávez está sumamente interesado en construir el esquema más simple de distribución de renta. Por eso la propuesta estipula que el Poder Popular será organizado, promovido y registrado por el presidente de la República. Eso significa la destrucción total de la clase media. Que se olviden de que van a sobrevivir.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog